La Sierra de Esparteros, una "isla" amenazada en mitad de la campiña sevillana

La Sierra de Morón cambia desde mediados del siglo XX, cuando se abre la primera cantera. Los ecologistas reclaman la paralización de la actividad minera mientras la empresa que la explota, que es propietaria del núcleo montañoso, defiende el empleo generado. El TSJA debe decidir en breve si continúa la actividad

Un miembro de la plataforma Salvemos Esparteros observa la cantera de la Sierra de Morón.
Un miembro de la plataforma Salvemos Esparteros observa la cantera de la Sierra de Morón. JUAN CARLOS TORO

“Y tras el curso del río, como la presencia remota, misteriosa e inmóvil de las esfinges, heridos sin pudor por las dentelladas de antiguas y nuevas canteras, allí se alza Montegil, la sierra en cuyas entrañas manan fuentes de agua fresca como la nieve primera, y que desde la enorme masa toda de piedra caliza derrama una pálida luz sobre los campos, los animales y los hombres”. El poeta Alberto García Ulecia (Morón de la Frontera, 1932-2003) describe así a la citada Montegil, a la que también se la conoce como la Sierra de Esparteros. O de Morón, simplemente.

En la zona sur de la serranía sevillana, una elevación montañosa destaca por encima del resto. Más que por su altura, por su extensión y por su característico perfil, unas curvas sinuosas que recuerdan al famoso elefante de El Principito, aunque son más achatadas. En la zona, el canto de los pájaros componen la banda sonora, que se ve interrumpida de cuando en cuando por helicópteros militares —la Base Aérea americana está a unos pocos metros—. Pero la Sierra de Esparteros también tiene otros ruidos. El de los numerosos camiones que pasan por la carretera A-361, que conecta Morón con Montellano, la mayoría para transportar lo extraído de las faldas del núcleo montañoso.

En la cantera abierta desde mediados del siglo pasado se afana en la tarea maquinaria, que exprime unos materiales que luego se emplean en la construcción y la industria. Desde 1966 se explota la sierra, ¿pero hasta cuándo? La respuesta a esta pregunta quita el sueño a muchos vecinos de Morón. La Sierra de Esparteros salió a subasta en 1885 por 6.759 pesetas. Desde un año después pertenece a la familia Siles, que la mantiene desde entonces. "Desde 1400 se habla de la propiedad comunal de la Sierra de Esparteros. Por un falso informe del alcalde de entonces pasó a esta familia", cuenta Iván Ulecia, miembro de la plataforma ciudadana Sierra de Morón.

canteras Moron005
Operarios de Sidemosa, trabajando en la cantera. JUAN CARLOS TORO

Aunque los primeros que abrieron la Sierra de Esparteros fueron los americanos, que utilizaron su piedra en una pista de aterrizaje de la Base Aérea, que se empezó a construir en la década de los 40 del siglo XX. Más de 50 años después de que Esparteros fuera a parar a manos de la familia Siles, que apenas le sacaba rendimiento económico, los americanos abrieron la veda. En 1966, los Siles comenzaron a explotar la cantera, aunque no fue hasta 1982 cuando consiguieron una concesión de explotación por parte de la Junta, y no tuvieron licencia municipal hasta 1991. 

Tres décadas después de lograr la concesión expiraba el permiso. Para entonces, en 2012, muchos vecinos y sobre todo el movimiento ecologista, esperaba que se dejara de esquilmar la sierra. Pero no fue así. Sierra de Morón SA (Sidemosa) consiguió una prórroga para otros 30 años, que está en el aire desde que el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) estimó parcialmente un recurso de Ecologistas en Acción que pedía la paralización de la actividad extractiva. En verano de 2019 se emitió una sentencia que puede ser firme en los próximos meses.

Desde 2002, Sidemosa actúa en virtud de un plan de restauración planteado a la Junta, que en la práctica no se estaba cumpliendo, por lo que Ecologistas en Acción denunció los hechos en Fiscalía en 2010, advirtiendo de la realización de posibles delitos de prevaricación y dejación de funciones. Un informe de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta reclamaba la "suspensión" del plan por el "peligro" que suponía para las especies amenazadas de la zona —hablaba de "destrucción irreversible"—. La familia Siles, sin embargo, pretende ampliar su actividad, a través de la empresa Lalo Siles, por lo que ha solicitado licencia para reabrir una cantera inactiva desde 1997, situada en el extremo este de Esparteros, junto al río Guadaíra, a apenas 200 metros de las primeras viviendas. De momento las autoridades mineras le han denegado el uso de explosivos y, por consiguiente, la concesión. 

Ciudadanos organizados contra la cantera 

Para entender en qué punto se encuentra la lucha por la recuperación de la Sierra de Morón hay que echar la vista atrás unas décadas. A principios del siglo XXI, cuando en 2002 un grupo de vecinos y vecinas de la localidad sevillana, preocupados por los trabajos desarrollados en la sierra, crearon la plataforma ciudadana Sierra de Morón. Las movilizaciones realizadas en los años siguientes impidieron que Sidemosa siguiera esquilmando Esparteros, y recortando su característica silueta. Ha habido pequeñas victorias, pero no la definitiva. 

"La lucha por la defensa de la Sierra de Esparteros existe desde hace mucho tiempo", cuenta a lavozdelsur.es Isidoro Albarreal, responsable de la sección de minería de Ecologistas en Acción Andalucía y concejal de AMA-Morón, la Asamblea Moronera Alternativa, que tiene presencia en el pleno desde 2011. "Es el entorno natural más cercano a Moron, lo vivimos desde que nacemos", relata Albarreal, quien critica la "gran destrucción" provocada por la cantera. "Conseguimos que no tuvieran autorización para destruir el perfil, pero en 2013 lograron otra prórroga de 30 años", lamenta.

"La explotación de la cantera produce numerosas molestias en la zona y dificulta el desarrollo de la industria turística"

La plataforma ciudadana Sierra de Morón espera que el TSJA se pronuncie sobre el futuro de la cantera con la esperanza de que su lucha tenga un final feliz. "Las caleras de Morón tienen 300 años de historia, pero el impacto ambiental y paisajístico ha sido mínimo", relata Albarreal. No pasa lo mismo con la cantera que explota Sidemosa. "La sierra se encuentra, de momento, a salvo, pero la destrucción del resto del paisaje continúa, así que la plataforma sigue muy activa realizando labores de concienciación en escuelas e institutos, organizando actos y manifestaciones en Morón y Sevilla, manteniendo continuo contacto con todas las agrupaciones políticas y apoyando a Ecologistas en Acción en los múltiples contenciosos que intentan demostrar todas las irregularidades que se han cometido durante los 30 años de actividad minera", relata la propia plataforma en su web.

Un informe de la plataforma ciudadana reseña que, entre 2000 y 2011, "la actividad ha supuesto, según datos ofrecidos por la empresa, un total de 2.345.281 euros de beneficios para la propiedad", empleando más de 12,7 millones de euros en materiales, frente a los 7,4 millones de gastos de personal. "La importancia de suministros como explosivos y gasoil hace que los efectos indirectos más positivos sean acaparados por los fabricantes de explosivos y suministradores de gasoil", apunta. "El impacto del empleo creado en el mercado de trabajo local es muy limitado", dicen desde el movimiento ciudadano, que cifra en 9 los puestos de trabajo que genera la cantera. El gerente de Sidemosa, en declaraciones a lavozdelsur.es, habla de 60 empleos directos. 

"La escalada deportiva, el senderismo y otros deportes al aire libre tienen una gran tradición en la Sierra de Esparteros. Además, al pie de la ladera norte de la sierra, encontramos un ejemplo de aprovechamiento de los valores culturales e históricos que atesora la zona, la pedanía de las Caleras de la Sierra, inscrita en el Catálogo General de Patrimonio Histórico Andaluz como Bien de interés cultural, con la tipología de lugar de interés etnológico, y en la que se encuentra el Museo de la Cal. La explotación de la cantera produce numerosas molestias en la zona y dificulta el desarrollo de la industria turística", reseñan.

¿Qué dicen las normas urbanísticas de Morón?

La Sierra de Esparteros está considerada espacio protegido dentro del Plan Especial de Protección del Medio Físico de la Provincia de Sevilla, como complejo serrano. El Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Morón recoge que se encuentra en suelo de especial protección y conservación prioritaria, en el que se prohíben las actividades extractivas. En la práctica, a la vista está, no es así. 

Sierra de Morón SA, Sidemosa, reabrió la cantera en 2014 después de un año de parón. De momento, tiene licencia para explotarla hasta 2044. En 2013 se publicó una polémica Declaración de Impacto Ambiental que no exige a la compañía medidas correctoras para evitar que se dañara a la flora y fauna de la zona. Una colonia de buitres leonados vivía a escasos metros de la cantera. En la sierra también habita la cabra montesa, el búho real, el tejón, el zorro, el águila-azor perdicera, el cernícalo o el roquero rojo, y más de 500 especies vegetales, 9 de las cuales están amenazadas —como la consentinia vellea—, representando en torno al 24% de la flora de Andalucía occidental.

"La Sierra de Esparteros es un enclave singular de particular importancia para numerosas especies de flora y fauna, constituyéndose como una isla que contiene varios ecosistemas naturales", apunta el director del departamento de Biología de la Universidad de Málaga en un informe realizado en 2003, cuando la empresa mostró su intención de atacar el perfil de Esparteros. "Como indica la citada teoría de islas, cualquier reducción de la zona de distribución de estas especies, como ocurrirá si se ejecuta el plan propuesto por Sidemosa, supone una amenaza para su supervivencia, por lo que dicho plan no debe continuarse", apuntaba entonces.

La Declaración de Impacto Ambiental, como reclamaron los ecologistas en su momento, no tuvo en cuenta el PGOU de Morón. "Del mismo modo inquieta que la Consejería no haya encargado un informe geológico e hidrológico independiente sobre el acuífero que hay debajo de la cantera, tomando como válido el presentado por la empresa, realizado con un piezómetro y que no aporta información sobre el subsuelo que recubre a ese acuífero. Geólogos y expertos consultados por la plataforma ciudadana Sierra de Morón advierten de que es una barbaridad que no se haya encargado un estudio", contaba el movimiento vecinal. 

canteras Moron011
Isidoro Albarreal y otros miembros de la plataforma ciudadana Sierra de Morón.  JUAN CARLOS TORO

AMA-Morón, por estas actuaciones, llegó a pedir la reprobación y el cese del concejal socialista Ignacio Cala, responsable de Planeamiento Urbanístico, pero los votos favorables del PSOE —que gobierna con mayoría— y la abstención del PP, lo impidieron. "El alcalde de Morón —el socialista Juan Manuel Rodríguez— y el concejal de Urbanismo hasta mayo de 2019, y actual concejal de Planeamiento Urbanístico, han permitido de manera cómplice desde 2014 el funcionamiento de la actividad minera de la empresa Sidemosa en contra de las normas urbanísticas vigentes y a sabiendas de esa vulneración", decía la moción, que fue tumbada. 

Una resolución del Defensor del Pueblo Andaluz de febrero de 2015 y sentencias de junio de 2018 y de julio de 2019 del TSJA, que anulan la autorización ambiental y la prórroga de la explotación minera, por la incompatibilidad urbanística", apoyan las tesis de los ecologistas. Aunque AMA-Morón hasta llega a señalar los "intereses familiares directos" de algunos ediles socialistas. El nuevo PGOU —contra el que se presentaron unas 4.000 alegaciones sobre la Sierra de Esparteros— se encuentra en fase de tramitación, aunque los ecologistas temen que no salga adelante porque debe incluir una evaluación ambiental estratégica adecuada, como exige el decreto ley 31/2020 de la Junta de Andalucía. El Ayuntamiento de Morón, preguntado por lavozdelsur.es, no ha contestado a las preguntas enviadas por este medio. 

El futuro de la cantera, en manos del TSJA 

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), en una sentencia de julio de 2019, consultada por lavozdelsur.es, reseña "la incompatibilidad urbanística de la prórroga con arreglo al planeamiento aplicable se impone con evidencia", estimando parcialmente las alegaciones presentadas por Ecologistas en Acción, que mantiene desde 2014 un recurso contencioso administrativo contra la prórroga, solicitando la paralización de la actividad minera. 

El TSJA insiste en que el PGOU de la localidad sevillana impide "cualquier actividad constructiva o transformadora del medio". El hecho de que los terrenos que ocupa la Sierra de Esparteros estén calificados como suelo no urbanizable de especial protección con categoría de conservación prioritaria impiden "cualquier actividad constructiva o transformadora del medio, los usos industriales, las actividades extractivas y los movimientos de tierra", recoge el TSJA.

El Alto Tribunal andaluz habla en una sentencia de "la incompatibilidad urbanística de la prórroga con arreglo al planeamiento aplicable"

El Alto Tribunal andaluz también se hace eco de la existencia de un informe de incompatibilidad urbanística elaborado por el arquitecto municipal del Ayuntamiento de Morón, del que "se deduce que el proyecto de explotación de la prórroga de Sidemosa es incompatible con el PGOU vigente", ya que contempla como "expresamente prohibidos los usos industriales, las actividades extractivas y los movimientos de tierra". El Alto Tribunal sostiene que el expediente se inició en marzo de 2013, por lo que debía aplicarse la Ley 7/2007, de 9 de julio de Gestión Integrada de la Calidad Ambiental, "aunque el procedimiento sustantivo se hubiera iniciado formalmente el 10 de enero de 2008".

Un informe, por cierto, que la oposición acusa al alcalde de ocultar y de no dar traslado a la Junta de Andalucía para hacer efectiva la paralización de la cantera. "Él dice que no lo escondió, sino que no se lo pidieron. Es mentira. Podría haber impedido que se concediera el permiso minero", dice Isidoro Albarreal cuando atiende a este medio. El concejal Cala, supuestamente, "omitió" que los terrenos están declarados como suelo "no urbanizable de conservación prioritaria" a la hora de elevar la documentación a la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, para que fuera ésta quien emitiera la Declaración de Impacto Ambiental.

canteras Moron009
La Sierra de Morón, 'comida' por la cantera.  JUAN CARLOS TORO

El Defensor del Pueblo critica la "omisión" de información

Un contundente informe del Defensor del Pueblo Andaluz, de octubre de 2015, pide al Ayuntamiento de Morón y a la Junta de Andalucía el informe elaborado por el arquitecto municipal, sin éxito, y solicita a ambas Administraciones que no omitan información relevante a la hora de tramitar las concesiones. Al Consistorio moronero le pide que, "en lo sucesivo, no vuelva a omitir datos de trascendencia medioambiental que deban ser tenidos en cuenta por otras Administraciones públicas para adoptar una decisión".

"Cuando reciba petición de informe de otra Administración en un procedimiento ambiental para que se pronuncie sobre todas aquellas cuestiones o implicaciones municipales en aspectos que sean de su competencia y que puedan tener trascendencia medioambiental respecto de una determinada actuación, se deberá informar, en todo caso, de la situación urbanística que el suelo o suelos afectados tengan en ese concreto momento", le requiere el Defensor al Ayuntamiento, en un escrito consultado por lavozdelsur.es en el que llega a hablar de "omisión de información a la Consejería de Medio Ambiente".

Un informe del Defensor del Pueblo Andaluz critica que se ocultaran "datos de trascendencia medioambiental" que podían impedir la prórroga 

A la Junta de Andalucía se dirige para que "en lo sucesivo, en caso de observarse que los municipios pueden haber omitido datos de trascendencia medioambiental en sus informes a los efectos de un procedimiento administrativo de prevención ambiental, como puede ser el dato relativo a la clasificación y calificación urbanística del suelo afectado por una actuación, plan o programa, se proceda a indagar por otros medios". La oficina que dirige Jesús Maeztu recuerda que "los suelos afectados por la actuación tienen, hasta el momento, la consideración de suelo no urbanizable".

El Ayuntamiento, en respuesta al Defensor, dice que "no se ha producido ninguna omisión en la remisión de informes en el expediente a que se constriñe la queja", y asegura que remitiría el citado expediente a la Junta, aunque sin trasladar copia a la defensoría, "lo que nos lleva a concluir que nuestra resolución no ha sido aceptada", remata el escrito del Defensor del Pueblo Andaluz.

¿Qué dice la familia Siles?

"La cantera en Morón lleva dando empleo y suministrando progreso desde tiempos ancestrales", asegura Francisco Siles, gerente de Sidemosa, en respuesta a las preguntas planteadas por lavozdelsur.es. "La empresa a la que represento lleva desde 1966 extrayendo caliza de diferentes puntos de la sierra, que es una finca de su propiedad, y que transporta hasta la zona sur de Sevilla para abastecer las demandas de la construcción", añade. En la cantera trabajan unas 60 personas, y unas 300 se benefician de la actividad de forma indirecta, apunta Siles. Los ecologistas rebajan estas cifras a apenas una decena de empleos directos. 

"La actividad de la minería no metálica es imprescindible, dado que el ser humano, después del agua, lo que más usa es el árido para construir todo tipo de edificaciones que demanda para su bienestar", dice Siles. Los materiales extraídos de Esparteros sirven para construir casas, carreteras, trenes, colegios, pantanos... "Tiene múltiples aplicaciones. En nuestro caso la caliza es muy demandada en el proceso de la cal, siendo utilizada para la depuración de humos y de aguas", explica.

"La explotación minera, una vez finalice el proyecto aprobado aún en curso, quedará restaurada según recogen los planes de restauración", asegura el gerente de Sidemosa, quien asegura que su "pretensión" es que la zona sirva para potenciar el "turismo de naturaleza". "La zona es propicia para hacer escalada, senderismo o cualquier otro tipo de deporte al aire libre", dice, "una vez que haya finalizado la extracción del mineral".

canteras Moron010
Trabajos de extracción minera en la cantera de Morón.  JUAN CARLOS TORO

Francisco Siles acusa a las organizaciones ecologistas de "mentir", ya que según él, la Sierra de Esparteros no está en suelos de especial protección. "Es rotundamente falso. Las canteras son actividades vocacionales de esta sierra, porque siempre lo han sido, y están permitidas". "La Sierra de Morón siempre ha podido tener cantera y en el futuro PGOU así se contempla. La actividad minera es anterior a las legislaciones existentes y todos los PGOU, adaptaciones y normas urbanísticas han conservado ese uso como permitido", insiste.

"Mi empresa no ha cometido ninguna irregularidad. Aquí lo único que ocurre es que la Junta, cuando tramitó la prórroga, siguiendo una instrucción regional, aplicó la Ley que la Junta decidió que había que aplicar en primera instancia, porque el fallo no es firme. En ningún caso la paralización de la cantera está contemplada en la sentencia, ni siquiera en ésta, que está recurrida", apunta Siles, que agrega que el plan de restauración de su empresa "es el más ambicioso de toda la provincia y uno de los mejores de Andalucía".

Francisco Siles: "Mi empresa no ha cometido irregularidades; ¿Por qué vamos a parar? ¿Porque algunos sectarios ecologistas nos señalen con el dedo?"

Siles carga duramente contra Ecologistas en Acción, organización a la que acusa de tener actitudes "fascistas" y "sectarias" contra su empresa. "No los veo llevar a los tribunales a las canteras de la Sierra Norte, de Montellano, de Cádiz... Parece que nos quieren cortar la cabeza en la plaza del pueblo. No tiene lógica medioambiental. Con las necesidades que tiene la construcción, traer esos materiales desde más lejos contaminaría más. No tiene sentido proponer la extracción en otros sitios más lejanos".

Y la cantera, ¿afectará al acuífero que hay bajo el terreno? Siles responde: "Los ecologistas son malévolos, quieren vincular los problemas del acuífero a la industria de transformación del mineral. No tiene nada que ver. Es alucinante que usen herramientas dolosas y falsas para confundir a la población. Es bastante ridículo. El agua sigue circulando por su cauce ordinario". "Una cantera no utiliza agua para nada durante su proceso de producción, ¿quién se ha inventado que pueda afectar al acuífero? Es una película difícil de creer", señala.

Sidemosa, dice, no teme el pronunciamiento del TSJA. "Los ecologistas pidieron al juez que se paralizara la cantera, que caducara la concesión y que se anulara la prórroga", señala Francisco Siles, pero el juez sólo ha admitido la anulación de la prórroga por haberse tramitado por una ley que no corresponde". "Bajo ningún concepto la Administración va a paralizar la cantera", reseña. De hecho, la idea de la empresa es "abrir más canteras" en la Sierra de Esparteros. "Queremos explotarla, y si genera empleo y riqueza, ¿por qué vamos a parar? ¿Porque algunos sectarios ecologistas nos señalen con el dedo?". La última palabra la tienen los tribunales.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído