Sala El Cachorro, el bastión frondoso de la cultura en Triana: "Esto es un espacio abierto al barrio"

La que fuera fábrica de gaseosa en la calle Procurador lleva más de 30 años dando cabida a diversidad de expresiones artísticas y artesanales

María Hidalgo gestiona la sala desde 1996.
María Hidalgo gestiona la sala desde 1996.

Hubo un tiempo en el que en el número 19 de la calle Procurador de Triana se fabricaban gaseosas de la marca Seltz. La fábrica se llamaba El Cachorro, pero aquello quedó en una foto antigua que volvió a tomar color a finales de los 80, gracias a la compañía de teatro El Laboratorio de Sevilla, que rehabilitó y puso en marcha este espacio, ya abandonado, para fines culturales.

María Hidalgo es una de las tres propietarias actuales de la Sala El Cachorro. Lleva desde 1996 gestionando el espacio, tras haber estado vinculado al mundo de la publicidad en el ámbito de la prensa. “Siempre había pensado en tener un sitio como El Cachorro, que fuera un bar donde se desarrollaran actividades culturales”, explica a lavozdelsur.es en el interior de la sala.

El Cachorro es de esos lugares a los que cuando accedes, esperas que siempre permanezca, que nunca cierre. En la primera habitación se encuentra el salón donde está la barra, varias mesas con sillas, y unos ventanales por donde entra una claridad que ilumina la exposición colocada en sus blancas paredes. Un amplio acceso da paso a la joya de este lugar, su patio-jardín repleto de plantas y mesas con sillas y bancos para disfrutar de una estancia digna de oasis en mitad del asfalto. Y al fondo, dos salas diáfanas donde se desarrollan múltiples actividades relacionadas con el teatro, la danza, la música, el cuerpo y la literatura.

María Hidalgo gestiona la sala El Cachorro desde 1996.
María Hidalgo gestiona la sala El Cachorro desde 1996.   MAURI BUHIGAS
0 3
El patio cuenta con un gran número de mesas rodeadas de vegetación.   MAURI BUHIGAS

“Desde que se abrió la sala siempre se tuvo muy claro que la actividad cultural era lo fundamental. En todo este tiempo hemos ido creciendo y ampliando el espacio, ya que al principio estaban la asociación de productores y consumidores ecológicos de La Ortiga y la escuela Viento Sur Teatro. Luego se amplió con cursos, talleres y representaciones dentro y fuera del patio”, explica María, quien destaca algunas actividades como “los talleres de música para niños, la escuela de clown Botarate con Fali Galán, los cursos de psico escena y laboratorio de Antonio Reina”.

0
María Hidalgo durante la entrevista con lavozdelsur.es.   MAURI BUHIGAS
0
Una de las salas donde se imparten los talleres de costura.   MAURI BUHIGAS

La clientela de El Cachorro es diversa y a estas alturas a María le sorprende que “todavía haya gente en el barrio que no conozca el proyecto”. Aquí tienen cabida personas de diferentes procedencias, edades e inquietudes. “Seguimos funcionando también como bar de barrio”, espeta su encargada, que defiende que sea un “espacio para compartir y desarrollar ideas”, ya que “una gran mayoría de personas vinculadas a la cultura y el arte pasan por El Cachorro en algún momento”.

Por su gastronomía también destaca este lugar. Comenzaron sirviendo ensaladas y pitas, pero desde hace seis años se han hecho muy conocidas por sus preciadas pizzas con productos ecológicos y de proximidad, sin desmerecer sus exquisitos desayunos. “Cada semana vienen grupos de reparto con cestas que tienen aquí el punto de entrega y nosotras aprovechamos para comprar”, apunta María.

Durante un tiempo estuvieron pidiendo subvenciones y trabajaban con el Ayuntamiento de Sevilla. María concretamente participó en un plan director sobre cómo gestionar el tema de las ayudas y las subvenciones. “Las ayudas se daban por los puntos que cada espacio tuviera, por distancia, la programación o la gente que trabajase. Te la pagaban a los tres años, pero tenías que justificarla antes y no quedaba claro la forma en que querían que lo hiciéramos”, comenta. La última vez fue en 2005 y María asegura que hasta 2009 no consiguió justificarla.

0
Entrada a la sala El Cachorro.   MAURI BUHIGAS

El espacio se cede o gestiona a medias, depende de la iniciativa, y cuentan con doble licencia: como asociación para el desarrollo de actividades culturales y con licencia de bar para la parte hostelera. “Aquí nunca se le ha negado el espacio a nadie, ni siquiera a ningún partido, aunque Vox nunca ha venido a pedírnoslo”, admite con cierta sorna. El Cachorro es, al fin y al cabo, “un espacio abierto al barrio”.

En palabras de su gestora: “Es un espacio que invita a desarrollar cualquier tipo de inquietud y donde siempre te vas a encontrar gente con inquietudes similares y con cualquier tipo de expresión”. Sus horarios son flexibles dependiendo de la temporada del año. En verano, por ejemplo, solo abren por las mañanas hasta mediodía.

0 1
Fotografía antigua de la fábrica de gaseosa El Cachorro.  MAURI BUHIGAS
0 2
Cartel antiguo que fue propiedad del bar Casa Macario y que su dueño cedió a este espacio.   MAURI BUHIGAS

Todavía se mantiene el cartel de la Cruzcampo del bar que lindaba con este espacio, ‘Casa Macario’, el sitio donde los parroquianos iban y con los que convivió durante sus primeros años. “Era el bar donde iba mi abuelo”, reconoce María, trianera de nacimiento. Aquí resiste parte la historia de esta calle, en un barrio herido de gentrificación y especulación. El cartel hace honor a lo que fue, el nombre del espacio a quienes la trabajaron, y esperemos que El Cachorro siga siendo pasado, presente y futuro por el bien de Triana y de la cultura sevillana, y de más allá del Guadalquivir.

Sobre el autor:

Carmen Marchena

Carmen Marchena

Gaditana. Periodista feminista por vocación y compromiso. Empecé en las redacciones de Ideal Granada y Granada Hoy. He pasado por eldiario.es/Andalucía. Parte de El Salto Andalucía desde sus inicios. Tengo dos ídolas: mis abuelas Carmeluchi y Anita. Defensora de los Derechos Humanos y la Memoria. Sin más dilación, papas con choco o barbarie.

… saber más sobre el autor

Archivado en:



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído