La profesora americana que ha recogido las historias de vida de la represión en Cádiz: "Es un acto de amor"

Francie Cate-Arries lleva desde 2013 grabando testimonios de familiares de las personas asesinadas y desaparecidas por el franquismo, que plasmará próximamente en un libro. Actualmente dirige la colección editorial 'Faro de la Memoria' de la Universidad de Cádiz

Francie Cate-Arries es profesora de Literatura Hispánica en la Universidad William & Mery y tiene un fuerte compromiso con la Memoria Histórica.
Francie Cate-Arries es profesora de Literatura Hispánica en la Universidad William & Mery y tiene un fuerte compromiso con la Memoria Histórica. MANU GARCÍA

Francie Cate-Arries es el nombre de una gaditana nacida en Athens, en el estado de Georgia (EE.UU), o de una americana adoptada por el barrio de la Viña en Cádiz, según se mire. Esta profesora de la Universidad William & Mary, la segunda más antigua del país, fundada en 1693, lleva 36 años ligada a esta institución. 

Aunque estudió la carrera de Periodismo en la Universidad de Georgia por su interés en la escritura y en contar historias, finalmente se decantó por la enseñanza y la investigación de las letras hispánicas. "Un profesor maravilloso de España me animó a seguir este camino en mi maestría", revela en conversaciones con lavozdelsur.es. Y así se convirtió en profesora de Literatura, tras doctorarse en la Universidad de Wisconsin. Décadas después, ya en 2003, fundó un programa de estudios con el Centro Superior de Lenguas Modernas de la Universidad de Cádiz, para que los estudiantes de su universidad pudieran conocer la cultura española de manera inmersiva. 

La Memoria Histórica es uno de los temas centrales en la labor investigadora de Cate. "Empecé a interesarme por el tema con las primeras exhumaciones en la provincia de Cádiz y desde 2013 estoy grabando testimonios de familiares de represaliados", explica la profesora, que ha presenciado las fosas de Puerto Real o San Fernando. "Todo esto fue posible gracias a Carlos Perales de la Diputación de Cádiz, que me facilitó mucho este tema", añade agradecida. 

FRANCIE PROFESORA AMERICANA 7
La profesora Francie Cate-Arries en Alameda Apodaca de Cádiz, tras la entrevista con lavozdelsur.es    MANU GARCÍA

Dicho trabajo se verá reflejado en un libro que está a punto de publicarse sobre cómo ha sido representada la figura del fusilado en los medios, en la literatura, en los testimonios orales, en el arte visual y en los documentales. "Sobre todo en el extranjero (Londres, Nueva York, México...), a través de varias épocas históricas, además de reflejar cómo los diferentes contextos políticos cambian o influyen el discurso internacional sobre las víctimas de crímenes de lesa humanidad del franquismo", matiza la profesora, que le ha dedicado una tercera parte del libro a los hechos acontecidos en la provincia de Cádiz.

Cate destaca la impresión que le genera "la entereza, la dignidad, la resistencia, a pesar de todo" en los testimonios de las familias de las personas represaliadas por el franquismo. "Historias no solo trágicas, sino realmente inspiradoras y muy bonitas por tanta fortaleza y espíritu, y de un gran apego a los valores democráticos". Para la americana, todo este proceso ha sido "una labor de amor". "Que la gente me cuente sus historias, siendo extranjera, es un acto muy generoso, casi como un regalo", espeta. 

¿A qué se debe su visita en Cádiz, Francie? 

Vine a presentar una mesa sobre Memoria Histórica en un Congreso celebrado en Málaga y de camino actualizar algunos temas del libro que estoy terminando. Tuve una entrevista con David Doña de la Diputación porque me interesan mucho sus documentales sobre la memoria histórica, por ejemplo, La Memoria se abre paso. Me parece muy importante la labor que está haciendo desde el principio la Diputación de Cádiz en términos de apoyo a las exhumaciones con iniciativas pedagógicas, aula itinerante... Además, vine a la reunión del consejo editor de la colección Faro de la Memoria, promovida por el Servicio de Publicaciones de Universidad de Cádiz.

Esta colección, de la que Francie es directora, promueve la difusión de estudios que supongan un avance en el conocimiento de la Memoria Histórica y de la Historia Social en las áreas relacionadas con las Ciencias Sociales y las Humanidades, incluyendo también trabajos científicos de los campos de Historia, Sociología, Estudios Culturales, Etnografía Social, Literatura o las Artes Performativas y Visuales. Su principal objetivo, indica su consejo, "es arrojar luz sobre las vivencias de la gente que a veces naufragan en las aguas de la historia oficial, rescatándolas del olvido y del silencio para que sus perspectivas del pasado, sus aportaciones culturales y la reivindicación de sus voces contestatarias sobrevivan a los estragos del tiempo, iluminando el presente".

FRANCIE PROFESORA AMERICANA 4
La primera vez que Francie visitó Cádiz fue en el año 2000, desde entonces va con regularidad.    MANU GARCÍA

¿Me podría hablar sobre esta colección?

Este proyecto comenzó en 2016 y se está desarrollando gracias al trabajo y la colaboración de muchísimas personas. Está siendo un trabajo muy bonito. Vamos a publicar ya el cuarto libro con una edición en inglés sobre las Brigadas Internacionales en la Guerra Civil. Es realmente interesante porque trata la cuestión del multilingüismo, de cómo tantos miles de personas se comunicaban desde sus respectivas brigadas, gracias a la labor pedagógica que llevaban a cabo los mismos brigadistas con proyectos y publicaciones durante la guerra. Los co-autores del libro son Ramón Naya Ortega y Lourdes Prades Artigas, ambos bibliotecarios de la Universitat de Barcelona. Los magníficos archivos que han consultado para el libro son del CRAI Biblioteca Pavelló de la República. Además, tenemos pendiente sacar las memorias de una mujer cuya familia estuvo en la carretera de la muerte de Málaga, en La Desbandá, y las memorias de un republicano exiliado que sobrevivió al campo de concentración nazi de Mauthausen y volvió a la España de Franco, donde publicó sus memorias por entregas en Arriba, la revista falangista.

Visitó este país por primera vez en junio de 1977. ¿Qué recuerdos tiene de aquella España?

Tenía 20 años y era la primera vez que salía de mi pueblo. Fue impactante porque en ese mes se celebraban las primeras elecciones. Franco había muerto un año y medio antes. Algo que me impactó mucho fue ver a tantos hombres mutilados de la guerra y una gran cantidad de mujeres vestidas de negro. Ahora entiendo perfectamente todo, pero en aquel momento, nadie hablaba de la guerra ni de la represión. Para mí era una incongruencia ver la evidencia de violencia, muerte y dolor por una parte y, por otro lado, el destape. Fui por un curso en Valencia y volví enamorada de España.

¿Cómo es vivir en un estado republicano siendo una mujer de ideas progresistas? Y ya que entramos en materia, ¿qué tal llevó la era Trump? 

Esos cuatro años dejé de escuchar la radio. No podía con ese discurso. Mi materia académica es el franquismo y su discurso, no podía pensar que estaba escuchando lo mismo... Lo que ha pasado ahora con el aborto, según las encuestas, la mayoría de la ciudadanía está en contra. Una gran mayoría está a favor de los derechos de las mujeres, por eso digo que no estamos solas. Por mucho que domine el discurso extremista, sobre todo cuando Trump estuvo en la Casa Blanca, tenemos que pensar que a nuestro alrededor hay muchísimos conciudadanos que piensan igual que nosotros. Mi familia y yo estamos a punto de mudarnos a Richmond, capital de Virginia, y allí se están manifestando mucho contra esta medida. Todo esto nos recuerda que no estamos solos. 

FRANCIE PROFESORA AMERICANA 5
Francie Cate-Arries es directora de la colección editorial 'Faro de la Memoria' de la Universidad de Cádiz    MANU GARCÍA

Sobre la sentencia contra el aborto en Estados Unidos 

La semana pasada en Málaga me llegó un mensaje de una colega de mi universidad, que ponía en inglés: "Que se joda el Tribunal Supremo". Al leer esto, me temí que hubiesen derogado la ley del aborto. Y efectivamente así fue. Ya sabíamos que esto iba a pasar, pero que haya pasado, es tan fuerte... No sé qué decir al respecto. Cuando pienso que la ley por la que se legalizó el aborto es del año 73 y que al año siguiente entré en primero de carrera, y ahora que estoy en la última fase de mi carrera, se derogue la ley. ¿Cómo es posible? Muchos tenemos la ilusión de que todo vaya hacia el progreso, pero eso es mentira, sobre todo en mi país. Entre las armas, las secuelas del Trump, los extremistas ganando el terreno y ahora el aborto. Hay quienes temen que ahora vayan a por el matrimonio igualitario. Pensar que mis estudiantes tienen la misma edad que yo cuando se legalizó el aborto y que estén viviendo todo lo contrario, es increíble.

¿Cuál es su opinión sobre el auge de la ultraderecha en España?

Supongo que en España, al igual que en Estados Unidos, esta ideología, la expresión de rechazo hacia el otro, el racismo... Siempre estuvo ahí. En nuestro caso, Trump legitimó ese discurso. Algunas cosas que he escuchado de Vox sobre la Memoria Histórica no me las creo, no doy crédito. Steve Bannon, el asesor de Trump, ayudó mucho a Vox con su marca y campaña de marketing. Es por eso que los vínculos son reales. No sé si Vox ha ganado tanto terreno como los trumpistas en Estados Unidos. Respecto a Biden, no tiene los votos en el Senado y por eso no avanza ninguna agenda ni plataforma. Además, dicen que en las elecciones de noviembre van a arrasar los republicanos. 

¿Qué vínculo tiene con Cádiz?

La primera vez que vine a Cádiz fue en el 2000. Una colega y yo fuimos a un congreso en Sevilla, ni ella ni yo conocíamos la ciudad, así que decidimos hacer una excursión. La ciudad nos encantó por varias razones. Como extranjeras nos llamó la atención no estar rodeadas de turistas como nosotras y eso lo agradecimos mucho. Esto fue hace 20 años, la situación ha cambiado bastante. Cádiz me encanta porque es un pueblo muy abierto con un gran sentido del humor, donde resulta fácil cultivar amistades y el trato con la gente. Como soy sureña y allí tenemos fama de contar historias y bromas, siento mucho en común, resulta algo familiar. Disfruto mucho caminando por la playa, La Caleta, las terrazas, estar con amigos... El barrio de La Viña es otro de mis lugares favoritos y he tenido la posibilidad de alquilar un piso allí durante mis estancias en Cádiz. Cuando paseo por la Viña siento que no estoy en Disneylandia, ya que muchos lugares han perdido la esencia con el turismo.

Sobre el autor:

Carmen Marchena

Carmen Marchena

Gaditana. Periodista feminista por vocación y compromiso. Empecé en las redacciones de Ideal Granada y Granada Hoy. He pasado por eldiario.es/Andalucía. Parte de El Salto Andalucía desde sus inicios. Tengo dos ídolas: mis abuelas Carmeluchi y Anita. Defensora de los Derechos Humanos y la Memoria. Sin más dilación, papas con choco o barbarie.

… saber más sobre el autor



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído