Las cacicadas del último terrateniente de La Saucedilla que vive fuera de la ley: "Nos quiere echar de aquí como sea"

Cerca de 50 vecinos viven atemorizados por el acoso, los insultos y las amenazas de los herederos del último alcalde franquista de Cádiz

Las cacicadas del último terrateniente de La Saucedilla que vive fuera de la ley.
Las cacicadas del último terrateniente de La Saucedilla que vive fuera de la ley. MANU GARCÍA

Nos adentramos en unos de esos pasajes que siguen quedando en la provincia de Cádiz que recuerdan a la España profunda. Un lugar cercano al parque periurbano de La Suara, escenario de muchos domingos de campo y familia. En la Venta La Suara, de la que queda el nombre y una construcción en estado de ruina que refleja que tiempos pasados fueron mejores, quedamos con un grupo de personas que forman parte de la Asociación de Vecinos Nuestra Señora del Rosario, creada expresamente en su día para luchar contra las cacicadas del último terrateniente de la zona. 

Algunos de los vecinos, octogenarios, han nacido en una tierra que hace un siglo acogía a numerosas familias que vivían de las labores del campo. Chabolas humildes daban cobijo a ese mundo rural de antes. Aunque lejos del Jerez urbano, hasta aquí llegaban el panadero, el carnicero y algunos vendedores ambulantes que surtían de productos a aquellos antepasados de los hoy propietarios. Algunos árboles guardan bajo sus sombras las cenizas de los muertos del ayer que quisieron seguir unidos para siempre al lugar que les vio crecer. 

La Saucedilla.
El camino de la discordia, donde los herederos del último alcalde franquista colocaron puertas para impedir la entrada del resto de vecinos.   MANU GARCÍA
Terreno de las fincas.
La antigua fuente de una zona que lleva habitada más de un siglo.   MANU GARCÍA

Unas tierras en las que se respiraba naturaleza y paz hasta que hace tres décadas llegó la intranquilidad y tensión servida en bandeja por, según cuentan los habitantes del lugar, el heredero de Jerónimo Almagro y Montes de Oca, el último alcalde franquista de Cádiz tras suceder en el puesto de José León de Carranza Gómez-Pablos. El referido edil, que falleció de un infarto en 1986 mientras presenciaba una corrida de toros en El Puerto de Santa María, otorgó la Medalla de Oro a Franco en 1975. Y tal vez de aquel y otros gestos hacia el dictador llegó la cesión de unos extensos terrenos en la zona de la discordia, conocida como La Saucedilla. 

Acostumbrado tal vez a tiempos pretéritos de orden, mando y servilismo, uno de los hijos de Almagro y Montes de Oca mantiene en jaque a los cerca de 50 vecinos que tienen sus terrenos en el citado territorio. Y todo ello con la colaboración, en los últimos años, de un nieto del que fuera alcalde franquista. El camino Gigonza-Los Pinos que da acceso a las distintas fincas es el punto principal del conflicto que mantiene permanentemente en alerta a los vecinos por las tropelías del último terrateniente. 

Zona de La Saucedilla.
La entrada a una de las fincas de los vecinos.   MANU GARCÍA

El citado camino, de dominio público, lo toman como propio hijo y nieto de Almagro y Montes de Oca, impidiendo en muchas ocasiones el acceso de los vecinos y de paseantes, ciclistas, motos y vehículos. En su día llegaron a colocar, a lo largo del camino, cuatro puertas con sus respectivos candados para prohibir el paso al resto de vecinos. Una cacicada, como muchas otras, que fue denunciada por la Asociación de Vecinos, que recibió el fallo a favor de la jueza del Juzgado de 1ª Instancia número 2 de Jerez que resolvió el contencioso.  

"El hijo anda acosando a la gente con los coches. Se cruza y no te deja pasar por el camino. Hacen cortafuegos para bloquear el paso"

La sentencia, del 13 de octubre de 2020, indica que "los caminos descritos en los hechos primero y segundo de la demanda son públicos y pertenecen en propiedad al Ayuntamiento de esta ciudad –por Jerez de la Frontera–, y que los demandados han procedido a ocupar injustificadamente y sin título ambos caminos, condenando a los demandados que desocupen el tramo del camino de Jerez a Gigonza, entre las parcelas catastrales 106 del polígono 133 y las parcelas 81 y 82 del polígono 136, en la zona que se bifurca con el ramal que sale dirección al Valle, actualmente ocupado por cultivo; y condenando a todos los demandados a estar y pasar por los anteriores pronunciamientos, y a que en lo sucesivo se abstengan de ocupar el trazado de los caminos litigiosos, y de obstaculizar el paso a través de ellos, con expresa imposición a los mismos de las costas causadas en esta instancia". 

Camino.
Otra imagen del camino de la polémica.   MANU GARCÍA

Ante esta resolución, los demandados presentaron recurso ante la Audiencia Provincial, que volvió a dar la razón a los vecinos. Las cancelas que bloqueaban el paso tuvieron que ser quitadas, pero los caciques de la tierra siguen haciendo de las suyas, según cuentan los vecinos. "El hijo anda acosando a la gente con los coches. Se cruza con el coche y no te deja pasar por el camino. Cogen el carril y hacen cortafuegos para bloquear el paso. O se ponen a arar cosas que no son suyas. Durante la pandemia, la Guardia Civil tuvo que venir para sacar a un vecino mayor al que le cerraron el camino y no podía salir. Han hecho aquí lo que les ha dado la gana. En el cuartel de la Guardia Civil reconoció uno de ellos que tienen tres sentencias en contra, pero que él no acata la ley. Y nos ha dicho que a la Guardia Civil y a nosotros se los pasa por los huevos", relata uno de los afectados. 

"Nosotros los mayores lo aguantamos, pero los jóvenes no van a tener tanta paciencia y cualquier día va a pasar algo grave"

Aunque han intentado dialogar en varias ocasiones, los vecinos han desistido al ver que no hay forma de conciliar con estos herederos de tiempos franquistas. Arrancan árboles, tiran basuras dentro de las parcelas, hacen destrozos con el tractor, intimidan, acosan, amenazan y hasta la emprenden contra los animales. "Quieren echarnos a todos de aquí y han dicho que no van a parar hasta que lo consigan". 

Una de las fuentes.
Un descansadero, de dominio público, donde el último terrateniente aró la tierra sin permiso.   MANU GARCÍA
La Suara.
Otra de las zonas de La Saucedilla.   MANU GARCÍA

Intentamos, sin suerte, conocer la versión de los hechos de la parte acusada por los vecinos. El camino de la polémica procede de la carretera de Cortes y enlaza con el camino público Jerez-San José del Valle hasta la carretera de Arcos a Paterna. Algo más de cuatro kilómetros de recorrido donde en muchas ocasiones se respira la tensión. "Una vez una familia iba para urgencias y le pusieron el coche delante. Y, por si fuera poco, se pusieron a sacar el dedo. Cualquier día va a pasar algo grave. Nosotros los mayores lo aguantamos, pero también aquí hay chavales jóvenes que no van a tener tanta paciencia con todo lo que está pasando", cuenta un vecino. 

Nos marchamos de La Saucedilla con una mezcla de contrastes. Varios gatos juegan buscando algunos rayos de sol. El entorno natural invita a la calma y la reflexión, pero se nos ha metido cierto escalofrío en el cuerpo al comprobar que a estas alturas del siglo XXI todavía quedan vestigios de la época del Caudillo. 

Sobre el autor:

Rubén Guerrero

Periodista con más de veinte años de experiencia en los medios de comunicación (prensa escrita, digital, radio y televisión). Autor de Nosotras. Historias del olvidado deporte femenino y otros seis libros más. Recuperando la ilusión por el periodismo en lavozdelsur.es.

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios (1)

JESÚS DE GONZÁLEZ Hace 2 meses
Y las fuerzas del orden no hacen que se cumpla la ley?
Ahora en portada
Lo más leído