Bomberos forestales, 'héroes' de la precariedad laboral: "En una semana nos echan"

Los trabajadores y las trabajadoras temporales de Infoca se enfrentan a repetidos cambios en la baremación de la ofertas de empleo público, además de estar obligados a realizar cada año pruebas físicas excluyentes

De izquierda a derecha: Jose, Juan, Pablo y Jose Manuel en el Parque del Alamillo de Sevilla. Bomberos forestales, 'héroes' en precariedad laboral.
De izquierda a derecha: Jose, Juan, Pablo y Jose Manuel en el Parque del Alamillo de Sevilla. Bomberos forestales, 'héroes' en precariedad laboral. MAURI BUHIGAS

Hay un gremio al que se le reconoce la labor de héroes, mientras trabajan en condiciones de extrema inestabilidad y precariedad laboral. En este sector, el de los bomberos forestales, también hay mujeres, aunque todavía sean pocas. Durante el verano, el incendio de Sierra Bermeja arrasó 8.401 héctáreas de superficie y un bombero forestal murió entre las llamas. Se llamaba Carlos, tenía 44 años, dos hijas, y trabajaba como temporal, al igual que otros 1000 trabajadores y trabajadoras más –la mayoría contratados como eventuales– de Infoca (Servicio de Extinción de Incendios Forestales de la Comunidad de Andalucía), de los cuales al menos 700 se irán a la calle en una semana.

Pablo Gutiérrez lleva seis años en varios puestos de incendios forestales: desde brigada helitransportada, motoserrista, conductor, jefe de retén y técnico analista. Estos dos últimos años ha trabajado en el Infoca, donde asegura estar ejerciendo su lucha como trabajador. José Manuel Sigler es bombero especialista desde hace cinco años.

Su primera campaña fue en Extremadura, inscrito al plan Infoex, y los cuatro restantes en Infoca. Dice estar aquí "para reivindicar lo que creo que es nuestro". Juan Ramos, bombero forestal especialista, lleva cuatro campañas, dos de ellas en Infoca. Y Jose, con estudios de medioambiente, está en su tercera campaña y ha trabajado de especialista en extinción y de conductor de vehículos autobomba. 

Todos coinciden en que les pagan por hacer algo que les apasiona, aunque su trabajo dependa de no doblarse un tobillo o ponerse malo en mayo. Estos cuatro bomberos forestales, al igual que sus compañeros sin plaza, se enfrentan cada año a unas pruebas físicas para acceder a su puesto de trabajo con una duración de cuatro meses y medio –del 1 de junio al 15 de octubre–, a pesar de llevar más de tres campañas trabajando en la empresa pública perteneciente a la Agencia de Medio Ambiente y Agua (Amaya) de la Junta de Andalucía. "Estamos contratados de manera fraudulenta desde el minuto uno, deberíamos ser indefinidos a 12 meses hasta que se cubran las vacantes", comienza Juan.

Juan durante la entrevista con lavozdelsur.es
Juan durante la entrevista con lavozdelsur.es. MAURI BUHIGAS

Hasta hace 15 años, Infoca apenas tenía eventuales, pero actualmente la plantilla está bastante envejecida, con una edad media de más de 50 años. "Esto significa que a partir de los 55 años, si no pasan unas pruebas físicas, o a partir de los 60, obligadamente, no pueden ir a primera línea de incendio", explica Ramos, que aclara que son esas plazas vacantes las que estan cubriendo ellos con contratos temporales. En este sentido, Jose apunta que "se nos hace un contrato ilegal y fraudulento por circunstancias de la producción, pero nosotros somos trabajadores de emergencias y estas no tienen ni días ni horas".

La contratación legal sería interinidad por vacante o por sustitución, hasta que la persona que están sustituyendo se reincorpore o se jubile; o interinidad por vacante hasta que la plaza salga a concurso y se asigne de manera fija. "Lo estamos demandando. Todas se ganan, pero ni el Gobierno de la Junta de Andalucía ni la Agencia de Medioambiente dan el paso de regularizar la situación en la que nos tienen. Son conscientes, pero les sale más barato", lamenta Juan.

Vía de acceso y el "oscurantismo" de los procesos

Al Infoca se accede a tráves de concurso de méritos donde se valora experiencia, formación (reglada y no reglada) y adiestramientos (prácticas), además de unas pruebas físicas y psicoténicas excluyentes. Jose considera que en estos procesos "se ve mucho oscurantismo", refiriéndose en este caso a los llamamientos.  "El año pasado con el covid hicieron un llamamamiento telefónico y se formó un lío porque no había un orden, entonces no sabías qué plaza había cogido una persona que alomejor iba detrás de ti en la lista", explica.

Pablo, por su parte, cree que no hay unas pautas claras en la agencia. "Como trabajadores sabemos que para entrar necesitamos bastantes años de experiencia, pero ya tenemos un bagaje". A continuación, pone un ejemplo esclarecedor: "Sale una Oferta Pública de Empleo (OPE) en la que te valoran una serie de cosas y en la siguiente OPE te la cambian, y así sucesivamente.  Al hilo, Jose Manuel asegura que "hay compañeros que están obteniendo plaza con 13 campañas, es decir, manteniendo la misma situación de inestabilidad durante 13 años".

Pablo Rodríguez lamenta el abandono del entorno rural.
Pablo Rodríguez lamenta el abandono del entorno rural. MAURI BUHIGAS

La vida de estos bomberos se traduce en dedicación, sacrificio e incertidumbre. "Por un lado, la vocación es clara, el trabajo lo vemos necesario y no solo durante el verano, vemos cómo es necesario en otras labores de emergencia, por ejemplo, afianzarnos dentro del 112. Y, por otro lado, la frustración constante, el miedo, la incertidumbre, la preocupación en primavera de no saber si vas a trabajar o si tanto esfuerzo te va a valer de alguna manera, si vas a echar muchas campañas y finalmente vas a conseguir lo que quieres… Somos personas vocacionales y no nos importa que haya sacrificio de por medio, pero por lo menos, que sepamos que hay un fin”, expresa Pablo.

Juan está situado el 1003 en la nueva OPE, eso significa que no tiene asegurado ni trabajar. "En estos cuatro años, lo que he hecho, como no sé si entro, y a mí me afectó el cambio de baremación y bajé 250 posiciones, a pesar de tener más experiencia, son varios procesos de selección", cuenta este bombero forestal, que llegó a recorrer 15 provincias en seis días haciendo pruebas de selección. Jose también guarda una anécdota de irregularidad: "El primer año que me contrató esta empresa por una interinidad de una persona que estaba enferma, la cubrí con el tipo de contrato correspondiente a esa persona con nombre y apellidos. Pero el día 15 de octubre me echaron a la calle, cuando realmente mi contrato ponía que tenía que estar hasta que causase alta".

"A la empresa (la Junta) le sale barato perder juicios"

Se cometen irregularidades, pero nadie es responsable. "En los juicios laborales quien pierde no paga costas. Entonces a la empresa le sale barato perder juicios porque tiene unos servicios jurídicos contratados anualmente con el dinero de los contribuyentes. Pueden perder un juicio todos los días que no tienen costas judiciales", espeta Jose, al que le llama la atención "que la administración pública le exija a las empresas privadas la regularización de los contratos, que aboguen por la continuidad en el trabajp y que persigan los fraudes, pero que sea la misma empresa pública, con el dinero de todos, la que esté cometiendo una irregularidad laboral con nosotros".

Jose, en un momento de la entrevista.
Jose, en un momento de la entrevista.

La irregularidad con la Unidad Militar de Emergencia (UME)

La última OPE que tienen denunciada y paralizada beneficia ilegalmente a los militares de la UME. Sigler explica que "les han abierto una ventana de casi el 50% de las plazas", un asunto que le parece frustrante porque, aunque él no esté en un puesto para elegir plaza, "sí hay compañeros con 10 o 12 años de su vida invertidos en Infoca que ahora, por culpa de otra modificación de las bases, baremen de una manera que beneficie al que viene de fuera y puedan quedarse sin plaza". Juan asegura que el problema no lo tienen con la gente de fuera, sino con que se valore con igualdad. "Se está cometiendo fraude en la OPE, ya que a los militares se les está valorando aunque no hayan trabajado en incendios".

De esta manera, un emisorista del Infoca no puntúa para esta OP. Sin embargo, un cocinero o emisorista de la UME puede valorarse como bombero forestal. Jose añade que "nosotros no decimos que no entre gente de la UME, pero lo que no puede ser que la empresa tenga a 1000 personas, no sabemos el número exacto, contratándonos 4 meses y medio año tras año, y ahora salen 130 vacantes y 50 personas entra de la UME, que no ha echado ni un solo día en esta empresa. Es entrar fijo en una empresa que no has conocido nunca", denuncia. Para Ramos, "existe un acuerdo político para desplazarnos o dejarnos fuera y meter a los militares, que no se pueden sindicar ni movilizarse y que son más dóciles".

Pablo sostiene que "no se trata de denostar a la gente de fuera, sino de valorar a la gente que hay dentro”. Asimismo, insiste en el caracter de emergencia de su trabajo y su vinculación con el ámbito rural. "Este dispositivo es muy bueno que se nutra de la gente de los pueblos, que ya conoce a los retenes y al dispositivo. Mucha gente del ámbito rural aspira a entrar en Infoca y si quieres mantener la población en los pueblos, qué bueno que este dispositivo se nutra de esas personas", apunta. 

José Manuel Sigler conversa con sus compañeros sobre la situación laboral de su gremio.
José Manuel Sigler conversa con sus compañeros sobre su situación laboral. MAURI BUHIGAS

Jose Manuel lamenta que con 40 años todavía no tenga la certeza de qué va a ser de su vida el año que viene. "Condiciono mi vida, la de mi pareja y hasta la de mi perra por las pruebas físicas anuales. Todavía hay gente que me pregunta que por qué no tengo hijos y yo les digo: ¿Cómo voy a tener hijos si cada 15 de octubre me echan a la calle?" Sigler está inscrito en las bolsas de conductor y en la de especialista. "Rechacé un contrato de interinidad de larga duración como conductor, es decir, de más de 4 meses y medio, porque sabía que eso me iba puntuar la mitad para después conseguir mi plaza de especialista", reconoce.

Su compañero Jose también está en las bolsas de bombero especialista y conductor. Para él, todo son trabas burocráticas: "El problema está en que cuando vamos a presentar la documentación para la oferta de empleo, nos piden –siendo trabajadores de la empresa– los contratos, la vida laboral de la Seguridad Social, una hoja de servicios donde vienen todos los adiestramientos y todos los cursos que nos han pedido. Y ahora viene uno de la UME con un certificado que ha firmado un teniente coronel que dice que tiene todo eso y vale lo mismo". En su opinión, "ellos se presentan con un certificado de dudosa procedencia y poco demostrable". Insiste en que no tiene nada en contra de ellos y que "ojalá pudiésemos entrar todos en algún momento", pero aboga por la igualdad en los procesos.

"¿Cómo voy a tener hijos si cada 15 de octubre me echan a la calle?"

Juan vuelve al centro de la reivindicación: Sacar OPE que les puedan estabilizar como fijos y que sean legales e igualitarias. Por eso, insta al Gobierno de la Junta de Andalucía a que "ponga una solución a la ilegalidad que está cometiendo con los bomberos forestales de Infoca", ya que luego, lamenta, "le falta tiempo para echarse fotos con nosotros, para darnos el pésame cuando un compañero se queda entre las llamas, diciendo que somos héroes pero nos tratan como esclavos, en la precariedad más absoluta".

Bomberos forestales en su encuentro con lavozdelsur.es
Bomberos forestales en su encuentro con lavozdelsur.es. MAURI BUHIGAS

Privatización, incendios de gran virulencia y abandono del medio rural

Los incendios forestales están mutando. "Nosotros lo vivimos como un conflicto laboral, pero interesa a toda la sociedad porque guarda relación con el cambio climático y el abandono del medio rural", inicia Juan. Sin embargo, prosigue, "la Junta de Andalucía, en lugar de adaptar el dispositivo, actualizarlo y profesionalizarlo para que seamos capaces de enfrentar ese tipo de incendios, están remando a contramano de la evolución de los incendios forestales y eso es un peligro no solo para nosotros, que estamos durante 7 meses y medio sin poder acumular formación, práctica y entrenamiento. Entonces, cuando surgen ese tipo de emergencias con desalojos de pueblos, muertos, unos daños ecológicos, económicos y humanos tremendos, el dispositivo se encuentra a medio gas y no tiene la profesionalización que debería", añade.

Respecto al abandono del entorno rural, Jose recuerda que antes se explotaba mucho más el monte y la sierra, donde se extraía la resina, los piñones o la madera, y que además de ser una fuente de recursos, se limpiaba el entorno, al igual que se hacía con el ganado. "En muchos casos, la gente ha dejado de explotar por los permisos o la llegada de resinas sintéticas", entre otros factores. El bombero ve el entorno rural como una oportunidad doble: para la explotación de recursos y la limpieza del medio, y la solución a la situación de desempleo actual de muchas personas.

Desmantelamiento del dispositivo durante el invierno

El 15 de octubre una gran parte de los trabajadores y trabajadoras de Infoca se irán por contrato a la calle. "Eso significa que el dispositivo queda semidesmantelado", advierte Sigler. "Ahora mismo hay 1000 trabajadores eventuales, aunque no sabemos el número exacto a pesar de ser una agencia pública, ya que no publican la Relación de Puestos de Trabajo (RPT), añade Pablo, que destaca la importancia de las labores preventivas durante el invierno. "Quienes están haciendo esos trabajos son empresas privadas que se concesionan, pero insistimos en que se podían hacer desde lo público de una manera más eficiente y con menos costes para las arcas públicas", espeta Juan. La Junta, por su parte, alega no tener personal para estas labores preventivas y que por eso concesiona, denuncia este grupo de bomberos. También se vanagloria de estar rejuveneciendo a la plantilla del dispositivo, pero a consta de la salud y el bolsillo del personal.

Sigler explica la desmantelación con cifras: "Durante la temporada de verano los retenes constan de siete personas: conductor, jefe de grupo y cinco especialistas, y los conductores siempre van por parejas. Sin embargo, cuando llega el invierno y nos echan a la calle, los retenes se quedan con una, dos y tres personas, y se tienen que juntar tres o cuatro retenes para sumar siete componentes", puntualiza. Una situación límite para una labores preventivas que son esenciales de cara al verano. "Por ejemplo, los cortafuegos de Sierra Bermeja parecían acelera fuegos", ejemplifica Juan sobre la importancia que entraña un buen trabajo de prevención. 

 

 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído