Lorena Garrón: "Sería maravilloso que la izquierda andaluza llegara a un camino común"

Teniente de alcalde delegada de Feminismos y LGTBIQ+, Juventud y Bienestar Animal, la historiadora ubriqueña, estrena portavocía en el Ayuntamiento de Cádiz. Es un valor al alza en un ejecutivo que lidera 'Kichi' y que celebra seis años desde su primer triunfo en las municipales

Lorena Garrón, portavoz del Ayuntamiento de Cádiz, este viernes con la playa de La Caleta al fondo.
Lorena Garrón, portavoz del Ayuntamiento de Cádiz, este viernes con la playa de La Caleta al fondo. GERMÁN MESA

De Podemos a dar un paso Adelante: un valor político al alza

“Voy corriendo, pero puedo hablar...”, dice risueña Lorena Garrón Rincón (Ubrique, 1986), portavoz del gobierno municipal del Ayuntamiento de Cádiz, al otro lado del teléfono, en un día que ha amanecido con bruma londinense al otro lado del puente de la Pepa. De un lado para otro, con la tensión propia de un responsable municipal de una gran ciudad como la capital gaditana, la teniente de alcalde de Feminismos y LGTBIQ+, Juventud y Bienestar Animal ha estrenado recientemente portavocía municipal en el gobierno de José María González Kichi, después de que la principal voz del ejecutivo local, aparte del alcalde, fuese Ana Fernández en los últimos seis años.

Diputada provincial, miembro de Café Feminista de Cádiz y militante en Anticapitalistas, Garrón estuvo en Podemos desde su creación en 2015, pero finalmente acabó renunciando a los círculos para defender el proyecto cien por cien andaluz que abandera Teresa Rodríguez.

Licenciada en Historia, Antropología Social y Cultural, Máster en Género, Identidad y Ciudadanía por la Universidad de Cádiz, Garrón fue número cuatro en la candidatura de Adelante Cádiz en las pasadas municipales de 2019. "Me presento porque soy mujer y andaluza, porque he visto de primera mano como mis padres se mataban a trabajar por darme unos estudios, porque he visto a mis amigas acelerar el paso al volver de noche a casa, porque lo que he cobrado en mis trabajos ha sido una miseria, porque he visto como durante décadas mi ciudad se quedaba sin gente y sin recursos… Y quizá porque veo que en los cuatro años que Podemos lleva en el gobierno de Cádiz las cosas empiezan a mejorar, porque veo como la ciudad se empieza a construir de otra forma, porque se pone en el centro a las personas…”.

Seis años después de los ayuntamientos del cambio, con un Podemos en el Gobierno central pero más alejado del municipalismo, ella desde luego acaba de dar un importante paso adelante dentro de una trayectoria de compromiso político que, esté donde esté, dicen quienes la conocen, es inquebrantable. 

Estrena portavocía municipal este verano, ¿le trata bien la política?

Últimamente me trata con mucho estrés. El tema de la portavocía me está suponiendo que lleve varias semanas más liada de lo que me gustaría, pero voy poquito a poco, lo sobrellevamos.

Es un puesto que no es cualquier cosa y que, hablando de verano, debe dar un poco de calor, ¿no?

(Ríe) Totalmente. Hombre, creo que también es acostumbrarse… y lo que pasa es que también en estas fechas una lo quiere dejar más o menos todo cerrado porque ya los trabajadores y trabajadoras empiezan con sus vacaciones y hay que correr para llegar a todo con tiempo. Eso es más estrés añadido, pero bueno…

Y aparte de todo eso, sufrió usted un episodio muy desagradable la pasada semana como consecuencia de un bote de humo lanzado en una protesta de la Policía Local que incluso obligó a desalojar el pleno y que la llevó al hospital…

La verdad que fue muy desagradable y lo pasé especialmente mal porque en mi caso tengo asma… por eso me puse tan mala. En lo personal, no fue nada nada agradable, pero luego también por el hecho de que sucediera con gente que se supone que está para protegernos. Muy mal, un día muy desagradable.

Al margen de un conflicto que entiendo que antes o después se acabará resolviendo, ¿no tiene la sensación de que se cruzan constantemente líneas rojas que antes, o con otros gobiernos, no se cruzaban?

Yo creo que lo del viernes fue como un punto de inflexión, pero hay que tener en cuenta que quien cometió esos actos fue un grupo reducido de la Policía Local y para mí desde luego no representan a la Policía Local, evidentemente. Fueron unos cuantos y obviamente no está la Policía Local en ese punto. Por supuesto, defendemos el mayor de los derechos de las trabajadoras y los trabajadores a reivindicar lo que crean que es justo, pero es verdad que en este caso hablamos más de privilegios que de derechos, y encima es que no es toda la Policía quien comete esos actos.

Autocrítica: "Tenemos en cuenta la participación, pero necesitamos darle una vuelta de tuerca más a eso. Que la ciudadanía se más protagonista de los proyectos que se llevan a cabo en el Ayuntamiento"

Acaban de cumplir seis años al frente del gobierno local gaditano, y seis años desde que formaron parte de ese fenómeno que se dio en llamar de los ‘ayuntamientos del cambio’. Ahuyentado ya ese apocalipsis que preconizaban algunos, ¿qué balance hace de lo que han hecho bien y de lo que hayan podido hacer mal?

Pues precisamente la primera lectura es que aquí no ha habido ningún apocalipsis. Cádiz ha seguido funcionando, funcionando bien, el alumbrado público se ha seguido encendiendo por las noches, el agua ha corrido por los grifos… Obviamente, con mucho trabajo, han salido muchas cosas bien. Desde el reconocimiento de los derechos públicos, como los bonos sociales de agua y de luz, las municipalizaciones de la gestión de las playas, el tema de la movilidad y cómo hoy tenemos un Cádiz mucho más sostenible y accesible, con el carril bici y las peatonalizaciones… En el mandato anterior también se aprobaron planes contra la violencia de género y contra la LGTBIfobia, y en este se están poniendo en marcha dichos planes porque son fundamentales. O se están recuperando espacios públicos como los centros escolares o los espacios deportivos que llevaban décadas dejados de la mano de Dios. Como parte de autocrítica, es verdad que nos faltan muchas cosas por hacer, y sobre todo, también tenemos que intentar hacer más partícipe a la ciudadanía de los procesos y de los proyectos en marcha. Tenemos en cuenta la participación, pero necesitamos darle una vuelta de tuerca más a eso. Que la ciudadanía se más protagonista de los proyectos que se llevan a cabo en el Ayuntamiento.

¿Ha hecho historia el gobierno de ‘Kichi’ con cosas tan simbólicas como cambiar de nombre al Carraza —Nuevo Mirandilla— o quitar la placa de la casa natal de Pemán, o eso es simplemente cumplir con la Ley de Memoria Democrática en vigor?

Por suerte o por desgracia, efectivamente hacemos historia por eso. Por suerte, porque aplicamos la ley en diferentes sentidos que la desarrollan, y eso que parece obvio no en todos sitios se está produciendo, empezando por la Junta de Andalucía. Hay que cicatrizar heridas y construir una sociedad que a día de hoy sigue en deuda con su memoria, con su propia historia.

GMG 0462
Garrón, tras la entrevista con lavozdelsur.es.   GERMÁN MESA

Le he contado 18 responsabilidades varias en el apartado que le dedica la web municipal. ¿La política permite conciliar?

Ahora que lo dices en números gruesos parece de locura, aunque obviamente muchas de esas responsabilidades se agrupan al final y no todos los días obviamente está una con todo eso, no todos los días hay consejos o comisiones. Pero es verdad que este ritmo hace muy difícil conciliar, creo que la política debería ser otra cosa, debería tener mucho más en cuenta la vida cotidiana, los cuidados de las personas, el autocuidado, y es verdad que con este ritmo es muy difícil atender todo eso. Yo, a día de hoy, no tengo responsabilidades familiares, pero otros compañeros y compañeras sí tienen y se les hace muy complicado.

Carranza, Pemán y la Ley: "Hay que cicatrizar heridas y construir una sociedad que a día de hoy sigue en deuda con su memoria, con su propia historia"

Y si no tiene responsabilidades familiares, el panorama no invita a planteárselo, ¿no?

Por supuesto. Desde el feminismo denunciamos eso. Al final muchas mujeres que estamos en una edad en la que nos planteamos ser madres, no podemos entrar en política o ser parte de los proyectos ciudadanos porque es que no hay horas en el día para cumplir con tantas responsabilidades. Sobre todo, si no quieres que te dé un infarto o pasarlo mal. Y sobre todo, si quieres cumplir con estas obligaciones de verdad, de la mejor manera posible tanto a nivel familiar, político y social.

Hablando de feminismo, y de la delegación que usted dirige, ¿por qué a algunos y algunas les cuesta entender que hasta en las pasarelas que llevan a la playa hay machismo?

(Ríe) Bueno, vivimos en una sociedad todavía muy machista y patriarcal, en la que a la gente, y no todo el mundo por supuestísimo, le cuesta entender determinadas lecturas. Desde el movimiento feminista y desde muchísimos colectivos se está haciendo un trabajo muy fuerte para explicar que las mujeres somos el 50% de la población y necesitamos que las ciudades, como en el caso del que hablas, estén vistas desde nuestra perspectiva. Eso, que parece una cosa muy sencilla, y que de hecho en el día a día debería serlo, en un mundo que de toda la vida se ha hecho a ojos de los hombres, pues es complicado. El tema de las pasarelas es un ejemplo muy gráfico. Levantó mucho revuelo, pero no es más que hacer que estas pasarelas tengan el ancho suficiente para que una persona pueda ir con su carro de bebé o con su sillita de personas con dependencia. ¿Eso es solo para las mujeres? Por supuesto que no, pero lo que pasa es que nosotras especialmente somos las que nos encargamos de los cuidados. Y en todo caso, la perspectiva de género no significa que sea algo para nosotras, es una visión más amplia del mundo.

¿Ese grado de machismo que destila la política lo ha sufrido en este tiempo?

Lo he sufrido pero, por suerte, menos de lo que yo esperaba. Se ha notado en reuniones donde algún hombre que comparte contigo la mesa le está dirigiendo la mirada y la palabra a otro compañero y no a ti, aunque seas tú la que lleva la mesa; o dejarte al lado en algún acto; que las intervenciones de los hombres sean más largas e importantes que las de nosotras… eso sí lo he vivido. Y aparte de todo, lo que decíamos, en esos ritmos en los que vivimos, los hombres al final acaban teniendo más tiempo para dedicarle más tiempo a la política, no porque lo hagan mejor que nosotras, por supuesto.

Ciudades con perspectiva de género: "Somos el 50% de la población y necesitamos que las ciudades sean vistas desde nuestra perspectiva"

Otra de sus competencias es todo lo relativo a las políticas LGTBIQ+. En esta semana del Orgullo, echa la vista atrás y, ¿de qué están especialmente orgullosas en su Ayuntamiento en relación a estas políticas?

Pues como te decía, el plan contra la LGTBIfobia fue un triunfo muy grande no solo por el plan en sí, sino porque se ponía en el centro que había que hacer políticas para la diversidad. Y ahora estamos desarrollando un programa, Centinelas por la Igualdad, donde se llevan a cabo actividades formativas, informativas, con alumnos de la ESO en diferentes institutos, y los propios alumnos y alumnas son parte de ese programa, son el centro. Ellos, aunque no formen parte del colectivo crean espacios seguros para otros alumnos y alumnas que son diversos sexual y afectivamente. Y ese programa nos está dando muchas alegrías: alumnos y alumnas que se sienten incluidos en su instituto, porque se reduce el absentismo escolar… y eso te da motivos para sentirte orgullosa de las políticas que se están haciendo.

A todo lo anterior, suma competencias en Juventud. ¿Sueña con un titular en el que Cádiz deja de desangrarse a nivel poblacional porque hay oportunidades laborales y de vivienda?

Eso sería maravilloso. La gente que se ha ido porque le apetecía irse, estupendo, pero sería maravilloso que quienes se fueron sin que les apeteciera volviesen. Y que cuando volvieran tuvieran aquí empleo, vivienda, ocio… ¿Qué pasa? Que realmente esto no depende solo del Ayuntamiento, ojalá. Depende de muchas cosas. La política de vivienda depende en gran medida de la Junta. En empleo podemos hacer algo, y ponemos en marcha itinerarios laborales para gente joven, pero las competencias son de Junta y Gobierno central, y ambas administraciones hace muchas décadas que abandonaron Cádiz, entre otros sitios del Sur. Depende de esas administraciones recuperar ese terreno perdido, con su implicación con esa juventud gaditana. En cuanto al ocio, sí estamos poniendo muchos elementos en marcha para que se pueda salir por Cádiz sin tener que recurrir al botellón.

GMG 0458
Lorena Garrón, portavoz municipal en el Consistorio gaditano.   GERMÁN MESA

Ya que estamos en verano, ¿es de las partidarias de que todos esos ingredientes que forman la izquierda andaluza se convirtieran en un buen gazpacho andaluz?

Ja, ja, ja… Bueno, la izquierda, como sabes, es eso precisamente: diferentes elementos e ingredientes y cada uno aporta diferentes cosas. Obviamente, pues en algunos elementos vamos a coincidir, en la gran mayoría, y en otros, pues no tantos, y ahí hay que ponerse de acuerdo. Para nosotras todas esas personas, partidos, organizaciones que estén de acuerdo con garantizar los servicios públicos, hacer posible que la ciudadanía sea más libre… con todas esas cosas, nos tendrán de la mano y ojalá podamos llegar, y además pronto, a un camino común. Sería maravilloso.

"He sufrido machismo en política, pero menos de lo que esperaba"

¿Se acuerda que hizo el último verano antes de entrar en política?

Uy… precisamente el otro día lo estaba pensando y, efectivamente, no me acuerdo. La mayoría de los últimos veranos he estado trabajando y probablemente me los pasé trabajando. Estaba trabajando en el grupo provincial de Diputación, en Participa Sevilla, y antes en talleres y proyectos educativos con niñas y niños, que es a lo que me he dedicado en mi vida profesional. Y a mi me encanta la playa, con lo cual, en los ratitos que tuviese libre, supongo que estaría en cualquier playa de la provincia de Cádiz, no solo de Cádiz capital.

¿Y cuál fue su verano inolvidable?

Una beca de estudios que me dieron hace ya unos cuantos años para ir a México. Imagínate, es un país que no conocía, al que no sé si podré volver, pero es un mundo tan diverso, tan diferente… eso fue maravilloso y lo tengo en el recuerdo.

¿Un placer confesable de verano?

Los helados. Me encanta comer helados de todo tipo. Me paso todo el verano con tarrinas, en cualquier heladería… me gustan los fresquitos, de frutas tropicales.

¿Un lugar de Cadi, Cadi o del resto de la provincia para quitarse el caluroso traje de portavoz del gobierno local y desconectar?

Me gustaría que fuera algún sitio de Cadi, Cadi, pero es que ahí no me lo puedo quitar. En la playa de la Hierbabuena de Barbate, sí. Para mí es el sitio donde puedo despejarme de absolutamente de todo, y comer montaítos de sarda y bañarme en ese agua cristalina que me encanta. Me despeja de todos los problemas y marrones.

¿Y una recomendación cultureta para una tarde de verano?

Ahora me estoy leyendo Como vaya yo y lo encuentre, de Mar Gallego, un libro de esta compañera de Chiclana que habla del feminismo andaluz. La verdad es que me está gustando mucho porque toca muchos elementos de nuestra infancia, de la infancia de todas las mujeres de Andalucía, de Cádiz, y no solo me está haciendo aprender mucho de lo que somos, sino que también se me salta alguna lagrimilla. Lo recomiendo encarecidamente.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído