Juanma Bermúdez: "La política casi me cuesta la salud, pero el gusanillo no se me va"

El que fuera teniente de alcaldesa en el Ayuntamiento de Jerez, delegado de Economía o Movilidad, entre otros cargos, un histórico del PSOE en Cádiz, vive desde hace 30 años en el mundo rural jerezano, donde combate la ola de calor y se ejercita física y mentalmente para no perder la forma

Juanma García Bermúdez, retratado en días pasados en la plaza del Arenal, en Jerez.
Juanma García Bermúdez, retratado en días pasados en la plaza del Arenal, en Jerez. MANU GARCÍA

El médico se salió con la suya... de momento

Juan Manuel García Bermúdez (Jerez, 1957) se mantuvo ocho años en primerísima línea política en el Ayuntamiento de Jerez. Formando parte del equipo que ganó dos veces las elecciones municipales con Pilar Sánchez a la cabeza (lista más votada en 2003 y mayoría absoluta en 2007), fue teniente de alcaldesa y acumuló diversas responsabilidades en áreas clave de gobierno. Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales, fue profesor del instituto Rumasa y del IES Andrés Benítez, aunque ya está jubilado. Como economista, asegura que nunca ha ejercido, pero se mantuvo un par de años como responsable de la parcela económico y financiera del Consistorio jerezano, uno de los más endeudados de España.

Poca broma con un político, uno de los veteranos del PSOE en la provincia de Cádiz, al que sus responsabilidades municipales casi le cuestan la salud. “Mi médico se ha salido con la suya”, dijo en 2009 cuando fue cesado como responsable de Recursos y se apartó temporalmente por estos achaques. Directo y mordaz, buen conversador y con un punto siempre irónico y corrosivo, Juanma Bermúdez vive desde hace 30 años en Cuartillos, recientemente convertida en pedanía del mundo rural jerezano, “una de las mejores decisiones que tomé en mi vida, aunque a veces parezca que estamos en el Norte de África”. Ahora se mantiene con tertuliano en diversos programas de radio y televisiones locales, siempre aportando su visión honesta y personal de la actualidad política, social y económica.

¿Cómo ha pasado la peor ola de calor de los últimos años?

He estado escondido con el aire acondicionado y en la piscina, sin salir para nada. Ha sido un buen achuchón.

Economista y profesor jubilado. ¿A qué dedica ahora el tiempo libre?

Hago muchas cosas, pero estoy muy enganchado a la actualidad económica y política. Intervengo en algunos programas de radio y televisión como tertuliano... y luego hago un montón de tonterías, como pintar cuadritos, tareas domésticas, leer muchísimo... y hago mucho ejercicio para intentar no perder forma porque cada vez tengo más problemas en las piernas y eso me limita muchísimo la actividad. 

¿Qué libro tiene entre manos?

Muchos. Ahora estoy con En defensa de España: desmontando mitos y leyendas negras, del hispanista Stanley G. Payne. Me interesa el tema, pero leo todo lo que cae en mis manos: mucha novela negra, de crímenes, algún ensayo de economía... Nunca he ejercido como economista, pero intento leer cosas que tienen que ver con eso.

Estuvo al frente de las finanzas del Ayuntamiento de Jerez, sacando adelante las cuentas de uno de los consistorios más endeudados de España. Si eso no es ejercer... En todo caso, de los últimos 20 años, fue ese el mandato en el que menos deuda se incrementó, ¿hay un poco de leyenda negra sobre aquel mandato con Pilar Sánchez a la cabeza?

Escuché el otro día al portavoz del PP de Jerez diciendo que el periodo de Pelayo fue en el que mejor se gestionó y más se redujo la deuda... bueno, cada uno dice lo que quiere, aunque sea absolutamente falso. Efectivamente, en ese periodo, entre 2005 y 2007, en el que tuve que ver algo con la economía municipal no se gastaron ni bromas. Sobre todo, porque no había qué gastar, teníamos la PIE confiscada casi al 100% cuando llegamos, hicimos un ahorro bestial y me siento muy orgulloso de la unificación de préstamos que hicimos con la banca internacional, que costó muchísimo gestionar, aunque no se pudo hacer la segunda parte, que era colocar en los mercados internacionales la deuda a largo plazo y habría sido una buena solución al menos durante un tiempo. 

"Es muy patético que en una gran ciudad como Jerez haya una mentalidad de que coger el autobús es de pobres"

¿Echa algo de menos de aquella etapa?

Bueno, sí. Era una actividad apasionante, que te absorbe totalmente y que difícilmente uno se atrevería a repetir. Fueron, en mi caso, ocho años viviendo muy apasionada e intensamente, más de la cuenta quizás porque la política casi me cuesta la salud, pero fue brindando un servicio a la sociedad jerezana del que me siento muy orgulloso, con mis aciertos y mis errores. El fracaso del Plan de Movilidad fue estrepitoso, pero algunas otras cosas se hicieron bien y me siento muy orgulloso de, al menos, haberlo intentado. 

Usted fue el último delegado de Movilidad de la ciudad que se atrevió a impulsar cambios profundos, ¿por qué nadie se ha atrevido luego y ahora nos va a tener que obligar la UE con sus imperativos de que las ciudades mayores de 50.000 habitantes reduzcan sus emisiones?

Es una pena. Jerez no tiene modelo de movilidad, no se ha decidido cómo ir a trabajar o ir a ver a mi madre. Es una ciudad muy anárquica que ha heredado un modelo de movilidad de principios del siglo XX cuando el coche empezó a hacerse el dueño de todo. Ya estamos muy lejos de eso. Es la única gran ciudad española que no tiene modelo de movilidad implantada, aunque ahora Rubén Pérez (delegado del ramo actual) está haciendo un trabajo muy interesante y espero que lo consiga. Alguna vez ha contado conmigo para que le dé mi opinión de viejo, pero creo que aquello fue fracaso porque mi propio gobierno no creía en lo que estábamos haciendo.

"Ante el desorden en el que terminamos gobernando cualquiera tenía más mando en plaza que el propio delegado, me enteraba por la espalda de cómo me boicoteaban"

Ante el miedo y el desorden en el que terminamos gobernando cualquiera tenía más mando en plaza que el propio delegado, yo me iba enterando por la espalda de cómo me boicoteaban desde dentro. El plan era muy bueno, lo hizo una empresa de Granada que es la misma que hizo el plan del PP y el plan actual, ahora lo que queda es apostar por el autobús, por los vehículos no contaminantes y peatonalizar una gran zona del centro de Jerez convirtiéndola en un gran centro comercial porque nadie va a comprar montando en el coche, la gente compra paseando y disfrutando de su ciudad. 

¿Lo peor para un gobernante es gobernar con miedo?

Si los gobernantes tienen miedo no hacen nada, está claro. Y hoy se gobierna atento a cualquier critica en redes sociales. Estoy convencido de que este gobierno de Mamen Sánchez, que lo está haciendo bien, dará los pasos para apostar por esto, para cambiar esa mentalidad que hay en Jerez de que coger el autobús es de pobres, eso es muy patético. En todas las grandes ciudades de España todo el mundo se mueve en transporte público. No puedes coger el coche para moverte 100 metros. 

JUAN MANUEL G BERMUDEZ 2
Bermúdez, retratado antes de la entrevista con lavozdelsur.es.   MANU GARCÍA

¿De la política activa se retira uno o le retiran?

El gusanillo no se me va, me encanta la política y sigo metido, pero los partidos, al menos el mío, te jubilan, te expulsan y te dejan fuera. Agradezco a Mamen que haya intentado contar conmigo para la actual ejecutiva, pero de primera línea nos jubilaron a todos. Ahí estamos una pandilla de 15 o 20 viejos de 60 años que por lo visto ya no servimos para nada, pero bueno... no me quejo.

Es un poco perverso eso de desaprovechar la experiencia de quienes más experiencia tienen, ¿no cree?

Hombre, hay una cosa imperdonable en política y es no saber pedir ayuda. Tener un grupo de exconcejales o ex directores generales, gente con experiencia en política, y no utilizarlos para la gestión política es un poco imperdonable. No necesito que me nombren nada, tengo mi pensión, vivo muy bien, pero la experiencia que podamos tener en gestión política debería de ser un poco más aprovechada. 

Como fino analista económico y social, ¿a cuánto asciende su nivel de cabreo ante el aumento imparable de la desigualdad y la precariedad que sufrimos?

Creo que la palabra por la que deberíamos de luchar todos, los de derecha, izquierda y medio pensionista, es la equidad. La igualdad suena un poco a uniformidad, pero la equidad sí creo que debe convertirse en el centro de la política de cualquier color. Que cada uno tenga lo que necesite para vivir, que seamos capaces de redistribuir. No tiene sentido luchar por incrementar la riqueza y que esa riqueza no se redistribuya, eso no tiene sentido. Eso también es aplicable a todos los derechos, tener suficiente a los derechos todas las personas. El mundo no puede vivir en una situación de desigualdad creciente porque ya está reventando. Los ricos no pueden ser cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres. Eso hay que pararlo poniendo la equidad por delante y eso, por ejemplo, empieza con la fiscalidad. Todo el que dice que no quiere pagar impuestos no dice cómo se van a pagar las cosas. Todo va relacionado.

'Next generation': "No veo conciencia clara de la imperiosa necesidad que tenemos de cambiar las estructuras económicas"

¿Los fondos europeos de la reconstrucción irán por una vez donde tienen que ir o caeremos en nuevos errores?

No soy muy optimista. No tengo perdida la fe, pero no soy muy optimista. No veo conciencia clara de la imperiosa necesidad que tenemos de cambiar las estructuras económicas. Creo que ya hay una cola de gente pidiendo qué hay de lo mío, y creo que ahí se seguirá con lo mismo de siempre, con lo de antes de la pandemia: mucho paro, mucho trabajo en negro y mucha precariedad y miseria. Es la oportunidad número 3 o 4 que nos da la historia para cambiar la historia. Y con esto no hablo mal del turismo, que tiene que seguir siendo un motor en Andalucía, pero siendo un turismo con empresarios de calidad, que los hay, y trabajadores muy profesionales con sueldos de calidad. Y eso complementarlo con comunicación, digitalización, industrias alternativas... Pero ya te digo, no soy muy optimista. 

Usted vive en el mundo rural, ¿le llega bien internet, nota esa España vaciada en su pedanía?

Hace 30 años que vivo en Cuartillos y creo que es una de las mejores decisiones que tomé en mi vida. Aunque sí, a veces uno tiene la impresión de que está viviendo en el Norte de África. Poco a poco, vamos consiguiendo una calidad de vida aceptable, muy similar a la de cualquier ciudadano del Jerez urbano. Lo peor es la movilidad del mundo rural y la falta de suelo industrial, creo que el PGOU debería dotar de suelo para actividades productivas en todos los núcleos del mundo rural jerezano. Llevar esas industrias y empresas ahí facilitaría el arraigo y que los jóvenes siguieran pegados al terreno. 

¿El revulsivo que necesita Jerez puede venir de ahí?

En gran parte sí. Si solo fuéramos capaces de poner en carga esos suelos para potenciar el tema del teletrabajo, ¿cuánta gente se podría venir a trabajar telemáticamente a la campiña? Me conformaba con que nos dieran un trozo de suelo productivo para montar pequeños comercios y empresas, y asumir el crecimiento vegetativo con nuevas viviendas, la gente está huyendo de las grandes ciudades. 

"Hay un partido en la oposición, que ganó las últimas elecciones, el PSOE, que le dice al Gobierno que no hace falta que se arrastre ante Vox; ese es el cambio de Espadas"

¿En la España multinivel de Pedro Sánchez, qué lugar ocupará por fin Andalucía?

Creo que los pueblos tienen casi lo que se merecen. Siempre me quejo de que en Andalucía, Cádiz y Jerez no hay masa crítica, nosotros no hacemos lo necesario para reivindicar lo nuestro. Si otros lo hacen bien, hagámoslo nosotros también. Si en Jerez hay un hospital de cuarta y Málaga ya va por el tercer hospital, a lo mejor es porque nosotros no nos movemos, no podemos resignarnos. 

¿Espadas devolverá la Junta al PSOE?

A mí sí me ha ilusionado muchísimo este cambio de liderazgo en Andalucía. Era necesario y así lo expresé en las primarias. Andalucía no podía ser el bastión socialista contra Pedro Sánchez, es una estupidez enorme, y ahora todo el socialismo andaluz sí está mirando hacia el mismo sitio, que es recuperar la Junta y colaborar con el Gobierno de Pedro Sánchez para que España vaya bien. El talante que ese hombre tiene (Espadas) creo que lo estáis destacando poco los medios y se está produciendo un cambio fundamental: hay un partido en la oposición, que ganó las últimas elecciones, el PSOE, que le dice al Gobierno que no hace falta que se arrastre ante Vox, que cuente con él. Ese cambio es el que propone Espadas a Moreno Bonilla, que no ceda ante el machismo, ante la xenofobia... es un cambio fundamental. Igual que Vox llega a todos lados por culpa de una mala gestión en Andalucía también puede salir de todos sitios si se llega a un acuerdo PSOE-PP como el que plantea Juan Espadas. 

Ya en una clave más veraniega, ¿es de gazpacho o de salmorejo?

Salmorejo, y además me sale fantástico, me he hecho especialista.

¿Se acuerda de cuando le daba el amanecer en la playa?

Ya no me queda memoria para eso, no me da para tanto (ríe).

¿Y un sitio que le guste especialmente para desconectar en agosto en Cádiz?

Soy un torta de las playas de Conil, sobre todo de la parte de Castilnovo. Esa que está ahora amenazada porque quieren convertirla en cemento. Es mi playa favorita y allí me pierdo cada vez que puedo, aunque ahora me muevo con más dificultad.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído