El doctor vasco de los trasplantes de pelo en Jerez: "Eso de que la gomina causa alopecia es un mito"

El doctor Alberto Gorrochategui aterrizó en Jerez hace años por amor y acaba de establecerse de forma definitiva en la ciudad al abrir su propia clínica

El doctor Gorrochategui, frente a su clínica en Jerez.
El doctor Gorrochategui, frente a su clínica en Jerez. MANU GARCÍA

A Jerez por los pelos

El doctor Alberto Gorrochategui (Bilbao, 1960) es especialista en dermatología capilar desde antes de que estuviera de moda. Hoy, el estigma del injerto está desapareciendo, se normaliza cuidar la propia imagen. Con clínicas en Bilbao y Zaragoza, y tras trabajar para otros centros en Jerez durante años, ha abierto su propia clínica en la avenida Álvaro Domecq. Se pasó muchos años haciendo fines de semana largos -llegar a Jerez un jueves, por ejemplo- porque se había enamorado de una jerezana. 

Me han dicho que vino usted a Jerez por amor.

Sí. Llevo 15 años viniendo a Jerez, enamorado de esta tierra, y de Cádiz y de Andalucía. Me enamoré de una jerezana y he estado años viniendo los fines de semana, hasta que tras unos meses sin vernos por la pandemia, decidí venirme. También tengo clínicas en Bilbao y Zaragoza, y se encargan mis socios y este mes he abierto clínica en Jerez.

Usted patentó una especie de predictor hace años para saber si una persona se quedaría calva o no.

No salió adelante, era un test genético que ayudaría a prevenir la alopecia. Se analizaba la saliva en el laboratorio, pero no se llegó a materializar porque era muy poco visible. Hay gente que prefiere conocer esa respuesta con el paso del tiempo. En el futuro, probablemente, se podrá hacer, pero ahora la gente no estaba tan dispuesta, costaba un dinero y demás. Eso sí, en el futuro será lo normal, porque por evolución biológica tendremos tendencia a ser calvos. Cuando éramos parientes de los monos, éramos todo pelos excepto las palmas de las manos y de los pies. En la cabeza, el pelo nos defendía del frío, el calor, de las ramas...

"Salvo que haya un problema como caspa o psoriasis, por ejemplo, no hace falta usar champús caros"

Tengo 33 años y hace unos meses tenía un flequillo que me sentía como si tuviera el césped del Bernabéu. Desde la última vez que me pelé, más corto, siento que es un campo vasco de los 80. ¿Qué hago?

Las terapias hoy están protocolizadas, antes estaban el minoxidil y sustancias antiandrógenas, pero en tres años se han incorporado más terapias por vía oral. Aparte de interrumpir la caída del cabello y ralentizar la alopecia, ayuda a que los cabellos finos vuelvan a coger fuerza. Para cada caso hay un diagnóstico. Lo que ha cambiado es que ya no usamos tantas lociones. Se escucha eso de que afecta a la libido, pero es bastante infrecuente.

Yo lo que no tengo es ningún antecedente masculino en mi familia que no esté calvo. Luego está quien dice que se evita con buena dieta o no usando gomina o laca.

Lo de alimentarse bien es bueno, pero no influye en la alopecia. Los champús hay que cambiarlos cada mes o dos meses, y se puede usar uno normal del supermercado o la farmacia, sin que sean de los caros, salvo que haya problemas como dermatitis o psoriasis, por ejemplo. Y es un mito: ni la gomina ni la laca producen alopecia. No afecta nunca.

DR A GOROCHATEGUI 5
Gorrochategui, retratado por MANU GARCÍA.

Cuando mi novia se enteró de mi predisposición genética, ya empezó con las cargas de que me tocaba ir a Turquía.

Entre ser calvo y no serlo, uno encuentra que existe en la sociedad un modo de vida para los demás, para el público, y prefiere no serlo, y te sientes más guapo. Está estudiado que los políticos con cabello tienen más capacidad de atención que los calvos, porque da una imagen de frescura y jovialidad. Es como preferir entre estar gordo o delgado. Ahora el trasplante se ha normalizado. Se ha oído mucho en la calle eso de que si has ido a Turquía y demás. Pero puedes recibir comentarios igualmente que, sin ser dolorosos, te hacen pensar que la gente te mira por la calle, e incluso sentirse rechazado.

En los grupos de amigos, a partir de los 25 años suele ser lo habitual repasar cada cierto tiempo cómo van esas cabezas.

Efectivamente, y eso de si uno se hizo trasplante, si no se lo hizo... Porque cambia a una persona en la seguridad, en el carácter.

"La caída del pelo es un tema también personal y casi del terreno psicológico"

Este año hubo un gran caso que tuvo que ver con la alopecia femenina, los comentarios de Chris Rock sobre la falta de pelo de Jada Pinkett y el posterior guantazo de Will Smith en los Oscar. Y en la sociedad, vemos a muchas personas, hombres y mujeres, que por la quimioterapia se ven de un día para otro sin pelo, lo cual tiene consecuencias psicológicas en plena pelea contra el cáncer. 

Ante un cáncer, hay que tratar la enfermedad, está claro. La mujer va con el pañuelo o la peluca, que algunas son geniales hoy en día y no se notan. Con la quimio, hay cada vez más soluciones, sobre todo porque en algunos casos puede tardar dos o tres años en que se recupere el pelo completamente. Con esas prótesis de pelo, te incorporas inmediatamente al día a día. 

¿Pero hacemos bien en darle importancia a un elemento estético como el pelo o es consustancial al ser humano darle su lugar a la autopercepción?

Es un tema complicado, personal, y del terreno psicológico. Cuando una persona pierde cabello, siente que es objeto de miradas y no quieres, además, en que nadie se fije si estás sufriendo. La sociedad no puede generalizar. No es habitual verlo y la gente intenta poner de su parte con otras opciones antes que ir a disgusto.

DR A GOROCHATEGUI 2
Gorrochategui, en el interior de su clínica.   MANU GARCÍA

Una cosa que me tira para atrás ante los injertos es eso de que estar un mes con la cabeza al aire...

Qué va. Cada clínica tiene sus protocolos y a veces no se ajustan a la realidad. Puede ocurrir que tengas que estar un día sin visera, pero al día siguiente te la puedes poner y las costras desaparecen a los nueve o diez días. Se puede hacer vida normal prácticamente desde el día siguiente. Se puede hacer cirugía incluso sin rapar la zona receptora. Hay personas más delicadas o temerosas, pero ahora en verano es una maravilla, te puedes ir a la playa con tu gorrita, y lo más que puede pasar es que se te irrite. 

En el futuro no habrá un peluquero que se aburra.

Van a trabajar cada vez más, porque hay cada vez más centros de injertos, en Jerez, en Andalucía, que se han popularizado.

"Algunas clínicas tienen protocolos sobre el tiempo posterior al injerto que no se ajustan a la realidad"

Acaba de abrir su clínica en Jerez. Cuénteme.

Hace casi un mes que estamos funcionando y tratamos enfermedades e implantes capilares, con cirugías tipo FUE y una patente nuestra con células progenitoras del propio paciente para obtener más densidad, una técnica sencilla pero muy elaborada, y por supuesto con autorización de la Agencia del Medicamento. Es una terapia novedosa que no ha llegado aún a Andalucía.

¿Cuánto echó por última vez al tanque de gasolina? No creo que haga Jerez-Bilbao en coche en estos tiempos.

Echo siempre 50 euros y cada vez me dura menos. A Bilbao voy siempre en avión y con vuelos comprados con tiempo salvo alguna urgencia.

Un platito para el verano.

El gazpacho.

Un lugar para perderse.

Sanlúcar, aunque mejor en octubre, que ahora está lleno de gente.

Puesta de sol o ver amanecer.

Puesta de sol en La Barrosa.

Un libro o película que recomiende para el verano.

No leo mucho, pero me gusta mucho El Perfume, de Patrick Süskind, que releo cada cierto tiempo. 

Sobre el autor:

13041406_10209539677272942_2430658523840188634_o

Pablo Fdez. Quintanilla

Licenciado en Periodismo y Máster en Comunicación Institucional y Política por la Universidad de Sevilla. Comencé mi trayectoria periodística en cabeceras de Grupo Joly y he trabajado como responsable de contenidos y redes sociales en un departamento de marketing antes de volver a la prensa digital en lavozdelsur.es.

… saber más sobre el autor

Archivado en:



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído