Vecinos, taxistas... Sevilla se vuelca en la tragedia del geriátrico incendiado

La población colaboró en todo momento llevando mantas y cobijando a los afectados en sus portales mientras que los taxistas se ofrecían para el traslado al polideportivo de San Pablo

Los ancianos trasladado al polideportivo de San Pablo en Sevilla.
Los ancianos trasladado al polideportivo de San Pablo en Sevilla.

Los ancianos de la residencia Adorea ubicada en la calle Baltasar Gracián, en la barriada de San Pablo de Sevilla, han sufrido una noche fatídica. El incendio acabó con 18 personas heridas y la muerte de una anciana de 89 años. Sin embargo, el hecho que se desencadenó algo antes de las 22:30 horas durante la noche de Reyes, conmocionó a la población sevillana. Los vecinos no dudaron en echar una mano y volcarse para salvar las vidas de los mayores. En ese momento había 97 personas en el asilo.

Muchos de ellos colaboraron en los trabajos de desalojo y auxiliaron a los mayores. Además, ofrecieron cobijo a los ancianos en los portales de sus casas para darles calor mientras que los sanitarios y otros profesionales se personaban en la zona. Mientras que otros se acercaban con colchones, mascarillas y mantas para las víctimas. Por su parte, el 061 habilitó un hospital de campaña en los aparcamientos de un bloque próximo al geriátrico. 

La respuesta ha sido notable para ayudar en todo lo posible durante el trágico suceso. Según el Diario de Sevilla, también llegaban policías que no estaban de servicio pero se habían enterado del incendio. Los afectados, dadas las temperaturas de la noche y la fragilidad de los mismos, fueron trasladados en nueve autobuses de Tussam hasta las instalaciones deportivas del Palacio de Deportes de San Pablo. Durante el viaje fueron acompañados por efectivos de Policía Local y Protección Civil. Del mismo modo, los taxistas sevillanos también se sumaron a la causa y prestaron sus vehículos para llevar de emergencia a los ancianos al polideportivo. Al final de la noche 68 personas se concentraron en el pabellón envueltas en mantas. 

Los internos no hospitalizados se realojaron en distintas residencias, una en Sevilla y otra en Alcalá de Guadaíra, mientras que algunos residentes se fueron a casa de sus familiares. Un aluvión de solidaridad en una noche atípica donde el frío no impidió la reacción admirable de la ciudadanía. 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído