Una multa de 150 euros al director de un colegio de Sevilla por darle una colleja a un alumno: “Si quieres te doy otra”

La Audiencia provincial desestima el recurso puesto por el responsable del Colegio Salesianos de la Santísima Trinidad tras ser denunciado por la familia del menor de 2ºde ESO

Colegio Salesianos de la Santísima Trinidad de Sevilla.   CarlosVdeHabsburgo
Colegio Salesianos de la Santísima Trinidad de Sevilla. CarlosVdeHabsburgo

El director del Colegio Salesianos de la Santísima Trinidad de Sevilla tendrá que pagar una multa de 150 euros por darle una colleja a un alumno de 14 años. La sentencia de la Audiencia Provincial, a la que ha tenido acceso Diario de Sevilla, desestima el recurso presentado por el condenado. La familia del menor pedirá a la Consejería de Educación y Deporte que sea cesado de su cargo.

El 12 de diciembre de 2019, el profesor de Plástica le dijo al estudiante de 2º de ESO que cogiese una mesa y la pusiera al lado de la ventana. El menor lo hizo de “malas ganas y golpeando el aluminio de la ventana”, según el fallo del Juzgado. La actitud del joven disgustó al director del colegio, que le riñó y le dio una colleja por su comportamiento. En ese momento, el adolescente le dijo que "no iba a quedar así" y el responsable contenstó que “si quieres te doy otra”.

En la clase se desató una disputa dubida de tono hasta el punto que el estudiante le comunicó que le iba a denunciar. El director le respondió "pues nos vemos en los Juzgados", y allí fue donde se terminaron viendo. La sentencia explica que el menor sufrió cervicalgia, contractura dolorosa en región paravertebral cervical, trapecio superior y región perioauricular izquierda, “que precisaron para su curación de un periodo de dos días de perjuicio personal básico”.

El difector fue condenado como "autor penalmente responsable” de un delito leve de lesiones. Así, ha tenido que pagar una cuota diaria de 5 euros y, en caso de no pagar, un día de privación de libertad por cada dos cuotas insatisfechas. Además, el director del centro tuvo que indemnizar al padre del alumno con 60 euros en concepto de responsabilidad civil.

La Audiencia Provincial sevillana ha desestimado el recurso que puso la defensa del responsable del colegio. Alegó que no existió animus laedendi, es decir, intención de causar daño físico en el alumno, ya que la colleja solo se propinó como método correctivo a un estudiante “indisciplinado” que había sido expulsado con anterioridad del colegio. Pero esto no convenció a la Audiencia, que considera que se trató de una acción violenta. Según ha explicado el padre del estudiante a Diario de Sevilla, quisieron llegar a un acuerdo con el colegio antes de ir a los tribunales. "Nuestro objetivo era evitar la denuncia, pero la dirección ni siquiera nos pidió disculpas”, ha dicho. 

El menor, que se encuentra en otro centro educativo, sufre dislalia, dificultad para pronunciar correctamente los fonemas por alteración de algunos sonidos, y según el padre, tenía "problemas de atención que nunca fueron tratados correctamente, lo que provocó que no progresara en sus estudios”. Desde que se cambió de colegio, el chico aprueba las asignaturas. "Nunca cometió na falta de gravedad para ser expulsado". 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído