La madre encadenada en el Virgen del Rocío denuncia amenazas de los servicios de protección del menor

"Solicité una ampliación de las visitas a mi hijo y por encadenarme me han dicho que no", relata Sara Casas a lavozdelsur.es

Sara Casas, junto a su abogado, a la puerta del Palacio de Justicia de Sevilla.
Sara Casas, junto a su abogado, a la puerta del Palacio de Justicia de Sevilla.

Sara Casas, la madre que se encadenó el pasado 20 de septiembre a las puertas del Hospital Virgen del Rocío, denuncia amenazas de los servicios de protección del menor.

Hace unos días intentó sin suerte ampliar la visita, de una hora cada quince días, a su hijo, que se encuentra tutelado. La Junta de Andalucía le retiró la custodia del menor en el verano de 2020 alegando un desamparo que, tras un informe pericial, ha quedado demostrado que no existía. 

El juzgado de instrucción número 3 de Sevilla acordó el sobreseimiento provisional del caso y el archivo de la causa por la supuesta intoxicación del menor por culpa de su madre. Mientras que llega la resolución final por la que Sara pueda recuperar a su hijo, esta madre de Dos Hermanas sigue luchando por estar cerca de Emilio, un chico que sufre el síndrome de Pierre Robin, una enfermedad rara que provoca parálisis cerebral, malformaciones, paradas respiratorias y anomalías de diverso tipo. 

Por esta enfermedad, un simple resfriado tiene un efecto mucho más grave en Emilio, que ha estado varias semanas ingresado por una intervención quirúrgica por un problema en el estómago. Cuando Sara intentó acceder al Hospital Virgen del Rocío, le prohibieron la entrada. No pudo acercarse a su hijo en un momento tan duro para el menor y no recibió ninguna información sobre el estado de salud de su hijo. 

Emilio ha regresado al referido centro hospitalario y la situación sigue siendo la misma. Incluso ha ido a peor, ya que la denuncia pública realizada por Sara Casas en medios como lavozdelsur.es no ha sido bien acogida desde protección de menores. "Solicité una ampliación de visitas con Emilio y por encadenarme me han dicho que no, que siga viéndolo cada 15 días. Me han amenazado diciendo que deje los medios y las redes sociales. En España tenemos libertad de expresión y no estoy cometiendo ningún delito. Solo quiero ver a mi hijo", destaca a este medio.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído