Nieve sí, surf no: El Palmar sufre un invierno seco "cuando estábamos rompiendo la estacionalidad" del turismo

Los negocios relacionados con el deporte de las olas llevaban años sumando para tener una oferta en los meses de invierno, pero el covid llegó entonces en el momento del cambio. "Este verano no fue malo, pero era un turismo de peor calidad"

Jaime y Alejo, en la puerta de su local Homies, cerrado en El Palmar.
Jaime y Alejo, en la puerta de su local Homies, cerrado en El Palmar. JUAN CARLOS TORO

Cuentan que lo de esperar la ola perfecta toda una vida, eso de las pelis americanas, es más bien cuento. La ola que ha llegado a El Palmar​, el idílico enclave de Vejer, a un paso de Conil, es la tercera. Porque Vejer ha cerrado toda su actividad económica no esencial. De lo no esencial hay poco en El Palmar, un espacio de chiringuitos para el verano y surf para todo el año. Apenas una farmacia o un par de tiendas de alimentación, lo cierto es que este miércoles llegaba un cierre contra el que poco se puede argumentar cuando la tasa de contagios en el término municipal supera el millar.

En paralelo, eso sí, la Junta ha permitido ir a Granada con el salvoconducto del forfait, o ir a practicar caza mayor. La razón: son deportes que se practican con distancia y que suponen un importante impulso económico para unas zonas concretas, que viven de cara a esas actividades. En lo que no cayeron los miembros del Gobierno andaluz cuando defendieron esa medida era en que, específicamente, también estaban definiendo a El Palmar, que en estos meses regalan las mejores olas, cuando el viento pega y las aguas están tranquilas. 

Jaime y Alejo son propietarios de Homies, que apenas empezaban con su actividad hostelera tras dedicarse los primeros años -desde 2013- al surf, con clases y tienda especializada, además del skate, con una U a unos metros de la playa. Llevan décadas en la zona, atraídos por esos momentos de olas, pero verla tan casi solitaria ni siquiera les recuerda a cuando era un paraje. "Son muchos gastos y poca ayuda", lamentan. "Hay gente todo el año. Enero y febrero son los meses más bajos de facturación, pero se nota con turistas alemanes. Nosotros apostamos por desestacionalizar", señalan. El verano ha sido de un turismo de "peor calidad, pero dio para pagar lo que dejó el confinamiento". Y en septiembre volvió a bajar con el nuevo aumento de casos.

Dos de los pocos turistas presentes en El Palmar estos días. FOTO: JUAN CARLOS TORO
Dos de los pocos turistas presentes en El Palmar estos días. FOTO: JUAN CARLOS TORO

"Se está empezando a concienciar para creer en esto. En el Norte, un concejal coge la tabla de surf. Aquí no lo veían. Cuando hay olas se factura", independientemente del momento del año. Las últimas medidas no han supuesto demasiado, explican, porque el confinamiento perimetral ya impidió la actividad, prácticamente, porque los vejeriegos no son especialmente surferos, o no son suficientes. No son los únicos en esta situación. Sí hay algunos turistas en la zona. Entre alemanes o incluso españoles. "Aquí los alquileres no han bajado, se ve movimiento, pero no es suficiente".

"La situación es jodida, pero para todos", dicen sobre Sierra Nevada. "La solución era cerrar todo y ayudar a las empresas". Pero sí que "la caza, la nieve y el surf son al aire libre y creo que deberían dejarlo". Alejo cuenta que cuando ellos mismos se meten en el agua, no viven esos momentos de no pensar en nada. El futuro, la incertidumbre... "No sabemos. Las marcas proveedoras van a lo justo, no producen, no venden". Las dudas del negocio, como no habrá eventos, paraliza toda la cadena.

Otra de las escuelas de surf con actividad paralela es 9 pies, que cuenta con un surf camp, un alojamiento para reunir a las personas que viajan principalmente por deporte. Sería "optimista si viera que las cosas se hacen bien, como que hubiera rapidez en la vacuna, pero la gente cuando pase esto seguirá viniendo", defiende. Sí ve ciertas diferencias en el cumplimiento. "Las normas son para todos y la realidad es que hay personas en Barbate que han llegado con sus fugonetas porque no les dejaban quedarse en Portugal, y las veo sin mascarilla, pero igualmente no me gusta quejarme", matiza.

La suya es una de esas escuelas que se mantenía abierta en invierno, en el esfuerzo por desestacionalizar el negocio. "Pasamos mucho tiempo abriendo y por fin el último año le empezábamos a ver color". Ha llegado el covid cuando más remontaba el surf. 

Sobre las medidas de la Junta sobre la nieve y la caza, le parece que "si hubieran hablado con expertos en deporte y salud" podrían haber mantenido la del surf también, y ve un patrón en el tipo de actividades que permitían. "Les ha faltado el golf, habría sido aún más descarado de lo que ya es". Porque "para nosotros es fácil mantener la distancia, porque las clases son así por el riesgo de golpearse entre tablas, y en grupos pequeños. Hemos estado desinfectando los equipos cada vez que se usan".

Una persona surfea este martes en El Palmar. FOTO: JUAN CARLOS TORO
Una persona surfea este martes en El Palmar. FOTO: JUAN CARLOS TORO

Luego estaría la otra actividad, la que viene junto al surf. "No creo que un surf camp sea más peligroso. Claramente sí hay que reconocer que en los bares la gente puede relajarse más, y es complicado desinfectarse las manos cada vez que un camarero toca un vaso". Por todo eso, puestos a cerrar, "me habría parecido lógico hacerlo antes. Esto es un tira y afloja. Desde el Gobierno central veo muchos parches". E insiste. "Las medidas se toman. Las cumple el que quiere".

Ahora ha puesto en marcha un ERTE. En temporada baja, tiene contratadas a tres personas a jornada completa, y dos a media jornada. "Somos seis, conmigo, que soy autónomo. A mí esta situación me duele. El coronavirus nos ha roto eso que estábamos trabajando de romper la estacionalidad, y que se estaba consiguiendo".

 

Sobre el autor:

Pablo Fdez. Quintanilla

Licenciado en Periodismo y Máster en Comunicación Institucional y Política por la Universidad de Sevilla. Comencé mi trayectoria periodística en cabeceras de Grupo Joly y he trabajado como responsable de contenidos y redes sociales en un departamento de marketing antes de volver a la prensa digital en lavozdelsur.es.

… saber más sobre el autor

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído