Jenaro Jiménez, antes de huir a Paraguay.
Jenaro Jiménez, antes de huir a Paraguay.

Jenaro Jiménez llevaba un año y medio en paradero desconocido tras ser traído de vuelta a España después de vivir una temporada en Paraguay con una identidad falsa.

El empresario gaditano Jenaro Jiménez ha sido detenido en Hungría tras estar unos años en busca y captura por órdenes dictadas por hasta cuatro juzgados, aunque la búsqueda internacional la tramitó el Juzgado de lo Penal número 1 de Cádiz, según informa Radio Cádiz. La historia de Jenaro es casi de película. Fue en 2008 cuando fingió su propia muerte para intentar dar esquinazo a su cuñado, al que había estafado, y así poder empezar una nueva vida en Paraguay. Allí, ni corto ni perezoso, se cambió de nombre y se puso ni más ni menos que Álvaro Domecq.

El origen de la supuesta estafa al que era su cuñado hay que encontrarlo poco antes de su huida al país sudamericano, cuando se quedó con 47.000 euros que le pagó como anticipo para comprar una vivienda, y que usó para iniciar una nueva vida a miles de kilómetros de su casa. Allí estuvo una temporada hasta que fue capturado, traído de vuelta a España, y condenado a dos años de prisión por presuntos delitos de estafa, apropiación indebida y falsedad documental.

De Cádiz salió huyendo dejando atrás a mujer, un niño de once años y otro en camino. También dejó un sinfín de historias para no dormir y un buen número de acreedores, a los que le contaba que la mafia rusa le perseguía, por ejemplo, como publica en su día Diario de Cádiz. Antiguos socios del empresario gaditano le reclaman hasta 646.000 euros, por una parte, y 1,2 millones de euros, por otra, procedentes de varias ventas por las que nunca vieron un euro. También tiene caso abierto por una licencia falsa para una promoción de viviendas en Cádiz.

Poco antes de su huida a Paraguay había contratado quince pólizas, por valor de seis millones de euros, para blindar su posible muerte, un dinero que evidentemente no se pudo cobrar al desaparecer y no haber rastro del cuerpo tras fingir su fallecimiento.

Un año y medio llevaba Jenaro en paradero desconocido cuando la Europol lo ha detenido en Hungría. Ahora deberá responder por las causas que tiene abiertas y además tendrá que cumplir la condena de dos años ordenada por la Audiencia Provincial.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído