El curso del covid acaba en 'suspenso': "Íbamos totalmente a ciegas, tanto nosotros, los estudiantes, como la UCA"

Tres herramientas digitales creadas por andaluces que facilitan la educación 'online'.
Tres herramientas digitales creadas por andaluces que facilitan la educación 'online'.
Los nervios y la ansiedad se han apoderado del alumnado y los docentes de la provincia de Cádiz durante meses. El Covid-19 ha dado lugar a una época confusa en la que la comunidad universitaria se ha visto obligada a adaptarse a la enseñanza digital, con todo lo que ello conlleva. “No ha habido un día que no haya llorado, han sido meses de mucho estrés, no sabíamos qué iba a pasar, la incertidumbre nos invadía y no veíamos apoyo por parte de la universidad”, manifiesta una estudiante del grado de Derecho de la Universidad de Cádiz (UCA). Esta alumna indica las dificultades con las que se ha topado a la hora de afrontar su último año de carrera, que son "la escasa concentración y una desorganización tremenda". Problemas que también ha sufrido una estudiante del Doble Grado de Filología Hispánica y Estudios ingleses de la UCA. En los exámenes, “el tiempo ha sido escaso y las preguntas más ambiguas, sin posibilidad de preguntar a los profesores. Así sin duda es mucho más difícil obtener una nota excelente”. Los fallos técnicos estaban a la orden del día, denuncian. El Campus Virtual dejaba de funcionar inesperadamente y en pleno examen “la página iba lenta porque había muchísimos integrantes, incluso a veces no me permitía acceso a las pruebas". La futura filóloga ha comentado que, en una ocasión, el examene expiró -finalizando inesperadamente-: “muchos suspendieron y no se dieron alternativas”. En su mayoría, los exámenes consistían en cuestionarios online con un tiempo límite marcado por un temporizador. La alumna de Derecho ha criticado el sistema de evaluación de algunas asignaturas en el que se ha descartado la posibilidad de navegar por las preguntas y se ha penalizado por cada respuesta errónea. “Contábamos con un minuto por pregunta, por lo que era bastante complicado reflexionar sobre las posibles respuestas, creo que han realizado exámenes en los que prácticamente no se podía pensar”, ha manifestado. La estudiante del doble grado comparte este pensamiento con su compañera y ha añadido que “no daba tiempo a leer los enunciados, era más importante la rapidez y la agilidad lectora antes que el comprender el examen”. El área de conocimiento ha sido indiferente, señalan. Estas sensaciones también han salido a la luz entre aquellos que se forman como sanitarios. Una estudiante de la Facultad gaditana de Enfermería y Fisioterapia ha notado una gran diferencia entre hacer un examen online y de forma presencial. En la clase, “puedo administrar mi tiempo, es decir, puedo dedicar siete minutos a una pregunta y veinte segundos a otra, según lo que necesite”. Por otra parte, las jóvenes lamentan que el "caos generalizado" se haya reflejado en una mayor dificultad de las pruebas pese a las recomendaciones de flexibilidad dadas por el Gobierno. Según sostienen las tres alumnas, las preguntas eran muy rebuscadas para que no tuviesen posibilidad de copiar. Un asunto que ha supuesto un quebradero de cabeza para muchos, y es que “se han preocupado más por que no copiásemos que por que aprendiéramos realmente los conceptos”. El afán por la vigilancia ha derivado en menos tiempo y más nivel para la realización de las pruebas, y aun así, la alumna de Derecho ha reconocido que algunos de sus compañeros han completado sus exámenes en grupo. A su vez, para el profesorado tampoco ha sido tarea fácil. “Me consta que a muchos compañeros les ha costado adaptarse, porque seguían impartiendo la docencia como en el siglo pasado” ha expresado Milagros Huerta, profesora de la Escuela Superior de Ingeniería de la UCA. La profesora ha explicado que, desde el primer momento, la UCA ha convocado cursos de Innovación Docente para el aprendizaje de las nuevas tecnologías. “Espero que todo el esfuerzo que están haciendo aquellos que antes no se habían “digitalizado”, no se pierda cuando finalice esta situación”.

Huerta asegura que la Universidad de Cádiz “ha procurado darles todas las facilidades posibles a los alumnos y que las decisiones que se tomaran favorecieran al mayor número de personas posible”.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído