Adiós a la Verja: el Gibraltar que viene será más europeo que británico a efectos burocráticos

A falta de la firma del nuevo Tratado, todas las partes ratifican ya verbalmente un acuerdo que aún deja dudas prácticas: los británicos usarán pasaporte para entrar en el Peñón, pero no se ha dado a conocer como lo controlará España

Vista del Peñón de Gibraltar desde La Línea. FOTO: JUAN CARLOS TORO
Vista del Peñón de Gibraltar desde La Línea. FOTO: JUAN CARLOS TORO

Aún falta un Tratado que lo ratifique, pero hay acuerdo, y sobre él se han pronunciado tanto las autoridades europeas como británicas y españolas. Faltaban horas para el Brexit, una carrera diplomática que ha resuelto flecos abiertos por años y que, finalmente, para éxito de las tesis de los de Boris Johnson, la precipitación y el poner fin a las patadas adelante iban a suponer en la práctica que los acuerdos se hicieran finalmente inaplazables. Y así ha sido para las cuatro partes involucradas en el Brexit de Gibraltar, la última colonia europea y un motor económico para los municipios gaditanos de alrededor.

No era fácil. Porque estábamos ya a 31 de diciembre. No era fácil tampoco porque la amenaza de la variante del coronavirus detectada por Londres y presente en Gibraltar desde noviembre complicaba la situación. Pero, por fin, en un acuerdo histórico, Gibraltar queda, paradójicamente, más integrada en Europa tras el Brexit y más alejada del Reino Unido. 

Algunas de las claves las adelantó la ministra de Asuntos Exteriores del Gobierno de España, Arancha González-Laya, al mediodía de ese 31. Las cuatro partes (Madrid, Londres, Bruselas y el Gobierno de Gibraltar) dejaban un acuerdo que contentaba a todos y abre un nuevo escenario. La Verja, impuesta en 1909, y que estuvo cerrada durante algunos años del Franquismo y la Transición, pasa a ser historia. La clave es la siguiente: Gibraltar no será ya un territorio ajeno al Espacio Shengen, el de movilidad abierta entre países que ratifican ese tratado dentro de la UE y naciones amigas (ejemplo claro, El Vaticano). 

De esa forma, lo que ahora tiene control es lo que entra en Gibraltar desde otros territorios, incluyendo el propio Reino Unido. España será el responsable de controlarlo, aunque eso deja aún ciertas dudas sobre su puesta en marcha, como que la propia Policía española tuviera competencias en el aeropuerto gibraltareño. Pero es parte de ese acuerdo. "Se aplica Schengen a Gibraltar con España como miembro responsable, lo que permite suprimir los controles entre Gibraltar y España", explicaba Laya este 31.

Por tanto, la reja se desplaza unos kilómetros, hacia todo lo que suponga entra en Gibraltar, y no entre Gibraltar y La Línea. Es un constructo jurídico con pocos precedentes en lo que se supone es el Derecho Internacional, porque se da competencia a un tercer país, España, para ser responsable de lo que pase en Gibraltar, sin que la soberanía cambie de manos, pues ha sido directamente reivindicada con este acuerdo por Boris Johnson.

Pero la situación de Gibraltar era especial. Parte de su economía existe por su posición estratégica, y si el riesgo para miles de familias linenses era grande, no lo era menos para los gibraltareños, que votaron masivamente contra el Brexit. Es más práctico, entienden las autoridades, controlar a quien venga de Londres que a quien lo haga desde La Línea. Y todo porque, no hay que olvidar, Gibraltar no era espacio Schengen mientras el Reino Unido fue Unión Europea, algo que oficialmente ha dejado de serlo desde este día 1. 

"El resultado práctico en la frontera es que se derriba la Verja", insistía Laya, aclarando que con lo pactado "se facilita enormemente la movilidad pero con seguridad", en virtud de las normas que estipula Schengen, y defendiendo que se trata de "un buen acuerdo" que responde "de una manera muy rotunda a las demandas de nuestros ciudadanos". En el caso del Peñón, ha añadido, la mayor dificultad estriba en "la movilidad de los ciudadanos, no es tanto una cuestión de fluidez del tráfico de mercancías" como puede ser el caso de Irlanda del Norte. No obstante, ha aclarado que los británicos que viajen al Peñón tendrán que usar su pasaporte, ya que en un futuro estarán entrando en el espacio Schengen, del que Reino Unido no es Estado parte.

Además, ha recalcado que "todo esto se hace sin perjuicio de las prestensiones irrenunciables" respecto a la soberanía de Gibraltar del Gobierno español, como también del Gobierno británico, "que han quedado salvaguardadas" con lo negociado. Por otra parte, la ministra ha indicado que ya ha informado al presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, del acuerdo dada "la importancia que este tema tiene para la comunidad andaluza y en particular para el Campo de Gibraltar" y ha adelantado que prevé hacer lo propio esta tarde con los portavoces de todos los grupos en la Comisión de Exteriores del Congreso, ante la que tiene previsto comparecer para dar todas las explicaciones.

Por su parte, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha celebrado el principio de acuerdo. "Iniciamos una nueva etapa. Alcanzamos un principio de acuerdo con Reino Unido sobre Gibraltar que nos permitirá eliminar barreras y avanzar hacia una zona de prosperidad compartida. Firmeza en los principios, progreso para la ciudadanía", ha escrito en su Twitter.

Entretanto, el ministro de Exteriores británico, Dominic Raab, ha confirmado el principio de acuerdo. En un comunicado, ha indicado que junto con el ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, se ha alcanzado un acuerdo con España sobre "un marco político que siente la base de un tratado separado entre Reino Unido y la UE relativo a Gibraltar". Dicho acuerdo, ha añadido, será remitido a la Comisión Europea para "iniciar las negociaciones del tratado formal".

Mientras esto ocurre, ha precisado el ministro de Exteriores británico, "todas las partes están comprometidas a mitigar los efectos del fin del periodo de transición sobre Gibraltar y en particular garantizar la fluidez en la frontera, que claramente es algo que va en el mejor interés de las personas que viven a ambos lados". Por otra parte, Raab ha reiterado el apoyo del Gobierno británico "a Gibraltar y su soberanía", al tiempo que ha agradecido a su homóloga española, Arancha González Laya, y su equipo su "enfoque positivo y constructivo" en la negociación. "Tenemos una relación cálida y fuerte con España y estamos deseando construir sobre ella en 2021", ha remachado

En la misma línea se ha pronunciado el primer ministro, Boris Johson, quien ha celebrado en Twitter el acuerdo "sobre la futura relación de Gibraltar con la UE". "Reino Unido siempre ha estado y siempre estará totalmente comprometido con la protección de los intereses de Gibraltar y su soberanía británica", ha recalcado.

Sobre el autor:

lavozdelsur.es

… saber más sobre el autor

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído