Voluntarios por otro mundo cree que el reparto de subvenciones a ONG es "injusto"

La asociación que preside José Chamizo, que atiende en la ciudad a 14 jóvenes inmigrantes extutelados por la Junta, lamenta no haber sido elegida entre las 51 ONG a las que el Ayuntamiento ha repartido más de 600.000 euros. "Desconocemos la razón, no sabemos cómo han sido elegidas"

La asociación Voluntarios por otro mundo, que nació bajo el paraguas del ex Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, y que lleva trabajando en la ciudad desde finales del año pasado, lamenta no haber sido "elegida" por el Ayuntamiento entre las 51 ONG a las que ha repartido más de 600.000 euros en subvenciones sin convocatoria pública a través de diversos convenios. "Nuestra asociación no ha sido elegida", aseguran desde Voluntarios por otro mundo. "Desconocemos la razón, no sabemos cómo han sido elegidas", por lo que piensan que "el método es injusto, ya que no da la oportunidad de presentar proyectos desde la transparencia y la igualdad de oportunidades". La ONG que preside Chamizo apunta: "Lo que sí constatamos son que los recortes están reduciendo la capacidad de intervención, cada vez menos programas de prevención en los barrios, menos trabajadores y educadores sociales, mas privatización de los servicios sociales, no aumentan los profesionales de los servicios sociales cuando en estos momentos son más necesarios que nunca".

"Mucho humo, muchos planes, papel mojado... Lo que hace falta son más recursos sociales, mas profesionales y más atención desde lo público si queremos hablar de Estado de bienestar", apuntan. La ONG da cobijo a 14 jóvenes inmigrantes extutelados por la Junta, que "dejan de deambular por nuestras calles" gracias a su ayuda. A final de octubre fueron cuatro los jóvenes, procedentes de Marruecos y Senegal y con edades entre 18 y 20 años, que estrenaron un piso en la zona Sur cedido por la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía (AVRA) y amueblado por la empresa de muebles sueca Ikea. Un piso que, como aseguró el propio Chamizo, complementa a otro que tienen en La Pita.

Para los jóvenes que atiende Voluntarios por otro mundo, "su único espacio es la calle" y todos ellos están inmersos en procesos de inserción. "No es fácil la tarea pero el reto merece la pena, sacar de la exclusión social a estos jóvenes requiere de mucha paciencia, esfuerzo y positividad, ya que su edad, la situación económica y social de nuestra ciudad hacen esta labor más difícil todavía", asegura la ONG. "Desde Voluntarios por otro Mundo estamos haciendo un gran esfuerzo para que estos jóvenes no terminen en la calle. Sólo compartiendo podremos ayudar a que estas situaciones no se den, sólo apostando por la justicia social estas situaciones no se darían, cuando pones rostro a una persona que de la noche a la mañana pierde todos sus derechos esto no nos puede dejar inmóviles. Hay que actuar aunque esto nos complique la vida, no nos cansaremos de denunciar estas injusticias", apuntan.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído