Varias personas disfrazadas por Halloween, en una imagen de archivo.
Varias personas disfrazadas por Halloween, en una imagen de archivo.

El gasto medio de los disfraces para Halloween está entre los 33 y los 36 euros según sea para hombres y mujeres y de 24 para los niños, según la Unión de Consumidores.

Se acerca noviembre y muchos en sus casas ya están pensando en Halloween, esa festividad importada de los países anglosajones que dejó de lado los tan jerezanos Tosantos por el “truco o trato” y el disfraz de vampiro, monstruo o de cualquiera de los asesinos en serie de las películas de terror americanas.

Pero ¿cuánto cuesta disfrazarse en condiciones para Halloween? Según la Unión de Consumidores de Cádiz, el gasto medio en el disfraz para los hombres es de 33 euros, de 36 para las mujeres y de 24 para los niños. Si se quiere ir a lo barato –y cutre- el gasto se reduce hasta los seis euros en los disfraces para los adultos y hasta los cinco en los de los niños, pero si se quiere lucir un disfraz que nos haría pasar a la perfección por el mismísimo Freddy Krueger o por la propia Morticia Adams la broma nos podría salir entre los 75 euros del disfraz infantil, los 105 del adulto masculino y los 110 del adulto femenino.

Complementos como pelucas –entre 5 y 45 euros- o máscaras –de los 6 a los 80 euros- son otros gastos importantes, por lo que desde la Unión de Consumidores recomiendan reciclar a la hora de disfrazarnos para la noche de Halloween.

Igualmente, la asociación da otra serie de recomendaciones como conservar siempre las facturas, tickets o justificantes de compra para una posterior reclamación. Éstos deben contener siempre el nombre del producto, su precio, la fecha de adquisición y el nombre y el CIF (Código de Identificación Fiscal) del establecimiento.

Los disfraces destinados a menores de 14 años son considerados juguetes y deben tener la marca de la CE y el nombre y dirección del fabricante, las advertencias de uso y un código que permita identificar el juguete. Asimismo debemos fijarnos en que la etiqueta garantice que los tejidos tienen una combustión lenta y no contienen piezas pequeñas o peligrosas para el menor. Para evitar caídas o lesiones el disfraz debe adaptarse al cuerpo del menor y sus accesorios (bastones, espadas, cuchillos…) deben ser blandos y flexibles.

Cuando compremos una máscara tendremos que fijarnos en que está hecha con materiales transpirables y que los agujeros para los ojos permiten una visibilidad completa y que los orificios de la nariz permiten respirar con facilidad.

Por otro lado, si vamos a usar peluca debemos comprobar que está fabricada con materiales ignífugos y si preferimos el maquillaje, en su etiquetado debe aparecer, como mínimo, el nombre del producto, el del fabricante, la fecha mínima de caducidad, el número de lote y sus componentes. Es importante también que el maquillaje sea hipoalergénico y sobre todo que no contenga plomo, un material tóxico para la piel y la salud.

Como precaución, se puede aplicar el producto en una pequeña proporción en alguna parte del cuerpo, como el dorso de la mano, y si al cabo de un rato se comprueba que no ocasiona ningún efecto adverso, aplicarlo con normalidad.

Asimismo postizos como narices, verrugas, barbillas, bigotes, barbas y demás deben estar testados dermatológicamente para no producir alergias.

Si vamos a usar dentaduras o cualquier otro objeto que se introduzca en la boca debemos verificar que no contengan elementos químicos perjudiciales para la salud, pues muchos pueden llevar plomo. Además, las cápsulas con productos viscosos que simulan sangre tienen que estar perfectamente etiquetadas y sus ingredientes deben ser aptos para la salud.

Si nuestra idea es usar lentillas de colores debemos de tener en cuenta que estos accesorios solo deben adquirirse en un establecimiento de óptica y han de ser adaptados y supervisados por un óptico u optometrista. Asimismo, hay que tener cautela con los pegamentos de ciertas pestañas postizas, pues pueden provocar irritaciones en ojos y piel.

También la Unión de Consumidores de Cádiz pide inspecciones exhaustivas por parte de las administraciones públicas con competencia en materia de Consumo con el fin de evitar, de manera preventiva, que haya productos inseguros en el mercado. Así, critica que en años anteriores no se hayan efectuado esos controles por la merma que las políticas de Consumo han tenido a lo largo de todos estos años.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído