DSC_0499.jpg
DSC_0499.jpg

Trabajadores y residentes de la residencia de ancianos SAR Quavitae, de Montealto, denuncian los recortes que desde 2010 han empeorado la calidad laboral y de vida de unos y otros. Con 105 ancianos, la empresa ha suprimido desde el día 1 de enero la enfermera de noche y anuncia, además, un ERTE contra parte del colectivo de auxiliares

A punto de cumplir los 75 años, Andrés Soler, que lleva los últimos seis años y medio en la residencia para mayores SAR Quavitae, de Monte Alto, afirma que desde 2010 tanto él como sus compañeros han notado “una diferencia, a peor, en todos los conceptos”. El motivo, los recortes que la empresa, con plazas concertadas con la Junta, ha ido llevando a cabo desde entonces y que repercute en la calidad de vida de los 105 residentes.

Por eso, en la mañana del viernes, una veintena de personas, entre personal y residentes, se han concentrado a las puertas del centro para denunciar la situación por la que pasan y que, además, se puede agravar si se lleva adelante el Expediente de Regulación de Empleo Temporal (ERTE) que la empresa tiene pensado llevar a cabo contra el colectivo de auxiliares, en concreto unas 20 personas, que además es la que soporta la mayor carga de trabajo.

Sebastián del Toro, presidente del comité de empresa, afirma que de esta manera, SAR Quavitae reduciría “unas 8.000 horas laborales” para ajustar al mínimo el ratio que establece la Junta, si bien afirma que “con ese mínimo ya tenemos a los residentes muy deteriorados”, debido al nivel de dependencia que tienen la mayoría de ancianos y a la excesiva carga de trabajo que soportan los empleados.

Así y todo, los problemas no son nuevos. Ya en 2010 empezaron los recortes, y de hecho la empresa presentó un ERTE aunque por entonces se logró evitarlo gracias al esfuerzo de los trabajadores, que redujeron en media hora su  horario laboral y, por ende, la parte proporcional del sueldo. Sin embargo, en 2011 y en 2012 hubo despidos para ajustar la plantilla a la ocupación del centro, mientras que en 2013, de manera voluntaria, los trabajadores volvieron a bajarse sus emolumentos un 6 por ciento.

Lo más grave, según denuncian empleados y residentes, es la supresión, desde este pasado 1 de enero, de la enfermera del turno de noche, por lo que el centro se queda, en horario de 21 a 7, con sólo dos auxiliares para 105 residentes. “¿Y qué pasa si nos ocurre algo a alguno? Nos tendría que llevar al hospital una de las auxiliares y encima se quedaría sólo una para todos”, lamenta Aquilino Borrego, de 80 años y también residente de SAR Quavitae.

Eso sí, los ancianos no tienen palabras para agradecer el trato del personal. "Si les tuviera que poner una nota del 1 al 10, les pondría un 15", afirma Andrés Soler.

Este medio ha intentado ponerse en contacto con la dirección del centro, pero sin suerte, ya que desde la clínica afirman que la directora se encuentra de vacaciones hasta después de las fiestas navideñas.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído