La edil ha hecho un balance positivo de la celebración del Carnaval y revela que el problema de la falta de ambiente en el concurso puede deberse a que el 60% de las entradas, tanto en taquilla como en internet, las compra gente de fuera.

La concejala de Fiestas, María Romay, ha hecho un balance muy positivo del recién acabado Carnaval, tanto en lo referente al COAC como a la celebración en las calles. Asimismo, se ha mostrado muy satisfecha con la oferta de las actividades en diferentes puntos de la ciudad. La semana de Carnaval "ha transcurrido sin grandes incidencias", aunque sí ha lamentado los problemas suscitados por algunos vecinos que se han manifestado contra la fiesta lanzando cubos de agua a las agrupaciones e incluso vaciando extintores sobre ellas. "Algunos vecinos no entienden que esta es la fiesta grande de la ciudad y que además es un motor económico importante para la misma". También ha reconocido la falta de coordinación entre el servicio de limpieza y la Policía Local en la noche del viernes, cuando se desalojaron las calles del barrio de La Viña. El equipo de gobierno ha pedido perdón por ello y ha asegurado que "no volverá a pasar".

En cuanto a las críticas externas que ha recibido este año el carnaval gaditano, tanto por parte de asociaciones como de medios nacionales, Romay ha apuntado que “forma parte de la idiosincrasia del Carnaval". "Yo creo que cuando una agrupación sale al escenario a decir lo que quiera, también se expone a que el público que los escuche dé su opinión". Partiendo de esta línea de críticas ajenas a la fiesta también se encuentra la polémica que levantó el disfraz de diosa Gades elegido por la edil el día de la Final. Reconoció que le "entristece que un disfraz en pleno siglo XXI dé tanto que hablar, que la representación del cuerpo desnudo siga dando tanto pudor y tanto miedo. Pena es lo que siento cuando veo la repercusión que ha tenido esto por unas cuestiones totalmente patriarcales y machistas".

De este modo, admite que puede aceptar "que guste o no", pero no "que se entre a valorar si la desnudez en una concejala es apropiada porque eso no entra en el debate, ya que es la intención de gente que ha venido a hacer daño, más que a otra cosa". "Yo creo que la mujer ha venido al Carnaval de Cádiz para quedarse. Me gusta pensar que no sólo las que cantan forman parte activa del carnaval, sino también quienes nos disfrazamos, hacen disfraces, atrezzos... la gente que circula en torno a todo esto de lo que voy a seguir siendo parte activa". 

Ha pedido comprensión a los vecinos molestos con los efectos nocivos de la fiesta: "Esto es un motor económico importante".

En relación a la polémica sobre la falta de ambiente del Gran Teatro Falla -provocado en cierta parte por la gran afluencia de público foráneo- la edil asegura que el ambiente es mejorable, ya que "ha habido momentos en preliminares, e incluso en cuartos, muy fríos". Ha señalado que debe haber un "arduo trabajo" para garantizar tanto "el derecho de todas las personas que quieren venir a disfrutar de algo que ya es de todos como es el carnaval de Cádiz" como para "no perder el protagonismo de nuestra fiesta y que nosotros sigamos decidiendo cuál es el camino de la misma".

El dato más revelador sobre este debate se encuentra en que "alrededor del 60% de las entradas, tanto en taquilla como en internet, las compra gente de fuera". Siguiendo en el ámbito del concurso, también ha valorado positivamente el nuevo sistema de clasificatorias sin puntuación. "El cambio permite escuchar a todas las agrupaciones en igualdad de condiciones, sin tener que puntuar desde el primer momento. Podemos estar de acuerdo o no con el fallo, pero el jurado finalmente ha podido dar el fallo que quería dar, no como otros años donde las puntuaciones han jugado malas pasadas de una fase a otra". 

Por su parte, el concejal de Seguridad Ciudadana, David Navarro, ha señalado la ausencia de incidentes de gravedad durante el desarrollo de la fiesta. Se ha procedido a realizar diversas intervenciones e inspecciones en locales de alimentación y hostelería, inspeccionándose la actividad que realizaban y comprobando que se correspondía a lo contemplado en sus licencias, así como también se han realizado de igual forma el control de la ocupación en la vía pública. En total, se han formulado 156 denuncias a todas las infracciones detectadas.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído