Pedro Sánchez: el 'obrero' al que avala la militancia

El candidato a la secretaría general del PSOE vuelve a Jerez tras hacerlo como aspirante a la presidencia del Gobierno con la idea de "dejar atrás los tiempos en los que cuatro o cinco decidían todo"

Pedro Sánchez recibe un baño de masas en un mitin celebrado en Jerez durante las primarias. FOTO: JUAN CARLOS TORO.
Pedro Sánchez recibe un baño de masas en un mitin celebrado en Jerez durante las primarias. FOTO: JUAN CARLOS TORO.

“Sé que las ventanas se pueden abrir / cambiar el aire depende de ti / te ayudará, vale la pena una vez más”, suena por la megafonía del salón de actos del Club Nazaret minutos antes de la aparición de Pedro Sánchez. El Color esperanza de Diego Torres es la banda sonora elegida para la vuelta del ahora candidato a la secretaría general del PSOE a Jerez, casi un año después de su última visita, a los Museos de la Atalaya, como candidato a la Presidencia del Gobierno. ¡Cuántas cosas han cambiado desde entonces! La pérdida de diputados con respecto a las primeras elecciones generales puso a Pedro Sánchez en el punto de mira del aparato del partido, que terminó provocando su dimisión en octubre, fecha desde la que lo dirige una gestora. Ahora vuelve a empezar con unas primarias en las que se enfrenta a su gran archienemiga interna Susana Díaz —aunque en público guarden las formas— y a un Patxi López que es el que menos apoyo tiene de los tres pero cuyos votos pueden ser decisivos el próximo 21 de mayo, cuando se conocerá el nombre del próximo secretario general de los socialistas.

La apuesta de Pedro Sánchez para recuperar el máximo puesto de responsabilidad del PSOE es clara: situarse a la izquierda del PP. Su mitin, que llena el salón de actos del Club Nazaret no se parece en nada al protagonizado por Susana Díaz, también en Jerez, hace unos días. Ella, rodeada por cargos importantes, tanto a nivel provincial —Irene García o Araceli Maese—, como local —la alcaldesa Mamen Sánchez, el resto del gobierno local; y la diputada Miriam Alconchel—, además de cargos autonómicos —Fernando López Gil, delegado del Gobierno de la Junta en Cádiz; o Manuel Jiménez Barrios, vicepresidente de la Junta— y diversos alcaldes de la provincia. Él, con militantes, y pocos cargos en activo —a excepción del alcalde de San José del Valle— y algún que otro integrante de la vieja guardia del PSOE jerezano.

Por eso Pedro Sánchez se llena la boca hablando de la militancia. No le queda otra, el aparato del partido está con Susana. A pesar de eso, la presidenta de la Junta “sólo” ha conseguido 6.200 avales más que Pedro Sánchez, algo por lo que saca pecho el propio Sánchez y sus teloneros en el acto. “No vamos a celebrar nada aún… ¡pero estoy seguro de que vamos a ganar estas primarias!”, dice el candidato, eufórico, al comienzo de su intervención, en la que apuesta por “dejar atrás los tiempos en los que cuatro o cinco decidían todo, este debe ser el partido de la militancia”. Habla de regeneración democrática, de memoria histórica, de la eutanasia o de feminismo, e incluso promete una dirección del PSOE paritaria si recupera la secretaría general y mayor influencia de los alcaldes y alcaldesas en las decisiones del partido. Sabe que por ahí pasan sus opciones de derrocar a la baronesa Díaz.

Pedro Sánchez, ahora, se sitúa frente al PP. Lo pone en el centro de la diana y lo ataca para hacer ver que, con él dirigiendo el PSOE, no se habrían abstenido —lo que en la práctica devolvió el Gobierno al PP de Rajoy— y estarían haciendo una oposición más incisiva. “No soy presidente del Gobierno porque puse unas condiciones que Pablo Iglesias no aceptó, y otros dieron el PSOE al PP gratis”, apunta, pero matiza luego: “¿Estamos diciendo que Susana defiende un PSOE derechizado? No, simplemente no han entendido el cambio político de nuestro país”. Por eso quiere que Mariano Rajoy sea “el Richard Nixon de la democracia española” y que, como el que era presidente de EEUU en los años 70, tenga que dejar el cargo. “Quiero ganar para que sea la última vez que un secretario general tenga que dimitir por cumplir con la palabra de la militancia”, sostiene Sánchez ante el jolgorio de los presentes.

Al candidato socialista lo telonea una ex concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Jerez, África Becerra, quien anima a iniciar “la reconquista del PSOE para la militancia” y a tener un “programa progresista, de izquierdas, valiente”. También Carlos Benítez, de las Juventudes Socialistas de Jerez, quien defiende que “aquí no viene la gente amarrada y sí con ganas de cambio”, así como Antonio González, alcalde de San José del Valle, que apunta: “Somos muchos más alcaldes los que te apoyamos pero el miedo puede, yo no vivo de la política, por eso no tengo miedo”, recogiendo de primera mano la idea de que se está sometiendo a presiones a muchos militantes para que voten una determinada candidatura. El remate del acto lo pone La Internacional, el himno obrero por excelencia, que deja a las claras la intención de Pedro Sánchez. ¿Logrará agruparlos a todos en la lucha final?

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído