Las primeras incondicionales del cantante madrileño ya guardan cola para coger el mejor sitio en Chapín. Son sevillanas y antes de llegar a Jerez ya presenciaron su concierto de Málaga y además irán al de Huelva.

Pasadas las tres de la mañana de este miércoles ya estaban plantando sus sillas de playa delante de la puerta 14 de la grada de Preferencia de Chapín. Acababan de llegar de Málaga, donde Alejandro Sanz, su ídolo, triunfaba una noche más en otro de sus conciertos de la gira Sirope. Las sevillanas Rocío, 21 años, Inma, 35 y Montse, 43, éstas dos últimas hermanas, son las primeras fans del cantante madrileño que hacen cola para ser las mejores colocadas sobre el césped del estadio a eso de las diez de la noche de este viernes, cuando el cantante salga al escenario para entonar las letras de su primer tema. Pero antes estarán en Huelva, donde actúa este jueves 28. Allí, cogiendo sitio en la cola de la capital onubense están Macarena, la madre de Rocío, y Lola, otra amiga. Y a su vez, para que no pierdan su sitio en la cola de Chapín estará Begoña, 36 años, jerezana, amiga de ellas y otra incondicional de Sanz. Lo tienen todo perfectamente planificado.

Dicen que sarna, con gusto, no pica, y a ellas eso de hacer más de 48 horas de cola no les importa, haga frío o calor. “Es un gustazo verlo en primera fila y que te haga de todo”, dice Rocío, que recibe inmediata contestación de Inma: “Bueno, de todo, todo, no...”. “Pues yo le dije ayer que le comía todo”, responde con sorna de nuevo Rocío, que conoció a sus compañeras de fila, cómo no, en un concierto de Sanz en Marbella. La jerezana Begoña, por su parte, recuerda que hace 20 años que el cantante no actúa en Jerez. “Fue en abril del 96, en un concierto de los Cuarenta Principales en Ifeca y le lanzaron una botella…”

En Málaga, las cinco amigas tiraron de bocadillos y de las duchas de la playa para asearse. En Jerez, al menos, tendrán la casa de Begoña, aunque los bocadillos seguirán formando parte de su dieta. No está la cosa para gastar mucho más dinero. Reconocen que entre las entradas de los tres conciertos y lo que ya se habían gastado previamente yendo a las grabaciones del programa La Voz, donde el cantante es uno de los coach, se habrán gastado unos “500 ó 600 euros”. “Y ahora tenemos pensado ir a las batallas de La Voz y lo mismo vamos a verlo a Madrid el 5 de diciembre, que acaba la gira”, apunta Rocío.En sus casas, sus padres, maridos e hijos llevan su pasión por Alejandro Sanz como medianamente pueden. “Mi padre dice que tiene celos de él”, señala Rocío. Montse, que pidió las vacaciones coincidiendo con las fechas de estos tres conciertos y reconoce que en su casa apenas se escucha otra cosa que no sean temas suyos. “A mi hijo lo tengo aburrido”.

Ellas, que además pertenecen al club de fans del cantante, cuentan orgullosas: "Ya tenemos un trato de familiaridad con él y se ríe mucho con nosotras”. “Son tantos conciertos en los que nos ve en primera fila que ya sabe quiénes somos. ¡Hasta nos retuitea y nos felicita los cumpleaños!”. Eso sí, apuntan que su pasión por el cantante se queda en los conciertos. “Nosotras vamos a cantar, bailar y chillar”, dice Rocío. “Las hay peores, que hasta duermen en su mismo hotel o van a buscarlo a su casa”, explica Montse.

¿Pero con qué Alejandro Sanz se quedan? ¿Con el de sus inicios o con el actual? “Me gusta tanto antes como ahora. Yo cada vez que lo veo me parece más guapo”, bromea Inma. Lo que sí tienen claro es que “en cada concierto se viven momentos diferentes. Aquí en Jerez espero que cante unas bulerías. ¡Y en Huelva a ver si nos tira unas gambas!”

Sobre el autor:

Jorge Miró

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído