Tras la polémica por la desaparición de la celebración de la Alameda Vieja, el gobierno local se plantea retomar la antigua feria de septiembre en 2017.

La Feria de la Vendimia podría volver al parque González Hontoria 34 años después de su última edición. El gobierno municipal, según ha podido saber lavozdelsur.es, se ha planteado seriamente esta posibilidad para el año próximo después de que la desaparición de la Feria Gastronómica de la Alameda Vieja del cartel de las Fiestas de la Vendimia haya sido acogida como un gran fiasco entre la opinión pública. Tras cinco ediciones, muchos ya vieron esta celebración como un remedo o un intento de recuperación de la mítica Feria de la Vendimia del González Hontoria. Las casetas de restauradores jerezanos, el colorido, la iluminación, los farolillos y actuaciones musicales de este evento que promovía una empresa privada en el céntrico enclave tuvieron un enorme boom en sus primeras ediciones.

Pese a la precariedad con la que el entonces gobierno local del PP autorizó la instalación —con serios problemas de salubridad y seguridad, algo que denunciaron hosteleros del centro—, esta cita no solo salió adelante sino que logró el respaldo masivo de jerezanos y visitantes. La última edición, con 16 casetas y marcada por el mal tiempo, ya supuso un serio toque de atención acerca de si el modelo ofrecía síntomas de agotamiento. Aun así, Ayuntamiento, organización y caseteros valoraron de forma positiva el evento, y empezaron a pensar en mejorarlo con vistas a este 2016. Sin embargo, este año no ha habido acuerdo y la feria viajará a la vecina El Puerto. La excusa para justificar la renuncia a la celebración ha estado en la Fiesta de la Bulería. El espectáculo flamenco tendrá lugar en el mismo espacio público y las labores de desmontaje de escenario e infraestructuras obligaban a retrasar el inicio de la Feria Gastronómica. La realidad, comentan fuentes que han participado en el evento, es que la dura competencia hostelera en el centro, el aumento del canon por participar, las estrecheces y pocas posibilidades del recinto y, sobre todo, el cambio de gobierno han acabado definitivamente con esta fiesta.

Muchos no han tardado en asegurar que hay un trasfondo político tras la decisión. Y lo cierto es que no solo ese trasfondo es político sino también, han asegurado fuentes municipales a este medio, económico. Sin ir más lejos, en sus cuatro primeras ediciones el ejecutivo de la exalcaldesa María José García-Pelayo no cobró tasa alguna por utilización del espacio público a la promotora de la Feria, algo idéntico a lo que sucedió también con la Ciudad del Hielo que se instaló en Navidad en el Hontoria. Con la llegada del PSOE a la Alcaldía, en junio del pasado 2015, el Ayuntamiento exigió “unos 2.500-3.000 euros” a la promotora en concepto de tasa por ocupación de la Alameda Vieja, a lo que ésta accedió, “abonándolo en dos veces”.

Este año, relatan las mismas fuentes, “su idea era trasladar la Feria al Hontoria, con más espacio y oportunidades de negocio, y recuperar verdaderamente la Feria de la Vendimia”. Pero claro, matizan, “ellos iban a cobrar por poner la caseta a los hosteleros, pondrían atracciones, que pagarían la luz, y el Ayuntamiento encima cedería el espacio público gratis. Para eso, ¿por qué no lo hacemos desde el Ayuntamiento”. A partir de esa pregunta se ha abierto el debate sobre si sería positivo y rentable recuperar la añorada feria jerezana de septiembre.

La desaparición de esta gran fiesta jerezana en 1983, casi coincidiendo con la restauración democrática en la ciudad, siempre se ha lamentado en corrillos y tertulias de la ciudad. Con gran proyección internacional, dado que se dedicaba a un país o zona geográfica concreta, especialmente ligada al vino, lo que siempre nos han explicado de la feria de septiembre es que era un reflejo en pequeño de la Feria del Caballo, y que estaba destinada sobre todo a las clases populares, que podían darse este lujo al concluir el verano gracias a su trabajo en la vendimia. Pese al recuerdo nostálgico de aquella feria previa al otoño, que se celebró desde 1948, lo cierto es que su supresión por decreto municipal también tuvo mucho que ver con su propio declive, anclada casi como en feria de escaparate para el jerez y alejada del gran público. En aquel momento, el gobierno tripartido de izquierdas decidió que lo mejor era dar carpetazo a la Feria del Hontoria y concentrar las fiestas en torno al nacimiento del vino en el centro. Acoje, la organización que defiende los intereses de comerciantes y hosteleros en el centro, ya ha dejado claro que su apuesta es ofrecer una feria urbana en septiembre, en el corazón de la ciudad, similar a la que se vive en Málaga cada verano. ¿Podrían ser compatibles ambos proyectos en el futuro?

Sobre el autor:

Paco Sánchez Múgica

Periodista, licenciado en Comunicación por la Universidad de Sevilla, máster de Urbanismo en el IPE. Antes en Grupo Joly (2004-2012), Desde 2014 soy socio fundador y director de lavozdelsur.es. Miembro de número de la Cátedra de Flamencología; colaboro en Guía Repsol; y coordino la comunicación de la Asociación de Festivales Flamencos. Socio de la Federación Española de Periodistas (FAPE).

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído