Jerez se queda sin el centro de reparación de aviones que iba a generar 200 empleos

La empresa se llevará el proyecto a Portugal o Marruecos y el aeropuerto pierde la inversión prevista de 20 millones, para apostar por la de una fotovoltaica

El aeropuerto de Jerez, en una imagen de archivo
El aeropuerto de Jerez, en una imagen de archivo

La firma norteamericana Willis, dedicada al alquiler de motores y reparación de aviones, ha desistido de su inversión en las 70 hectáreas de las que dispone el Aeropuerto de Jerez. Esta decisión llega después de varias reuniones entre la empresa inversora, AENA y el Ayuntamiento. Según apuntan medios nacionales como ElConfidencial, la reticencia de la empresa semipública que gestiona el aeropuerto, y que depende del Ministerio de Fomento, ha sido la causa de que Willis se eche atrás.

El proyecto contemplaba un centro de reparaciones de aviones como existen en otros aeropuertos andaluces, como es el caso de Sevilla con Ryanair. En Jerez, iba a ser Willis, que trabaja mucho para la flota de Boeing, con un interés de realizar la inversión de 20 millones de euros y una capacidad de generar empleo de 200 trabajadores entre especializados y no especializados. La Junta y el Ayuntamiento intentaron que AENA pusiera la alfombra, pero eso no ha sucedido, según traslada Willis.

El primer plan de una parcela de 100 hectáreas junto a las pistas de la que disponía AENA era el objetivo de la empresa reparadora. Estas labores mecánicas habrían aumentado el flujo de aviones y una fuente de riqueza e industrialización para la zona con un nuevo segmento. Las críticas de la Junta y la oposición municipal hacia AENA radicaban en que ésta tendría más interés en ganar rentabilidad para las cuentas del aeropuerto con otro proyecto, el de una instalación de paneles solares que implicaban el alquiler del suelo y un flujo de financiación. Mientras, Willis tenía capacidad para generar empleo en una zona que necesita de industria.

Según informan a medios nacionales, para AENA el proyecto sigue vivo, pues no ha recibido ninguna notificación por parte de la empresa de que desecha el proyecto en Jerez, mientras apunta a trasladarlo a Portugal o Marruecos. La alcaldesa de Jerez, Mamen Sánchez, trató de convencer a Fomento hablando de la capacidad de compatibilizar ambas inversiones, la de la reparadora de aviones y la de las placas fotovoltaicas, toda vez que la primera estaba interesada en 70 de las 100 hectáreas de las que disponía el Ayuntamiento. Al final, será en todo caso la segunda la que venga a Jerez, con menor capacidad de crear empleo de calidad y sostenido que lo que prometía Willis.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído