Incendio en el antiguo almacén de Ramos-Catalina

La nave, ubicada entre la avenida Europa y la Pablo Neruda, se encuentra abandonada desde hace tiempo

Bomberos actuando en el incendio de Ramos Catalina, en Jerez.
Bomberos actuando en el incendio de Ramos Catalina, en Jerez.

El antiguo almacén de Ramos-Catalina, ubicado próximo al parque González Hontoria, entre las avenidas Europa y Pablo Neruda de Jerez de la Frontera, arde de nuevo en la tarde noche de este miércoles, un suceso que se viene repitiendo en el tiempo. La instalación, abandonada, se encuentra en estos momentos con una de las naves prendida en llamas, una situación que ya no sorprende.

Los bomberos han acudido nada más conocerse, que se ha iniciado pasadas las 20 horas, según ha podido saber lavozdelsur.es. Al lugar del incendio se han acercado muchos curiosos, atraídos por el humo negro que salía de las instalaciones. La cercanía del Parque de las Emociones, lleno a la hora del suceso, ha propiciado que los bomberos hayan trabajado con público.

El almacén de la empresa Ramos Catalina SA, que se encuentra hoy en día en liquidación tras su quiebra con la crisis, ha sufrido un incendio por tercera vez en poco más de un año, tras arder en enero y en diciembre de 2020. La que fue una de las empresas más relevantes durante la época del boom inmobiliario ha presenciado cómo su almacén abandonado ha salido ardiendo de nuevo. Los bomberos del parque de Jerez, adscritos al consorcio provincial, han intervenido para sofocar el fuego que ha destrozado el interior de las dependencias de la empresa. La Policía Local ha actuado para regular el tráfico. 

photo 2021 05 12 20 26 57Un momento antes de la llegada de los bomberos.   F. R.
 

Una vieja aserradora en lo que hoy es el edificio Los Ramos, entre Medina y Diego Fernández Herrera, fue el comienzo de un emporio maderero que duró casi dos siglos. La historia empezó con Luis Ramos-Catalina Urpía, fundador de una empresa familiar que ha sido de las más longevas de Jerez, y que se fue a pique en 2015, apenas unos años después del crack del ladrillo. Actualmente, a nivel mercantil se encuentra en liquidación, aunque lo más desolador es comprobar lo que va quedando de las naves en las que trabajaron cercanas al parque González Hontoria y a Chapín, casi en el arranque de la avenida de Europa. 

Alimentada en sus comienzos por el calor de la industria bodeguera, ya en las últimas décadas era el boom de la construcción la que propulsaba el negocio familiar centenario. Sin embargo, la caída colosal del mercado inmobiliario dio al traste con la historia y los sueños de una familia siempre volcada en el negocio maderero. Hoy las naves que ocupaba Ramos-Catalina presentan un aspecto desolador, saqueadas, revueltas por el expolio de los amigos de lo ajeno, y un foco enorme de combustión que ya ha provocado varios sustos en forma de incendio en los últimos meses:

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído