La historia se repite en San Juan de Dios: 60 viviendas llevan tres días sin luz tras un incendio por sobrecarga

Los residentes del bloque 1 de la barriada no tienen suministro eléctrico desde que salió ardiendo el cuarto de contadores. Endesa no les restaura el servicio hasta que asuman los 1.500 euros que cuesta el arreglo

Un cuarto de contadores de un bloque de San Juan de Dios, en una imagen de archivo.
Un cuarto de contadores de un bloque de San Juan de Dios, en una imagen de archivo. Autor: Manu García

Unas 60 viviendas del bloque 2 de la barriada de San Juan de Dios de Jerez llevan tres días sin luz. Una sobrecarga eléctrica provocada, supuestamente, por enganches ilegales, provocó un incendio en el cuarto de contadores que destrozó la instalación. "Es nuestro tercer día sin luz y aquí hay una señora que necesita un respirador, y muchos niños chicos, algunos recién nacidos", cuenta una vecina en conversación con lavozdelsur.es

La compañía suministradora, Endesa, acudió al lugar de los hechos tras el incendio, desconectando el suministro. Los vecinos ya buscan los recursos necesarios para acometer unos arreglos que deben pagar de su bolsillo. "Unos 1.500 euros hacen falta", comenta la misma vecina. Hasta que no lo reúnan no podrán restablecer el servicio. "Hay familias que no tienen ingresos", agrega, por lo que la tarea se antoja complicada.

Los problemas con el suministro eléctrico son frecuentes en la barriada. A principios de año, los vecinos del bloque 1 estuvieron varios días sin luz tras arder un cuadro eléctrico. En los últimos años, van varios casos en los que Endesa y otras empresas eléctricas han informado a la Policía Nacional de sobrecargas sospechosas de tener causa en ilícitos como plantaciones de marihuana, razón por la ya se han destapado varias tramas de producción de estupefacientes en la provincia y en todo el país.

Las 60 viviendas afectadas en esta ocasión, donde residen más de un centenar de vecinos, llevan tres días sin suministro. "La comida ya la hemos tirado, yo voy a comer a casa de mi madre...", relata una de las residentes en el bloque, quien pide que no se etiquete a todas las personas que viven en San Juan de Dios. "Hay gente mala, como en todos sitios, pero hay mucha gente trabajadora y gente humilde. Yo estoy divorciada, perdí mi piso y no tuve más remedio que vivir aquí. Salí a las 7:30 para trabajar y he llegado a las 19:00", dice, a modo de ejemplo.

Tras la subida de tensión vivida esta semana, que generó un incendio en el cuarto de contadores del bloque 1, intentan reunir el dinero necesario para el arreglo por todos los medios. "Hemos pedido varios presupuestos y el más barato es de 1.500 euros, pero hay mucha gente sin ingresos y familias humildes", explica una vecina. Mientras, se las apañan como pueden para hacer vida sin suministro eléctrico. "Cada uno está aportando lo que puede", añade.

Muchos vecinos de San Juan de Dios están enganchados ilegalmente, motivo de la sobrecarga que provocó el incendio en el cuarto de contadores. La delicada situación económica que viven muchos de ellos les impide regularizar el suministro. "A mí me dan una casa por falta de recursos, y cuando llego aquí Endesa me dice que tengo que arreglar todo el cableado de mi casa, poner un contador nuevo... Yo no tengo dinero para hacerlo, no me han dado ninguna facilidad", explicaba una vecina a lavozdelsur.es hace unos meses. 

Once millones para demoler seis bloques

La formación municipalista Ganemos Jerez pidió hace unos meses en pleno, a la Junta de Andalucía y al Ministerio de Agenda Urbana, la financiación necesaria para demoler once bloques de San Juan de Dios, que se encuentran en estado muy deficiente, para construir posteriormente bloques nuevos, una actuación para la que se necesitan once millones de euros, incluyendo la urbanización de la zona y el realojamiento de las familias.

La agrupación recordaba que existen diferentes estudios, uno de Emuvijesa del año 2002 y otro realizado por Cáritas en abril de 2018, en los que se denuncian las pobres condiciones en las que habitan las familias que viven en este barrio: el hacinamiento de las familias debido al reducido tamaño de las viviendas, la existencia de barreras arquitectónicas o las deficientes condiciones de habitabilidad de los hogares son de sobra conocidos. 

El Ayuntamiento comenzó un proyecto de mejora que consistió en una primera fase, en la demolición de los primeros cuatro bloques y el consiguiente realojamiento de las familias. Esta primera fase terminó en 2009 pero la siguiente fase nunca llegó. Hace más de diez años de aquello. “Se trata de dar dignidad a un barrio que sufre unas durísimas condiciones de habitabilidad y que necesita un rescate público a todos los niveles. Ya se han hecho actuaciones interesantes a nivel urbanístico, y están pensadas acciones de carácter socioeducativo, pero es necesario abordar la problemática de raíz; lo primero es que la gente habite de una forma digna y saludable”, señalaba Ángeles Kika González, portavoz de Ganemos Jerez, entonces.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído