Ganemos quiere que los autobuses urbanos puedan parar si hay riesgo de agresión sexual

autobuses-1.jpg
autobuses-1.jpg

Ganemos Jerez solicita que las mujeres puedan bajar del autobús entre dos paradas si estiman que hay riesgo de agresión sexual. La agrupación de electores pedirá que la mesa de Movilidad y Comujesa estudien la medida que se ha puesto en marcha en otras ciudades españolas que permite a las mujeres bajar de los autobuses al margen de las paradas obligatorias cuando anochezca. La idea es que las personas que así lo reclamen puedan bajar de noche del bus en un lugar intermedio entre dos paradas reglamentarias del trayecto para rebajar el riesgo de sufrir una agresión sexual, acortando la distancia a recorrer hasta casa. “El Ayuntamiento debe valorar la amplia la percepción de seguridad de aquellas personas que, por el hecho de ser mujeres, corren el riesgo de sufrir agresiones sexuales en el espacio público”, explica Ángeles González, concejala de Ganemos Jerez. “Se trata de una medida clara contra el acoso sexual que, sea en el grado que sea, que tiene coste cero para las arcas municipales y que solo depende de la decisión de la empresa de autobuses y del Ayuntamiento. Puede salir adelante solo con voluntad política y así garantizar la integridad de las vecinas que puedan temer por su seguridad”.

La agrupación de electores asegura que es un deber de los grupos políticos de la ciudad poner la política y los medios municipales al servicio y disposición de la gente, por lo que presenta esta propuesta para velar por la seguridad de las mujeres y otros usuarios del transporte público. La idea de Ganemos es que los autobuses urbanos de la ciudad, en el momento en el que anochezca y oscurezca, no tengan que detenerse exclusivamente en las paradas establecidas para que las personas que así lo reclamen puedan bajar de noche del bus en un lugar intermedio entre dos paradas reglamentarias del trayecto para rebajar el riesgo de sufrir una agresión sexual acortando la distancia a recorrer hasta casa.

El objetivo final es mejorar el servicio de autobuses y la seguridad de sus usuarias, e incorporar una perspectiva de género en las políticas municipales de movilidad. La medida ha sido aprobada en localidades españolas como Terrasa o Bilbao y otras ciudades del extranjero como París o Nantes, ya que "es un hecho que existen espacios públicos que son percibidos como inseguros por las mujeres, especialmente si los perciben como favorecedores de posibles agresiones sexuales: calles con una mala iluminación procedente de la falta de farolas o de un uso de escasa potencia lumínica, lugares inhóspitos, callejones de escasa concurrencia o puntos de poca visibilidad en una calle".

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído