El pillaje en el Palmera Plaza ya se cobra una agresión y un intento de robo en un domicilio

javierfergo_palmeraplaza_03
javierfergo_palmeraplaza_03

Un vecino de una vivienda anexa al hotel sufre una fractura en su brazo derecho tras ser arrojado al suelo por un ladrón al que descubrió en el salón de su vivienda.

Hace ya tres meses que este medio adelantó la noticia del pillaje al que se está viendo sometido a diario el abandonado hotel Palmera Plaza, enclavado en la calle Pizarro. Los vecinos del entorno ya ponían en alerta a este medio del temor que tenían a que se produjeran robos también en sus domicilios, y este pasado domingo ya se produjo un primer intento, además, con tintes violentos.

El afectado, que prefiere mantener su anonimato, llegaba con su familia a su casa después de haber echado la mañana fuera cuando al entrar se encontraron con un ladrón en el salón. Al ser sorprendido, el individuo intentó huir no sin antes empujar con fuerza al vecino, que acabó en el suelo y haciéndose una fractura en el brazo derecho, que ha necesitado ser inmovilizado. “Entran a diario. Esto ha ido a peor”, señala el inquilino, que indica que están incluso planteándose el emprender acciones legales contra el Ayuntamiento.

En la calle Luis Pérez, trasera al Palmera Plaza, Miguel Díaz, otro vecino, reafirma también el miedo que tienen en el vecindario, aunque éste señala que no le teme tanto a los ladrones, sino a que un día se pueda producir un incendio en las instalaciones del hotel. “Como haya un fuego a ver cómo entran los bomberos a sofocarlo”, afirma desde su azotea. No le falta razón. El inmueble ocupa una gran manzana y está rodeado de edificios. En el lateral con Ponce hay viviendas, en la trasera de Luis Pérez también, a lo que se le añade la planta de embotellado de las bodegas Romate. “Por aquí es imposible que entren y por lo que era el aparcamiento del hotel también, porque construyeron unos arcos por los que no cabe un camión de bomberos. Como haya un fuego gordo salimos todos ardiendo”, critica el vecino, que además afirma que el pillaje en el hotel es diario. “Los tendríais que ver por aquí, con furgonetas, llevándose de todo. Van a dejar el hotel hueco”.

Los saqueadores, ahora, acceden por tres viviendas abandonadas de la calle Luis Pérez, las número 8, 10 y 12, que además se han convertido en verdaderos basureros. Si bien técnicos de Infraestructura precintaron dichas fincas en diciembre, la puerta del número 10 vuelve a estar abierta. Este medio ha accedido a esa vivienda y, en efecto, comunica con el hotel a través de un enorme agujero en una pared.

Recientemente, explican vecinos, tuvieron que acudir los bomberos para sanear parte de la fachada del número 8. Al parecer, varias personas intentaron sacar unos colchones por el balcón de dicha vivienda y acabaron echando abajo una barandilla y desprendiendo cascotes que, además, estuvo a punto de herir a uno de ellos.

Y todo esto, a pesar de que el pasado diciembre el Ayuntamiento anunció que el 092 reforzaría su presencia en la zona, en acción conjunta con la Policía Nacional. Aunque en enero se produjeron algunas detenciones en este sentido, esto no parece amedrentar a los ladrones.

“Con lo que era este barrio. Antes todo estaba rodeado de bodegas y había mucha vida. Ahora el 90 por ciento somos personas mayores que tampoco quieren meterse en jaleos por miedo. Esto ya es una ruina”, lamenta Miguel, que espera, como todos los vecinos, una pronta solución por parte del Consistorio.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído