la_rendicion_de_breda_copia.jpg
la_rendicion_de_breda_copia.jpg

LA ROTONDA. La plantilla municipal lleva tres años y medio incumpliendo la jornada laboral que dicta la ley. El PP anunció públicamente su aplicación en octubre de 2012 pero nunca llegó a ponerla en marcha. 

La plantilla del Ayuntamiento de Jerez se mantiene desde hace tres años y medio en un limbo horario que incumple la legislación vigente en materia de jornada laboral para el sector público. El hecho sería incluso denunciable por vía judicial, advierten fuentes consultadas por lavozdelsur.es. Pero no ha sido denunciado. Hasta ahora. Cualquier enfermero del SAS o un policía nacional debe cubrir 37,5 horas semanales de trabajo efectivo de promedio en cómputo medio anual (1.642 horas) por imperativo de la Ley General de Presupuestos del Estado de 2012. En el Ayuntamiento de Jerez “nunca se ha llegado a aplicar esta orden dictada por real-decreto ley”, advierten otras fuentes interrogadas por este asunto.

Eso, pese a que el anterior gobierno municipal del PP anunció públicamente su aplicación: “Aunque no ha existido acuerdo con las organizaciones sindicales, hay que dar cumplimiento a los mandatos normativos establecidos en la Ley”, aseguraban a mediados de octubre de 2012 en una nota de prensa. La decisión unilateral se adoptó por la entonces alcaldesa Pelayo en junta de gobierno local, aunque nunca se dejó sentir por el personal. En enero de 2013 se aprobó un nuevo cuadro horario que deshacía las medidas planteadas meses antes para compensar las horas anuales. Básicamente, estas consistían en habilitar la tarde del martes en horario de cuatro y media a siete para el personal de jornada ordinaria, y ampliar la jornada en 30 minutos para aquellos sujetos a jornadas especiales, caso de la policía local. Hubo cuatro reuniones de la mesa general de negociación conjunta y acabaron sin éxito. Pero el PP, que ya entonces había ejecutado un ERE para 260 empleados públicos y había vendido el agua, no tuvo más remedio que anunciar que sencillamente aplicaba la Ley. La realidad es que no solo se mantuvieron las jornadas reducidas de verano, Navidad, Semana Santa y Feria, sino que el dispendio en horas extraordinarias no se contuvo. Era el coste de la paz social en las dependencias municipales.

Este lunes, con el borrador del nuevo Plan de Ajuste del Ayuntamiento a días de debatirse en pleno, arranca la que se prevé una tensa mesa general de negociación entre el gobierno local y los representantes sindicales para tratar de consensuar la aplicación de un recorte del 5% en el capítulo de personal del Presupuesto. Productividades aparte, el gran foco de fricción entre ejecutivo socialista y los sindicatos mayoritarios, SIP (funcionarios) y CGT (laborales) se halla en los cuadros horarios y la aplicación estricta de la jornada laboral que marca la ley. Solo en 2015 se dejaron de trabajar 185.826 horas. En cambio, se prestaron 68.652 horas extra que costaron a las arcas públicas en torno a millón y medio de euros. El gobierno calcula el ahorro en una década, dice que colará el filtro inexcusable de Hacienda, y la vincula a otras medidas para recalcar que con todo esto se evitarán medidas traumáticas (eufemismo que equivale a despidos).

La primera reacción sindical ha sido empuñar el hacha de guerra que acumulaba polvo tras más de tres años enterrado y augurar “una semana caliente”, como aseguraba un destacado dirigente de CGT en un vídeo recogido por una web local. Cualquiera diría que el mandato para el PSOE comienza ahora. Con los grandes agitadores de buena parte de la plantilla amedrentando e insultando; con pintadas ‘anónimas’ en las puertas de las casas de concejales y técnicos (eufemismo de aquella cabeza de caballo de El Padrino); y con un nuevo gobierno que tiene que debatirse entre soportar la presión o bajarse los pantalones y ceder aun a riesgo de incumplir la legalidad. ¿Quién no recuerda aquella foto del bueno de Antonio Montero (concejal del PP) al que le reventaban el tímpano en una protesta laboral del Consistorio? Cómo olvidar aquellos desfiles de romanos y aquellas algaradas contra Pelayo. Cómo no calcular los censos en función del color sindical en el ERE posterior. Cómo no acordarse de tanto gatopardismo y de tanto supuesto sacrificio en vano. 

Esta norma legal, anunció el PP hace tres y medio, suspendía los convenios, acuerdos y pactos vigentes en los entes, organismos y entidades del sector público, por lo que, "en cumplimiento de la legislación vigente, el acuerdo/convenio del Ayuntamiento para el periodo 2008-2011 se ha visto afectado por la necesidad de adaptar las condiciones del personal en materia de jornada de trabajo al marco de la legislación básica". En 2012, aquella junta de gobierno local también acordaba instar a los órganos competentes de los organismos autónomos, fundaciones y sociedades mercantiles dependientes del Ayuntamiento para que se hiciese efectiva también esta ampliación de la jornada laboral. Hasta hoy.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído