humberto_otero.jpeg
humberto_otero.jpeg

Humberto se ha propuesto un reto: recorrer 515 kilómetros, diez nadando, 421 en bicicleta y 84 corriendo. La causa lo merece. Quiere recaudar fondos para crear un espacio lúdico para los menores víctimas de cáncer que pasan “horas muertas” en el Hospital de Jerez y para poder mantener la ludoteca habilitada para los pequeños que padecen esta enfermedad. Humberto Otero, auxiliar de enfermería con doce años de experiencia en la zona del Campo de Gibraltar, perdió a su padre por un cáncer en abril de este año. Luego, estuvo ingresado unos días sin parar de sangrar por la nariz. Se temió lo peor, pero era una simple hemorragia. Eso le hizo pensar. Y sobre todo, actuar. “Tenía que hacer algo por los demás”, dice, “si me pasara a mí me gustaría que me ayudaran”.

La otra pata de esta historia la compone la asociación Por una sonrisa, nacida en 2011 en el Campo de Gibraltar, donde lleva desde entonces haciendo más alegres las vidas de niños con cáncer y las de sus familias. La lucha de los padres de un pequeño al que le diagnosticaron cáncer con apenas cinco meses, que estuvieron nueve años luchando contra esta enfermedad —lamentablemente con fatal desenlace—, inspiró la creación de la entidad, que busca cubrir la parte emocional de una ‘guerra’ que tienen que librar unos 500 niños menores de 15 años en Andalucía, que es el número de nuevos diagnósticos que suele haber cada año.

“Desde sus inicios, el propósito principal ha sido proporcionar a los niños y adolescentes afectados y sus familiares unas vacaciones, en las que se fomentan las relaciones familiares y sociales, la integración, la convivencia y la diversión, además de conseguir un espacio para compartir experiencias y recursos”, señalan desde la asociación Por una sonrisa. Humberto conoció a este colectivo a través de Facebook y decidió colaborar con él. Estuvo a punto de realizar el reto de los 1.000 kilómetros contra el cáncer del barqueño Juan Pedro Orellana, que fue corriendo desde La Barca hasta Santiago de Compostela. Pero finalmente no pudo acompañarlo. Él, que lleva más de una decena de años practicando deporte —es socio del Club Maratón Jerez—, se ve capacitado para afrontar la mastodóntica prueba de los 515 kilómetros, que realizará entre el 3 y 4 junio de 2017, en un reto que tiene una duración prevista de unas 36 horas.

La idea es hacer el reto de forma indoor, en una piscina de un gimnasio de la ciudad y con una bicicleta estática, ya que Humberto pretende implicar a cuantas más personas mejor para que realicen parte del desafío junto a él. Este ultraman —que es como se conoce a la prueba de esta distancia— va a ser “más duro psicológicamente”, señala Humberto, ya que lo hará en un espacio cerrado para que puedan estar presentes los pequeños y sus familias que se beneficiarán de los fondos recaudados. “Estaré de doce a quince horas montado en un bicicleta”, cuenta. Por eso se entrena todos los días. Su pasión son las carreras de larga distancia: los 101 kilómetros de Ronda los ha hecho siete veces; las 24 horas de Barbate, en cuatro ocasiones; el año pasado ya completó un ultraman

Humberto se encuentra ahora mismo en pleno proceso de búsqueda de patrocinadores. Los necesitará para costear, sobre todo, el material deportivo que necesita para completar el reto, además de bebidas isotónicas, cartelería, los dorsales solidarios y todo el apoyo logístico. Por el momento, se ha inscrito en un concurso de GAES y, si su proyecto es de los más votados, puede obtener una beca de hasta 6.000 euros. “Estamos buscando patrocinadores de la provincia que nos surtan de cualquier cosa”, señala. “Queremos comprometernos para mejorar las carencias en los pacientes oncológicos infantiles y juveniles y ampliar nuestros objetivos, seguir con las actividades lúdicas, pero ahora vamos a luchar por completar necesidades en el Hospital de Jerez y para que en el Campo de Gibraltar, tanto en el hospital de Algeciras como en el de La Línea, haya unos servicios que cubran las necesidades de estos niños”, apuntan desde Por una sonrisa.

La asociación del Campo de Gibraltar pretende conseguir un espacio en el que los niños reciban sus tratamientos y donde no compartan espacio con pacientes bastante más mayores, “ya que la perspectiva del cáncer es distinta a la de un joven o un adolescente”, recoge la entidad, que quiere que los centros hospitalarios de La Línea y Algeciras cuenten con un espacio “puedan acceder a tratamientos o pruebas secundarias, o rutinarias”, evitando así desplazamientos al Hospital de Jerez.

Los interesados en colaborar pueden realizar donaciones en la cuenta de la asociación Por una sonrisa, poniendo en el concepto 'Reto solidario' o '515kmporunasonrisa': ES09 2100 8558 1802 0003 2512.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído