Colapso municipal al tramitar las bonificaciones en los recibos de agua de personas en exclusión

asistencia_social.jpeg
asistencia_social.jpeg

"Somos muchísimas personas en esta situación", lamenta Silvia, vecina de San Juan de Dios, que lleva ocho meses esperando una respuesta del Ayuntamiento mientras paga un 273% más en su factura que hace un año.

Se llama Silvia, tiene 43 años, padece un problema de salud crónico, vive sola en un modesto piso de San Juan de Dios, y apenas sobrevive impartiendo unas cuantas clases particulares de inglés. Trabajó fuera y volvió a Jerez con la esperanza de encontrar un trabajo, "mi único deseo", pero no hay manera por más que lo intenta. No tiene apenas ingresos, salvo las aportaciones de familiares y conocidos, por lo que resistir es una odisea. Desde hace ocho meses lleva esperando que el Ayuntamiento al menos le comunique la aprobación o denegación de la bonificación en el recibo del agua y la basura, ya que se trata de una ayuda económica fundamental para garantizarse los bienes y servicios esenciales. "Como yo somos muchas vecinas y entiendo que no soy la única, pero es que lo necesito, no estoy pidiendo un lujo, pido agua", se lamenta. Y agrega: "La comida la tengo afortunadamente en el economato social o en Cruz Roja, pero estos pagos tan altos de agua me obligan a hacer malabares para afrontar el día a día", explica a lavozdelsur.es.

Muestra sus solicitudes para la bonificación en 2014: "Tardaron un par de meses en responder y automáticamente se hacía". Ahora no. Desde hace ocho meses espera la ayuda mientras debe afrontar "una diferencia abismal". De pagar 6,92 euros a abonar recibos de 25,82 euros, un 273% más. "No lo entiendo, vivo sola, cuido mucho de no pasarme en el consumo". Por si la cosa no pudiera ser peor, haste hace poco el Ayuntamiento cubría a través de Servicios Sociales esas enormes diferencias en las facturas mientras se les concedían las bonificaciones a las familias sin recursos. Ahora no. Como reza en la delegación municipal "solo se abona una parte" y si hay exceso de consumo (4 metros cúbicos por persona al mes) "no se pagarán".

En el pleno de febrero pasado, el teniente de alcaldesa de Sostenibilidad, Movilidad y Participación, José Antonio Díaz, admitió el atasco monumental en la delegación a la hora de tramitas las ayudas. "Hay expedientes desde 2014 que se están tramitando. Queremos un procedimiento más ágil, sin tener que aprobarlo por junta de gobierno, sino que el delegado de Economía emita las resoluciones correspondientes". Eso sí, mantenía que los cortes de suministro se han reducido drásticamente. "Hay 96.000 suministros en la ciudad, y en el último mes -por enero- creo que fueron 189, de los cuales ahí están los suministros industriales, comerciales y algunos domésticos; verdaderamente desde servicios sociales se están pagando las facturas de aquellos que no pueden pagarla, y además se está bonificando el 90% de las facturas". 

Esa es la versión oficial pero, como casi siempre, la realidad de la calle es otra. "Me sorprende mucho tanto retraso, nunca había pasado, en el Ayuntamiento le tiran la pelota a Aqualia, y en Aqualia le echan las culpas al Ayuntamiento; y yo es que realmente necesito esa bonificación porque estoy ya hasta vendiendo los muebles de mi casa; tengo que sacar dinero de donde sea. Somos muchísimas personas en la misma situación", afirma Silvia, otra más de las miles y miles de personas en exclusión y sin oportunidades de levantar cabeza en la gran ciudad con más paro de España.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído