IMG_0030-copia.jpg
IMG_0030-copia.jpg

Pocas palabras se pueden decir si han visto el vídeo que acompaña a esta noticia. Así y todo, los datos hay que darlos, y éstos son demoledores. Y es que, al menos 576 familias viven en infraviviendas en el centro de Jerez. Es el preocupante dato que ha dado a conocer Cáritas a través de un informe, que da a entender bien a las claras que, dentro de esas casas a medio derruir que pueblan el casco histórico, hay vidas humanas y personas que lo están pasando muy mal desde hace años. Y decimos al menos porque ese estudio refleja sólo la población que acude a Cáritas en ocho de las nueve parroquias que conforman el llamado Arciprestazgo Centro de la diócesis.

El estudio, como explicó la responsable del mismo, Marian Pozo, se ha hecho a través de 343 encuestas y 28 entrevistas, y refleja datos como que el 77 por ciento de los encuestados que acuden a Cáritas viven de alquiler, algunos de los cuales paga hasta 300 euros por vivir en casas que no cumplen las mínimas condiciones de salubridad. De hecho, en el estudio se refleja que de los encuestados un 11 por ciento no contaba con agua caliente, y de ellos, un cinco por ciento ni siquiera tienen agua, baño o ducha (4%) e incluso ni wc (2%). Pero lamentablemente hay más. De esas familias, un cinco por ciento tampoco cuentan con luz eléctrica por no poder hacer frente a las facturas, y otro 15 por ciento tampoco tienen butano, ni para cocinar ni para ducharse con agua caliente.

En cuanto al estado y a las condiciones de las viviendas, el informe apunta a que un 22 por ciento de las familias encuestadas afirman que sus casas están en ruina, algunas con avisos de desalojo, y que un 43 por ciento reconocen que existen barreras arquitectónicas en los accesos a las mismas y que en su interior tienen incluso problemas de movilidad. Igualmente, más de la mitad (un 53%), señala problemas de humedades, un 38 por ciento, goteras; un 36 por ciento considera que existen malos olores; un 23 por ciento tiene habitualmente cucarachas y otro 13 por ciento, roedores. En cuanto a luz natural, un 28 por ciento afirma que dependen exclusivamente en su vivienda de luz artificial y, de otro lado, otro 18 por ciento indica que su vivienda no tiene ventanas o, como mucho, dos en toda la casa. Francisco Domouso, director de Cáritas, señaló que este informe coincide con el que a su vez publica anualmente la fundación Foessa sobre exclusión y desarrollo social en España, señalando que, dentro de ese informe, se refleja que "Andalucía está, en términos generales, peor que el resto de España y Jerez, peor que el resto de Andalucía".

De otro lado, incidió en que esta situación no es causa de la actual crisis, sino "de las políticas de los 30 últimos años" y "de un modelo social que fomenta la exclusión y que a su vez la fortalece". En este sentido, el director de Cáritas se mostró también muy crítico con las políticas de austeridad que tanto se promulgan hoy día, ya que considera que generan "desigualdad, pobreza y exclusión", además de "no ser neutra en términos distributivos". Y es que Domouso considera que "estamos bajo la psicosis de que hay que ahorrar, pero siempre se ahorra por el lado de los pobres". Por último, destacó que Cáritas en Jerez está al límite, y afirmó que las políticas sociales "ahora no cubren, pero tampoco cubrían antes", además de pedir que estos datos "no se utilicen como arma arrojadiza por parte de los políticos. Esto no es un instrumento para echarse las cosas en cara, esto es un instrumento para que nosotros, como sociendad, profundicemos". 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído