El Puerto acoge la primera edición del 'Gypsy Camp Fest', un evento con más de 20 talleres de diferentes bailes, clases de yoga, piscina, un mercado de productos artesanos y conciertos, del 14 al 16 de julio en las instalaciones de El Madrugador.

El Puerto se llenará de danzas indias, árabes, africanas, persas y de los Balcanes del 14 al 16 de julio gracias a la primera edición del Gypsy Camp Fest, un evento que busca exponer la cultura gitana a través de diferentes tipos de baile. "Pero entendamos el concepto gitano como nómada, no como etnia. Dicen que los gitanos vienen de la India, otros que provienen de África. Sin embargo, lo que sí se conoce es que son nómadas y que recogen influencias artísticas de allá adonde van", explica Eugenia Carrillo, organizadora del festival junto a Anisah. El Gypsy Camp Fest, tendrá lugar en las instalaciones El Madrugador, en El Puerto, y albergará más de 20 talleres de distintas danzas y yoga, piscina, un mercado de productos artesanos de España, conciertos, puestos de comida y escenarios abiertos las 24 horas donde los propios asistentes del festival podrán actuar y hacer exhibiciones, si así lo desean. 

El objetivo de este evento no es otro que acercar a la gente, de todas las edades, esta sinergia de culturas gitanas de una manera económica, dejando a un lado los elitismos para "no favorecer la incultura", como bien detalla Eugenia Carrillo, que, además de ser la principal promotora del festival, es la pionera en España en bailar la mohiniyattam, una danza encantadora india que surge de una leyenda de los dioses hindúes. "Es un baile con el que la diosa Shakti hipnotiza a los demonios para recuperar el néctar de la mortalidad. De ahí nace esta danza, que se conoce como una energía femenina de creación para recuperar el bien en el mundo", relata Carrillo. Y de alguna forma, ella se quedó hiptonizada de esta danza cuando la vio por primera vez en 2001. 

Eugenia Carrillo, natural de Priego (Córdoba), empezó a estudiar teatro con 20 años en Zaragoza, y más tarde se mudó a Brighton para aprender danza contemporánea. Encaminada por el mundo artístico, Carrillo tardó pocos años en encontrar lo suyo, su vocación, incluso se metió en el mundo del circo para convertirse en trapecista y así ganar mayor expresividad con su cuerpo. No sabía muy bien qué hacer hasta que, un espectáculo indio en Madrid, la impactó. La mohiniyattam la atrapó tanto que lo próximo que hizo fue volar a la India para empaparse de la filosofía y de todos los movimientos de dicha danza. Y ahora, once años después, quiere transmitir sus conocimientos artísticos para que más personas alcancen la esencia de la "energía femenina de creación". 

"Lo que me gustaría transmitir ahora con este festival es que a pesar de que yo soy española, he podido conectar con un arte muy lejano. La cultura requiere de un corazón, de un espíritu sensible, para poder sentir la belleza y transmitirla luego". La pionera en España en bailar la mohiniyattam, quiere oldivar el concepto de cuna, de raíz, y ensalzar que todo aquel puede asimilar formas artísticas de "aquí y allá" sin la necesidad de haber nacido en una determinada tierra. Es por ello que en el Gypsy Camp Fest los maestros de los diferentes talleres bailan danzas que realmente no son propias de su cultura. Por ejemplo, Kanako, la viuda del cantaor Agujetas, dará un taller de flamenco antiguo con bastón, cuando originariamente ella es japonesa. O el caso de Esthera Gálvez, una madrileña que fusiona la danza tribal árabe con las artes marciales bajo el título Despertando a la guerrera. La gaditana Elisa Marín Amor dará clases de danza africana y yoga, o la madrileña Tessi Ladera, impartirá danzas indias y de los Balcanes, entre otros artistas como Aída Saada, Carolina Prior, Eva Monro, María Gimeno, Eugenia Carrillo, Carlos Chinesta y Gonzalo Escarpa. 

Se trata de un festival puramente cultural, donde se busca acercar las diferentes danzas gitanas del mundo para crecer artísticamente. La organización del certamen informa que el viernes 14 de julio el certamen abrirá sus puertas a las 16:30 horas y que cerrarán después del ritual de bienvenida que empezará a las 23:00 horas. Y los demás días el recinto permanecerá abierto desde las 9:00 horas hasta el cierre. El festival dispone de tres packs de comida y alojamiento para poder disfrutar del encuentro durante todo el fin de semana. El primero es una habitación doble hasta el lunes 17 de julio con tres comidas diarias sanas y ecológicas, a 140 euros. El segundo ofrece un hospedaje en un albergue que se encuentra en las mismas instalaciones, a 125 euros, y el tercero es acampar en el festival y con sus tres comidas diarias, por 115 euros. Para aquellos que solo quieran acceder sin alojamiento y comidas, el coste de la entrada por un día es de 25 euros. Además, Eugenia Carrillo también resalta que dentro del recinto habrá puestos de comidas a precios económicos, que las familias tienen un descuento de un 5% y que los menores de 4 años no pagan por la entrada. 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído