Que suenen con alegría.jpg
Que suenen con alegría.jpg

Dicen que segundas partes nunca fueron buenas, pero lo de anoche en el Villamarta fue la excepción que confirma la regla. Tras la edición de 2012, con Manuel Lombo, Jesús Méndez e Ismael Jordi, anoche se subieron a las tablas del coliseo jerezano David Lagos y David Demaría, que acompañaron al tenor, que volvió a repetir. La fusión de unas voces tan dispares y con registros tan diferentes (ópera, flamenco y pop) no desentonó en ningún momento. Fue sobre las 20:40 cuando se apagaron las luces del teatro y subió el telón. El grupo Voces líricas de la Navidad entonó los primeros acordes de Campanilleros de la aurora, que terminaron los tres protagonistas de la noche, para dar el pistoletazo de salida a un espectáculo que concluyó poco después de las once de la noche y que dio el comienzo extraoficial a la Navidad jerezana.

Fue tras interpretar La bulería de los Reyes Magos junto a David Demaría cuando el último flamante ganador de la Lámpara Minera de La Unión, David Lagos, se quedó solo en el escenario para cantar por alegrías, tanguillos y otra vez por alegrías Jornaditas de Belén, Despertad, rudos pastores El Tarantán, que a punto estuvo de levantar al público de sus asientos. Con el acompañamiento del genial guitarrista Santiago Lara, Lagos se ganó a los asistentes. Sentado en un taburete junto a Lara, sin muchos aspavientos, su voz desgarrada inundó el Villamarta. La suya es sin duda la que más se acerca a la del intérprete del tradicional villancico jerezano y eso lo supo aprovechar como nadie. Arrancó los olés de un teatro entregado. Durante el espectáculo, la parte trasera del escenario proyectaba imágenes tradicionales navideñas. Con el coro interpretando el Villancico de Aroche entró en escena el tenor Ismael Jordi, cuya experiencia sobre las tablas de teatros tan ilustres como La Bastilla de París o el Covent Garden de Londres se notó. Vaya que si se notó. Casi 15 años recorriendo el mundo interpretando ópera son un bagaje más que suficiente para no desentonar en casa y tener un porte y un saber estar como pocos. "Quien me iba a mí a decir hace 15 años que iba a cantar una versión tan nuestra en el Villamarta", dijo el tenor justo antes de poner su voz al Villancico del Gloria, una de las grandes interpretaciones de la noche. 

A mitad de Al Niño antes de nacer, apareció Demaría para relevar en el escenario a Jordi, aportando un toque más contempopráneo, pero que estuvo por debajo del altísimo nivel marcado por sus otros dos compañeros de escenario. Incluso se atrevió a cantar un villancico de creación propia (Reyes de enero), guitarra en mano, para llevarse el espectáculo a su terreno. Con la escolanía Los Trovadores interpretó Madre, en la puerta hay un niño: "Yo bajé a la tierra para padecer (bis)..." Fue la bailaora Mercedes Ruiz la que, con Alegría y paz, demostró su enorme calidad sobre las tablas de un teatro que se rindió a su baile. Su estratosférico taconeo fue de lo mejor del espectáculo y así se lo agradeció el público, ya que se llevó la ovación más larga de la noche. Con David Lagos formó un duo memorable durante la interpretación de Esta noche nace el niño, en la que bailaora jerezana dio rienda suelta a su arte y brindó un regalo en forma de baile que difícilmente olvidarán los presentes.

El final de fiesta fue lo más animado, con los tres artistas compartiendo escenario y turnándose para interpretar los últimos villancicos de la primera de las dos funciones que ofrecerá este espectáculo (la segunda, esta noche). En los últimos coletazos de Que suenen con (+) alegría aparecieron en escena los jóvenes bailarines Alejandro Zvartendijk y Alicia Parra, quienes bajo los órdenes de la coreógrafa Belén Fernández, bordaron sus bailes. No hay que olvidar a Lucía Moreno, directora musical y pianista, que acompañó a Lagos, Demaría y Jordi durante buena parte de la obra. Con Ven a mi casa esta Navidad, llegó el momento cómico de la noche, ya que David Lagos imitó a sus compañeros, arrancando las risas del público. La última letra, como podía ser de otra manera, fue para Que suenen con alegría, en la que los tres protagonistas, acompañados de Mercedes Ruiz, el coro y la escolanía, pusieron el broche final a un espectáculo casi redondo, al que quizá le faltaron en el repertorio otros clásicos como El Marinerito o Chin, chin Catalina.

Sobre el autor:

Francisco Romero, nuevo subdirector de lavozdelsur.es.

Francisco Romero

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla. Antes de terminar la carrera, empecé mi trayectoria, primero como becario y luego en plantilla, en Diario de Jerez. Con 25 años participé en la fundación de un periódico, El Independiente de Cádiz, que a pesar de su corta trayectoria obtuvo el Premio Andalucía de Periodismo en 2014 por la gran calidad de su suplemento dominical. Desde 2014 escribo en lavozdelsur.es, un periódico digital andaluz del que formé parte de su fundación, y con el que obtuve en 2019 una mención especial del Premio Cádiz de Periodismo.

...saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído