Fran Mariscal, dibujante: "En España hay cómics para todos los gustos, pero no se promocionan"

El ilustrador jerezano, de vuelta a la ciudad tras formarse y trabajar en Barcelona, financia su libro 'Black clothes' gracias a una campaña de micromecenazgo. Hasta 60 personajes de cines, series o cómics que tienen una cosa en común: visten de negro

El ilustrador y dibujante Fran Mariscal, en su estudio, con uno de los personajes de su libro 'Black clothes'.
El ilustrador y dibujante Fran Mariscal, en su estudio, con uno de los personajes de su libro 'Black clothes'. MANU GARCÍA

Con 'La máscara' empezó todo

Con dos o tres años, Fran Mariscal Mancilla (Jerez, 1995) cogía lápices de todo tipo para dibujar, primero los garabatos típicos de un crío de esa edad, aunque con el paso de los años fue mejorando —y bastante— el trazo. “Lo encontraba como una distracción, algo que me gustaba”, cuenta. Dibujaba muchas cosas, pero sobre todo a La máscara y a multitud de superhéroes en sus inicios. “Primero les pedía a mi padre que los dibujara y yo los coloreaba”, rememora.

El padre de Mariscal, amante de los cómics, empezó a vender los que tenía por casa, “para invitar a mi madre a salir”, cuenta el joven. Ella fue más “precavida” y le dio por guardar ejemplares, “por si al niño le gustan”. Y vaya que si le gustan. Gracias a las series de televisión se empezó a aficionar a Batman, La máscara o Spiderman. El primer cómic propio fue de éste último personaje, un ejemplar que aún conserva como oro en paño.

Fran Mariscal, que se define como “ilustrador amante de los cómics y del cine”, recuerda que en su casa siempre hubo “pasión por el dibujo y por el arte en general”. Él siempre tuvo claro que quería dedicarse al dibujo, y si era de personajes de cómics mucho mejor. “Es lo que más me gusta, siento un impulso por contar y por ilustrar historias”, relata.

“El cómic es el medio por antonomasia que te permite hacer ambas cosas”, añade el ilustrador jerezano, que fruto de ese impulso ha lanzado un crowdfunding —campaña de micromecenazgo— para publicar un libro, titulado Black clothes, en el que recopila 60 ilustraciones de personajes que tienen una cosa en común: todos visten de negro.

Desde Terminator a James Bond, pasando por Catwoman, Jon Snow o Darth Vader. La mitad los dibujó durante el Inktober 2021, el resto son inéditos. “Este artbook será muy disfrutable para amantes del cine, de las series de televisión, y de los cómics”, relata el propio Mariscal en la campaña, que ya ha recaudado lo necesario para que salga adelante.

FRAN MARISCAL 4
Fran Mariscal, en el ordenador donde da forma a sus ilustraciones.  MANU GARCÍA

¿Por qué esta selección de personajes?

Hay 60 personajes de lo más dispares entre ellos. Están Neo, Catwoman, Frankenstein, El Cuervo… Para que el libro tuviera consistencia, y cierta gracia, me propuse dibujar el doble de los que hice en el reto del Inktober. Muchos serán sorpresa…

¿Esperaba esta aceptación?

Ha sido un poco sorpresa, la verdad. Había días que pensaba que iba a conseguirse rápido y otros que no… Son fechas difíciles y mucha gente no está pensando ahora en un libro, pero se ha conseguido.

"En este oficio el sueldo es muy random. Hay trabajos bien pagados y otros no tanto"

¿Para dedicarse al dibujo hay que salir de Jerez?

Yo he pasado siete años en Barcelona y la verdad es que el ambiente de este mundillo estaba allí. Cuando por la pandemia perdí el trabajo, mi vida dio un giro de 180 grados, una vez más, y volví a Jerez.

FRAN MARISCAL 6
Fran Mariscal, en su estudio.  MANU GARCÍA

¿Cómo fue su trayectoria en Cataluña?

En Jerez hice el bachillerato de Artes y en paralelo me estuve formando desde los seis o siete años con un profesor que es mítico, como es Alberto Belmonte. Estuve durante 10 años y después me fui a la Escuela Joso —un centro especializado en cómics y artes visuales—. Barcelona me atraía por el ambiente del mundo del cómic que tiene y con 19 años me fui solo para allá. Luego hice un máster. También estuve trabajando en una empresa juguetera, hacía portadas de libros para la editorial Insólita, daba clases online… Estuve sobreviviendo, porque lo que se gana es muy random. Hay trabajos bien pagados y otros no tanto.

¿Cómo ha sido la vuelta a casa?

Como éste un trabajo que se puede realizar desde cualquier sitio, no me va mal. Al haber estado siete años viviendo en Barcelona ya tengo contacto de imprentas, editoriales… Es verdad que estando allí te encontrabas a gente en sitios, los saludabas y se acordaban de ti- Y eso lo he perdido.

Algunos de los personajes incluidos en el libro de Fran Mariscal.
Algunos de los personajes incluidos en el libro de Fran Mariscal.

¿Es imposible vivir del cómic en España?

No es imposible. Hay gente que vive exclusivamente de dibujar cómics, pero sí que lo veo muy difícil. Aquí en España no hay esa pasión por el medio que puede haber en otros países. Estuve en Lyon (Francia) en un congreso al que me invitaron y ves la cantidad de gente variopinta que va a esos eventos, desde la señora con tacatá hasta chavales muy jóvenes. Eso aquí no lo hay, aquí lee cómic el señor de mediana edad que compra Marvel o el chaval joven que compra manga. No se ha fomentado eso.

¿Le gustaría vivir de ello?

El cómic siempre me ha gustado. Es un mercado complicado por las cosas que hago. No me veo dibujando Marvel al uso. Hay compañeros míos que se están dedicando a eso, pero a mí se me cerraban puertas. Es complejo entrar en esos mercados. Para vivir del cómic en España tienes que sacar cinco cómics al año y con las grandes. Eso es inviable. Es una pena, porque creo que hay que fomentar el cómic autóctono, el cómic cañí, y borrar la imagen de que el cómic de aquí es Mortadelo y Filemón y Zipi y Zape, que también, pero hay muchos más, como El víbora, Arruga, de Paco Roca, y otros como Galdós y la miseria, que han hecho Alberto Belmonte y El Torres. Hay cómics para todos los gustos, pero no se anuncian, no se promocionan.

Sobre el autor:

Francisco Romero

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla. Antes de terminar la carrera, empecé mi trayectoria, primero como becario y luego en plantilla, en Diario de Jerez. Con 25 años participé en la fundación de un periódico, El Independiente de Cádiz, que a pesar de su corta trayectoria obtuvo el Premio Andalucía de Periodismo en 2014 por la gran calidad de su suplemento dominical. Desde 2014 escribo en lavozdelsur.es, un periódico digital andaluz del que formé parte de su fundación, y con el que obtuve en 2019 una mención especial del Premio Cádiz de Periodismo.

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído