El corto de los alumnos de Fuente Obejuna que triunfa en Los Ángeles: “El instituto tiene que dar salida a la creatividad, no coartarla”

'Luthier’, creado por estudiantes de Secundaria del IES Lope de Vega, surgió como proyecto de clase gracias a la dedicación que pone el Colectivo Brumaria en enseñar alfabetización audiovisual en el pueblo cordobés

El corto de los alumnos de Fuente Obejuna que triunfa en Los Ángeles: “El instituto tiene que dar salida a la creatividad, no coartarla”.

“Luces, cámara… ¡Acción!”. El objetivo está a punto de enfocar a un personaje mientras que un equipo coloca los micrófonos. El encuadre está listo y el plano tiene suficiente aire. Sí, es momento de darle a rec. La claqueta ha sonado en una clase de historia que el profesor Javier Goytre imparte en un lugar remoto de España. En el IES Lope de Vega de Fuente Obejuna, un pequeño pueblo de Córdoba, los estudiantes, además de aprender la crisis del Antiguo Régimen, se adentran en el mundo audiovisual.

El cortometraje Luthier ha obtenido el premio al mejor documental en el International Young Film Festival de Plasencia en Corto, ha sido seleccionado en el Cinemaguay de Almería y en The Independent Film Festival Ciudad del Este de Uruguay, ha sido galardonado en la Gala de la UNAOC (United Nations Alliance of Civilizations) y, se ha llevado el palmarés a Best Student Documentary en The Independent Documentary Film Festival, en Los Ángeles. Esta pieza que aglutina reconocimientos nacionales e internacionales comenzó siendo un proyecto de clase. Nació de las cabezas pensantes de cuatro alumnos de 4º ESO. María del Carmen Paños Acedo, David Montero García, Lucía Chacón Mellado y Antonio Chacón Cabezas, tres de ellos, vecinos de La Cardenchosa, una de las 14 aldeas del municipio.

Grupo de creadores del cortometraje 'Luthier' en Fuente Obejuna.
Grupo de creadores del cortometraje 'Luthier' en Fuente Obejuna.  CEDIDA

“En el instituto, el proyecto se realiza a lo largo del primer trimestre, se dividen en grupos y tienen que hacer un pequeño documental, eligen el tema, totalmente libre, investigan y empiezan a elaborar el guion, grabar, editar”, explica Javier, docente, de 48 años, al otro lado del teléfono.

En este caso, los creadores de Luthier se fijaron en la familia del profesor de música Luis Limón, de Madrid, que se trasladó junto a su mujer, de Badajoz, a la aldea melariense donde instaló su taller. Luis fabrica violines con sus propias manos. “Les pareció muy interesante que viniera una familia de fuera a vivir a una pequeña aldea cuando suele ser al contrario, ahora que estamos viviendo la despoblación rural. Además, la profesión de luthier tampoco es que sea muy conocida y llama mucho la atención”, cuenta el profesor.

 

“Intentamos educar al alumnado para que sepa interpretar el mundo audiovisual que nos rodea”

Con “escasos recursos” pero con mucha ilusión, el grupo se puso manos a la obra. Su esfuerzo mereció la pena y en enero de 2020, el corto vio la luz para brillar. No es la primera vez que las creaciones de los estudiantes de este instituto cordobés recorren medio mundo. El Colectivo Brumaria, formado por profesores de Secundaria, lleva más de una década enseñando alfabetización audiovisual en sus horas de historia, filosofía o lengua. “No hay una asignatura específica, sacamos tiempo para, en un mundo de imágenes, intentar educar a nuestro alumnado para que sean capaces de crear imágenes con sentido, con narrativa y con estética, y que también sepan interpretar el mundo audiovisual que nos rodea”, comenta Javier.

El grupo de alumnos con el profesor Javier Goytre.
El grupo de alumnos con el profesor Javier Goytre.   CEDIDA

El objetivo es que cuando el alumnado llegue al último curso, tenga la suficiente autonomía para grabar un cortometraje, con todo lo que ello implica. Pre-, pro- y pos- producción que ayuda a desatar la imaginación de los grupos.

Para el profesor, “el instituto tiene que dar salida a la creatividad del alumnado. Si hacemos lo contrario ya no estaríamos hablando de enseñanza, creo que lo importante de estos proyectos es que dan rienda suelta a la originalidad y no la coartan. Un examen se dedica básicamente a eso, empollar, pero esto es buscarle otro sentido”.

La propuesta del colectivo lleva años funcionando. Los estudiantes se implican desde el inicio y se enganchan al proyecto con motivación. “Todo lo que se salga de lo normal y de la clase típica llama la atención”, defiende. Pero sus miembros decidieron que las obras no se quedaran encerradas en las cuatro paredes del instituto, por lo que, desde sus inicios, consideraron importante moverlas por festivales. Italia, Grecia, Viena y casi toda España. Los cortos de Fuente Obejuna intentan hacerse un hueco.

Profesores que forman el Colectivo Brumaria.   CEDIDA
Profesores que forman el Colectivo Brumaria.   CEDIDA

“Nos gusta darle visibilidad, que la gente vea las cosas que hace el alumnado porque sí que se hacen cosas muy guapas. Es interesante que fuera del centro tengan ese reconocimiento artístico, cultural y social y que el alumnado se sienta orgulloso de su trabajo”, sostiene el docente.

“Hemos reunido a más de 100 personas, pero con la pandemia no podemos hacer nada”

El afán del Colectivo Brumaria por poner en valor el audiovisual de su tierra ha dado sus frutos. Fuente Obejuna resuena con fuerza convirtiéndose en un punto de encuentro para el séptimo arte que se hace notar en el país. Desde 2016, este pueblo cordobés acoge el festival de cine educativo FOCO, el único de Andalucía dedicado a esta rama. Durante cuatro días, alumnos de toda España viajan a este municipio para presentar sus obras. “Hemos reunido a más de 100 personas, pero con la pandemia no podemos hacer nada”, la menta Javier, que ha visto como muchas familias han acogido en sus propias casas a otros estudiantes que se acercan a participar en el festival. “Esos días estamos viendo cortos, haciendo talleres, todos se involucran mucho”, comenta.

Sin duda, una experiencia enriquecedora que exprime el talento de la juventud. Este año, la sexta edición será diferente, no habrá encuentros. Como la mayoría de los eventos, se ve obligado a dar un salto al formato virtual el último fin de semana de mayo. No obstante, hasta el día 25 de abril se pueden enviar creaciones.

Un pueblo de la periferia de Andalucía ha alzado su voz, sus imágenes han dado mil vueltas. Sin embargo, la zona rural sigue teniendo su bache. “No nos podemos quejar, pero si esto pasara en un instituto de ciudad, me imagino que tendríamos una repercusión más grande”, añade el profesor.

Pase lo que pase, él, junto a sus compañeros, seguirán compartiendo los entresijos de un rodaje con todos los chavales que se sienten en los pupitres de sus clases.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído