La resurrección de San Lucas: "Si la hermandad no estuviera detrás estaría cerrado y en ruinas"

La Hermandad de las Tres Caídas presenta la restauración del retablo mayor del templo, un paso más dentro de los muchos dados por la cofradía para mantener en pie este templo de la época alfonsina

Pepa Segura, Feliciano Pérez de Azpillaga y Cristina Espejo ante el retablo de la iglesia de San Lucas ya restaurado.
Pepa Segura, Feliciano Pérez de Azpillaga y Cristina Espejo ante el retablo de la iglesia de San Lucas ya restaurado. ESTEBAN

Casi dos décadas se ha llevado oculto con una red el retablo mayor de la iglesia de San Lucas. Se caía.  En septiembre se dio por finalizada la obra de consolidación de esta pieza del siglo XVIII realizada por Francisco López, dedicado a la Virgen de Guadalupe. Con esta intervención, realizada por la empresa jerezana S&S Restauraciones, integrada por Cristina Espejo y Pepa Segura, se dio un paso más en la recuperación de un templo que encierra una historia ancestral que se remonta a la época musulmana de la ciudad. 

Fue una mezquita que Alfonso X la reconvirtió en una de las cuatro iglesias parroquiales o mayores tras la reconquista. San Lucas está actualmente bajo la administración y cuidados de la Hermandad de las Tres Caídas. Como usufructuaria del templo tiene a su cargo el mantenimiento del edificio. Pero, como sucede con otras hermandades que tienen a su cargo iglesias de gran importancia histórica y artística, el compromiso llega más allá, hasta el punto de emprender costosos y complicados proyectos para que este patrimonio siga en pie.  

"La intervención en el retablo ha evitado que, literalmente, se cayera"

En Jerez, por destacar ejemplos de actuaciones en edificios de especial interés, otras cofradías tienen a su cargo templos como los de San Juan de los Caballeros, que ocupa la Hermandad de la Vera Cruz; Tres Caídas con la iglesia de san Lucas o la del Desconsuelo, que hizo posible la recuperación de San Mateo y que acaba de resanar la fachada, pese a no ser usufructuaria de la iglesia. En otro escalafón están las cofradías que por vivir en determinados templos con la consideración de parroquias, también de importancia artística, ayudan a su conservación.

restauracion san lucas (Esteban)8
 El Señor de la Salud ante el retablo de Guadalupe.  ESTEBAN 
 

Esta es otra realidad de las hermandades, uno de esos compromisos que no se conocen y, hasta cierto punto, no se valoran lo suficiente, ni siquiera por la Iglesia. Entre los últimos hitos que podemos subrayar en el terreno de la recuperación patrimonial está el de la Iglesia de Santiago, cuyas obras, para que literalmente no se cayera, asumió el Obispado. También es sobresaliente el trabajo llevado a cabo por la Vera Cruz en la feliz recuperación de la capilla de la Jura, así como la consolidación de la sacristía y edificio anexo a San Juan de los Caballeros. Estos ejemplos ponen de manifiesto que el interés por mantener nuestro patrimonio, nuestra historia en definitiva, despierta la imaginación para buscar recursos, los cuales hace ya mucho tiempo que dejaron de salir del Ayuntamiento cuando por aquellos entonces Pedro Pacheco se convertía en la tabla de salvación de no pocos proyectos cuantiosos y complicados.

El hermano mayor de las Tres Caídas, Feliciano Pérez de Azpillaga, cuenta que el templo supone una constante preocupación y ocupación, “desde que nos la cedieron en usufructo. Tuvimos que arreglar la espadaña porque se caía. Pedimos un préstamo para acometer este trabajo. También la reparación de muros tanto por dentro como los exteriores además de las cubiertas y ahora el retablo”. Subraya que un templo de esta antigüedad precisa de una “constante vigilancia e intervenciones; es un no parar”, y añade que al estar catalogado el  templo como BIC, “supone mayores inconvenientes; para cualquier cosa que hagamos se hacen interminables los trámites, incluso para hacer una simple limpieza de las cubiertas amén de que, pese a estar catalogado, paradójicamente no contamos con ninguna ayuda de las administraciones”.

"Tener la declaración de BIC supone mayores inconvenientes para cualquier cosa que hagamos"

Pérez de Azpillaga es contundente al afirmar que “si la hermandad no estuviera al frente de la iglesia, San Lucas estaría cerrada y destruida. Lo que habría aquí seria una ruina”.  “La sociedad no valora lo que hacemos en favor para que estos edificios sigan abiertos. Ven lo bien que están pero no lo que hay detrás, el tiempo que la hermandad le dedica y el dinero que invertimos, que es mucho”, manifiesta. El tiempo que dedica a la gestión de la iglesia, desde que es hermano mayor, dice que “ se me pueden ir tres o cuatro meses pensando y gestionado asuntos del templo”.

restauracion san lucas (Esteban)11
El hermano mayor explicando detalles de la Iglesia.   ESTEBAN
restauracion san lucas (Esteban)1
Imagen de la nave central con el altar mayor al fondo.  ESTEBAN

Uno de los epígrafes turísticos que Jerez exporta o vende en el contexto de su oferta es la monumentalidad. La ciudad cuenta con elementos arquitectónicos en el orden histórico y artístico que pocas ciudades pueden presumir de ellos. Son tantos que difícilmente las administraciones pueden asumir la responsabilidad de su estado de conservación y atender las urgencias. Y estas son muchas “pero Andalucía es muy grande. En cualquier pueblo o ciudad nos encontramos con un catálogo monumental de primer orden que no podemos atender”. Así se expresaba un responsable autonómico en materia patrimonial como excusa, hasta cierto punto comprensible, de que no hay suficiente presupuesto como para atender todo lo que se presenta. La Iglesia es la principal propietaria de ese legado: iglesias, conventos, palacios…  Así las cosas, la inversión para el mantenimiento del patrimonio histórico de la ciudad para que no se caiga queda en manos de agentes privados ya sean fundaciones, donaciones y cualquiera que se pueda echar una mano al bolsillo para atender las iniciativas que plantean colectivos como las hermandades. 

El proyecto de restaurar el retablo lo ha ejecutado una empresa de restauración jerezana formada por dos mujeres cuya profesionalidad y resultados las están elevando al ámbito más prestigioso en este tipo de trabajos. Cristina Espejo y Pepa Segura —S&S Restauraciones— llevan nueve años con esta empresa que hasta el momento, en los trabajos que han asumido, han obtenido evaluaciones más que satisfactorias. Son meticulosas y estudian casa trabajo al detalle con el objetivo de ofrecer una intervención cuyo resultado final siempre corresponde con los principios básicos de la restauración, aunque eso suponga “echarle más tiempo del contratado y presupuestado”, afirma Pepa Segura.

restauracion san lucas (Esteban)5
Cristina Espejo y Pepa Segura.  ESTEBAN

"Hay que hacer muchas cabriolas mes a mes para vivir de la restuaración"

Los trabajos en este terreno no abundan dada la elevada competitividad existente en el mundo de la restauración: “Sí lo es pero nosotras entramos de la mano del mejor que se puede acceder a este mundo, Paco Bazán. Fue un respaldo importante para entrar en las hermandades; después fue el boca a boca y los resultados de los trabajos”. Cristiana Espejo es clara al afirmar que la cuestión de genero, al ser dos mujeres, “no supone ningún inconveniente”. Espejo reconoce que el trabajo del retablo les da un empujón profesional importante, “porque veníamos de hacer obras muy destacadas pero de imaginería procesional o devocional y pinturas. Ahora, con un encargo de esta magnitud, esperamos que sea el comienzo de una nueva etapa”. San Lucas ha supuesto  la contratación de tres profesionales. ¿Se puede vivir de la restauración? A esta pregunta responde Segura que “sí pero no con holgura. La restauración implica muchísimo tiempo y no siempre está pagado. No es un sueldo fijo. Hay que hacer muchas cabriolas para vivir mes a mes”.

Sobre el autor:

Kiko Abuín

Periodista.

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído