"Los cofrades no deberían esconderse en el anonimato en las redes"

El jurista Juan Infantes aventura problemas en las hermandades que no asuman la normativa de protección de datos y advierte a los “más lanzados” que las infracciones tecnológicas “existen y crecen en los juzgados, sobre todo, las demandas por delitos de odio”

Juan Infantes, en el Mamelón, ante el monumento a san Juan Bautista de la Salle.
Juan Infantes, en el Mamelón, ante el monumento a san Juan Bautista de la Salle. ESTEBAN

Abogado y cofrade

Juan Infantes Sánchez, abogado en ejercicio desde el año 2001, está especializado en delitos tecnológicos por la Universidad de Salamanca y master en la Universidad Internacional de la Rioja en materia de Protección de Datos. Es cofrade de las hermandades de la Borriquita, Vera Cruz y La Clemencia, en Jerez; en Sevilla es hermano de la Quinta Angustia.

¿Qué es un delito tecnológico?

Es aquel que se realiza con un componente tecnológico, es decir, el que se comete en las redes sociales, internet y cualquier tecnología TIC, que es el medio en el que produce el delito.

En el ámbito cofrade, las redes sociales y los medios digitales son preferentes en su uso para expresarse libremente pero, ¿eso tiene un límite?

La libertad de expresión es un derecho fundamental, el cual está en contraposición con otros derechos como el de la intimidad, el del honor que son las agresiones más comunes que se cometen en las redes sociales en el ámbito de las cofradías.

¿Ha atendido algún caso relacionado con este tipo de delitos pero en lo cofradiero?

La verdad es que no porque la mayoría de las veces la gente se echa para tras; se suele usar mucho el perdón del ofendido que suele ser causa de exclusión de la causa penal. También la interlocución con la parte contraria y la intervención de abogados evita que la sangre llegue al río.

7Z7A7145
El abogado y cofrade en un momento de la entrevista.   ESTEBAN

¿El usuario de las redes sociales es consciente de que pueden estar cometiendo un delito al emplear el insulto, la falta al honor?

Los usuarios tienen un cierto sentido de impunidad que es precisamente todo lo contrario. Todas las comunicaciones tecnológicas llevan aparejadas los llamados registros logs que van dejando un trazado de dónde hacen las comunicaciones, en qué momento. En pocas palabras, el rastro que deja un delito usando la tecnología es extenso y no es comparable con otro digamos que analógico,

"El usuario de las redes tiene un cierto sentido de impunidad"

¿Es más grave usar perfiles anónimos?

En principio no, el anonimato está permitido porque al final el rastro llevará al origen de dónde se hace la comunicación. A partir del hilo se saca el pabilo, empleando esta expresión cofrade. No obstante, estos delitos menores o de poco fuste no tienen el mismo tratamiento investigador por parte de las fuerzas del orden por cuestiones de prioridad o de capacidad por lo que se dedican a delitos de mayor calado.

¿Qué pena puede caerle a un usuario normal por un delito digamos de poco fuste, como suele suceder en los perfiles cofrades?

Las injurias y calumnias están vinculadas entre un año y tres de prisión, siempre con responsabilidad civil. Pero todo esto es muy relativo. Cuando la Justicia echa a andar, será lenta y pesada, pero llega al final.

¿Qué le aconsejaría a los usuarios más lanzados y sin pelos en la lengua?

Lo primero que le diría es que no se escondan en el anonimato, que si tienen algo que decir que vayan a los cabildos ya que es muy fácil parapetarse en un nick y que tengan cuidado porque no todo vale en este mundo de las tecnologías.

Conocerá el caso del capataz, no cesado aún, de la Flagelación, que ha saltado esta misma semana. ¿Sería un caso que podría haber llegado a los tribunales si hubiera querido el ofendido?

Están creciendo mucho los delitos de odio. Este campo de las redes sociales, como decíamos, permite cierta sensación de impunidad pero, como digo, el delito de odio está penetrando mucho en la sociedad española y en el ámbito político se está recurriendo mucho a esta figura jurídica que es ir contra las ideas. Estos delitos están teniendo preponderancia porque la sociedad misma lo demanda. De momento, si con este señor la cosa no va más allá del ámbito de la hermandad, no pasará de ser una anécdota. Pero el ofendido, en este caso un partido político, puede plantearse otras medidas. Advertir que las hermandades tienen ahora una doble naturaleza. Desde que están inscritas en el registro de entidades religiosas del Ministerio de Justicia tienen personalidad jurídica civil y se les aplica ordenamiento jurídico español civil en todos sus comportamientos y en cualquier momento, la jerarquía cofrade sede llevarse una sorpresa.

¿Qué reflexión le merece como cofrade aquellos que no se cortan en las redes, desde hermanos mayores hasta sacerdotes, a la hora de lanzar soflamas contra una u otra opción política, social o contra lo que sea?

A mí me entristece que la gente no sea capaz de manifestar con valentía pero con educación su parecer sobre las cosas. Siempre he tenido un lema que me enseñó mi padre: lealtad crítica. No hay por qué esconderse. Si tienes criterios los tienes que manifestar con respeto: las cofradías son la suma de las identidades y las capacidades de todos sus hermanos.

Infantes razonando las respuestas en esta comparecencia con La Voz del Sur
Infantes razonando las respuestas en esta comparecencia con La Voz del Sur.   ESTEBAN

La protección de datos, otro tema espinoso que es aplicable a las hermandades.

Tan aplicable que la propia Iglesia antes de la entrada en vigor del reglamento europeo de protección de datos, se apresuró a dictar un decreto que establece cuáles son esas normas dentro de la Iglesia. En Sevilla sí han hecho un trabajo a nivel de las hermandades exigiendo que se nombrara a un delegado de protección de datos y si no tienen a nadie con los conocimientos  necesarios, que se contrate el servicio a profesionales especializados, del mismo modo que se contrata al florista, al encendedor, al cerero… En esto aludo a lo que dije antes sobre la dualidad de la naturaleza de las hermandades, la religiosa y la civil. Las hermandades deben empezar a profesionalizar la gestión del día a día. Tal vez las más pequeñas no pero las grandes adolecen de esa profesionalización.

"Las hermandades deben empezar a profesionalizar la gestión"

Porque de no gestionarse conforme a la ley los censos, datos y otros puntos sensibles de la hermandad, ¿las consecuencias pueden ser graves?

Pueden haber multas del 4 por ciento del presupuesto, un sanción que puede hacer mucho daño. El Reglamento demanda saber en manos de quién están los datos, quién los trata, para qué los trata… Normalmente este tipo de historias vendrán de la mano de un rebotado que esté cabreado con la junta de gobierno de turno y que presente una denuncia en la Agencia de Protección de Datos por recibir alguna correspondencia indebida o por cualquier otra cuestión por peregrina que parezca. Hoy en día no se puede excusar en que se actúa como aficionados. Eso cabe en el ámbito canónico donde la Iglesia puede llevar al perdón. Me consta que ya ha habido alguna hermandad sancionada  y se ha empezado con un apercibimiento o con una multa entre 600 o 1.000 euros.

"En protección de datos, los responsables cofrades están muy pasotas"

¿Las hermandades pasan o por el contrario se preocupan por esto?

La gente está muy activa en el sentido más pasota. Sé que en El Soberano Poder sí están muy sensibilizados con la cuestión y tienen encomendado este trabajo a una empresa. Y que yo sepa no me ha llegado información de otras cofradías que se preocupen por la gestión de la protección de datos. Siempre digo los mismo, no sabemos de dónde nos va a venir el primer golpe. 

Sobre el autor:

Kiko Abuín

Periodista.

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído