Vientres de alquiler, ¿última opción o capricho?

Tras las declaraciones de la ministra de Igualdad, hablamos con la primera agencia andaluza especializada en este servicio, una familia malagueña con un niño gestado en Ucrania y un activista del colectivo LGTBI

Una mujer embarazada. FOTO: MENNO HORDIJK.
Una mujer embarazada. FOTO: MENNO HORDIJK.

El debate sobre la gestación subrogada en España se abrió hace menos de dos semanas cuando la actual vicepresidenta y ministra de Igualdad, Carmen Calvo manifestó en una entrevista en El País, que “los vientres de alquiler son la utilización del cuerpo de las mujeres más pobres”. El Gobierno de Sánchez había sido tildado de feminista desde el minuto uno, con el nombramiento de once ministras y seis ministros, y Calvo se ha mantenido en esta línea con cada declaración. Albert Rivera, el "abanderado del feminismo" a partir del pasado 9 de marzo, al ver la histórica movilización del 8M, no tardó en criticar las palabras de la vicepresidenta: "No hay cosa peor para el feminismo y la libertad de las mujeres que decidir por las mujeres".

En este sentido, la filósofa y profesora feminista Ana de Miguel, autora del libro Neoliberalismo sexual. El mito de la libre elección, expone que "la conversión de los cuerpos de las mujeres en mercancía es el medio más eficaz para difundir y refor­zar la ideología neoliberal" y que la teoría de la libre elección refuerza que "ahora que las  mujeres 'ya son libres', 'ya tienen igualdad', ya pueden 'elegir' vivir de su cuerpo, o de trozos de su cuerpo".

En una entrevista con lavozdelsur.es, De Miguel explicó que el mito de la libre elección se desarrolla de una manera muy sencilla: "¿Qué queremos? Mujeres que engendran nuestros hijos. Pues vamos a desarrollar la teoría de la libre elección. Ahí el feminismo ha luchado por la libertad de las mujeres, ¿no? Pues entonces libertad para las mujeres que lo quieran hacer. Y así, de sencillito, con este giro tan mono. ¿Habéis luchado para ser libres? Ahora vais a ser libres para hacer libremente lo que antes hacíais por obligación".

Ana de Miguel: "¿Habéis luchado para ser libres? Ahora vais a ser libres para hacer libremente lo que antes hacíais por obligación"

Si bien Ana de Miguel relaciona los vientres de alquiler con la prostitución, al quedar el cuerpo de la mujer en pura mercancía, en fábrica de bebés —como también expone la novela de Margaret Atwood, El cuento de la criada, y que en la actualidad se ha popularizado gracias a la serie de HBO—, el abogado danés Miguel González Erichsen, uno de los miembros fundadores de Universal Surrogacy, el primer bufete de Andalucía especializado en gestación por subrogación creado en 2015, señala a lavozdelsur.es que con este servicio "no se alquila ningún vientre”. "Me parece una frivolidad y una estupidez", declara ante la comparación de De Miguel, y a la ministra Calvo le dice que "la ignorancia es osada y es el peor de los males a la hora de hablar con objetividad de algo importantísimo como es la gestación subrogada".

"La ministra ha ofendido a mucha gente con sus declaraciones, me consta que el colectivo de las familias de la gestación subrogada, los colectivos LGTB también. Gente muy enfadada, porque justamente ha hecho unas declaraciones contra la igualdad", manifestó el líder de Ciudadanos en Los desayunos de TVE. Pero el activista Daniel Valero, conocido en las redes como Tigrillo y especialista en contenido LGTB, dice estar mucho más enfadado con Albert Rivera que con la ministra: “Rivera los que busca con todo esto que salga una de sus propuestas dirigidas hacia el pueblo burgués. Él busca un lavado de imagen para Ciudadanos, intentar vendernos que lo que está haciendo no lo hace para la gente de dinero, sino que lo hace también para el colectivo LGTB".

"Albert Rivera ha llegado a introducir una carroza en el Orgullo LGTB exclusivamente para pedir la gestación subrogada, no para los derechos del colectivo, para que nos dejen de dar palizas, para que se despatologice a la gente trans... No. A ellos todo eso les da igual. La gestación subrogada es un capricho para ricos". Por otro lado, a Valero le irrita que la sociedad suela relacionar la gestación subrogada con el colectivo LGTBI.

Daniel Valero 'Tigrillo': ¿Habrá gais que harán uso de la gestación subrogada? Pues sí, pero gais burgueses, gais con el capricho de tener un hijo de sus genes en vez de adoptar"

"¿Habrá gais que harán uso de la gestación subrogada? Pues sí, pero gais burgueses, gais con el capricho de tener un hijo de sus genes en vez de adoptar, porque lo más vergonzoso es que piensan que un hijo que no lleva sus genes no es un hijo de verdad. Esto es casi lo más preocupante en todo este asunto", finaliza a lavozdelsur.es. Es más, según apunta González Erichsen, de las 40 familias que están en proceso de obtener a su hijo gestado, el 90% son parejas heterosexuales, con edades comprendidas entre los 35 y los 42 años.

María Eugenia Navarro y Miguel Ángel González son un matrimonio que acaban de aterrizar en Málaga con su pequeño gestado en Kiev. "Tiene tan solo 43 días", dice María Eugenia a través del teléfono, casi emocionada. Según cuenta, ambos llevaban más de 8 años intentando quedarse embarazados. "Lo intentamos de forma natural, incluso con la técnica de reproducción asistida en varias clínicas, donantes de óvulos también..., pero tras varios abortos, no se llegaban a implantar los embriones...", relata María Eugenia, que dice que prefirieron apostar por la gestación subrogada, antes que por la adopción.

"Yo tengo 41 años y mi marido 38. Ni si quiera llegamos a empezar el proceso de adopción. Nos dijeron que la adopción se demoraba mínimo dos años, que tampoco era recién nacido y que no iba a tener nuestros genes. Así que si teníamos la gestación subrogada, nos gustaba más esa opción. Pudiendo elegir, nos parecía mejor esa...", confiesa María Eugenia. Al hablar sobre la relación con la madre gestante, una madre ucraniana de dos niños que también había sufrido abortos y que por ello —según esta malagueña— se prestó a ayudar a otras mujeres a ser madres. "Se tiene que sufrir mucho para llegar a hacer esto. Es impresionante la fortaleza que tienen. Ellas anteponen nuestra felicidad a la suya, se ponen en un segundo plano... ".

Finalmente, el abogado Miguel González Erichsen defiende que "cuando una pareja quiere ser padre, es porque ya han fracasado con los métodos tradicionales, igual que las visitas a las clínicas de fertilidad. Por lo tanto su vocación de paternidad es enorme". No obstante, también matiza "que por su puesto puede haber algún caso de personas que de manera frívola rechacen al niño, como si fuese un producto de El Corte Inglés, pues no te digo que no lo haya, pero del mismo modo que encontramos de vez en cuando a bebés tirados en contenedores. Pero a mí nunca me ha pasado algo así. Igual que si resulta que por circunstancias tu hijo viene con una tara, pues viene con una tara y es tu hijo, lo vas a querer igual".

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído