'Víctimas' de los ERTE: "No sé cuanto cobraré este mes, ni si volveré"

lavozdelsur.es habla con dos de los más de 42.000 trabajadores que están en procesos de regulación temporal de empleo en Cádiz, una de las provincias con mayor paro de Europa que ahora sufre las consecuencias de la crisis social y económica del coronavirus

'Tiger' echando el cierre, en Bahía Sur.
'Tiger' echando el cierre, en Bahía Sur.

La crisis social y económica que se avecina tras la llegada del SARS-CoV-2 no tiene precedentes. En la provincia de Cádiz, una de las zonas con mayor desempleo de toda la Unión Europea, al menos uno de cada diez trabajadores se va a haber afectado por los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE). Este instrumento, en el que se ha apoyado el gobierno tras la declaración del Estado de alarma y el cese de actividad de la mayor parte de las empresas, prevé la reincorporación de los trabajadores una vez terminado el periodo de inactividad. Sin embargo, muchos de ellos no lo tienen tan claro.

"No sé cuánto cobraré este mes, ni si volveré", afirma Juan Romero, camarero en una de las estaciones de servicio de la AP-4. La empresa, que en un principio le instó a cogerse vacaciones, ni siquiera le ha notificado y desconoce si han hecho todos los trámites pertinentes. "En un principio la idea que tenían era agotarnos las vacaciones y quitarnos de en medio", afirma indignado sobre una sugerencia a la que se negó rotundamente. "Imagina que yo te digo que me voy a Madrid o a Italia de vacaciones... no me cuadra mucho", ironiza sobre la intención inicial de la empresa. "Cómo me voy a ir de vacaciones, yo estoy trabajando". En vista de las circunstancias dadas por el gobierno central, la compañía rectificó, advirtiendo sin embargo que se "atengan a las consecuencias".

Tres semanas después Juan sigue sin saber las condiciones en las que se encuentra. "La falta de información que tuvimos con la epidemia la estamos teniendo con los ERTE", explica a lavozdelsur.es. "Nos pidieron que le diéramos el número de cuenta bancaria, como si no lo tuvieran; 15 días después que nos diéramos de alta como demandantes de empleo, pero... ¿eso no es automático?", se pregunta. Este trabajador de la hostelería aún no sabe si cobrará el 10 de abril o el 10 de mayo. Tampoco conoce cuánto. "Estoy en el limbo, esperando... no queda más remedio que aguantar", lamenta. Sobre el asesoramiento tampoco es positivo. Dice haber llamado varias veces a los números del Servicio Andaluz de Empleo sin éxito. "O no lo cogen o están saturados, no sé nada y estar encerrado y no saber cuánto ni cuándo vas a cobrar es muy duro", asegura.

El restaurante de la AP-4.

Según el informe elaborado por la Unión Provincial de CCOO de Cádiz casi 9.000 empresas han registrado ERTE en Cádiz a causa de las consecuencias económicas de la alerta sanitaria del Covid-19. De ellos, el 63% son del sector servicios, como este trabajador de hostelería. En esa línea y en previsión de la crisis social que se avecina, el sindicato CGT entiende que el paquete de medidas aprobado por el gobierno "es insuficiente".

Menos de la mitad del sueldo

La situación de una gaditana que trabaja en un negocio de la provincia, tampoco es esclarecedora. "Me lo notificaron por videollamada", afirma. Con un hijo de 6 años, una hipoteca y su marido trabajando de agente inmobiliario —sin actividad por el coronavirus—, asegura que lo "principal ahora es comer". El viernes 13, un día antes de la declaración del estado de alarma, la dependienta fue la encargada de echar el cierre. El sábado le advirtieron de que no se abría y como a otros trabajadores, le pusieron sobre la mesa la idea de pedir vacaciones. "Luego vieron que lo que había que hacer es un ERTE", sostiene.

Así, esta trabajadora, que es optimista pese a la situación en la que se encuentra, no cobrará este mes de abril ni siquiera la mitad de lo que estaba ingresando. Los 1.100 euros que percibía por sus 30 horas semanales se quedarán a duras penas en poco más de 400. "Con el ERTE lo que cobras es el 70% del salario base, y mi salario base sin gratificaciones es de 700 euros", afirma. La situación, que se extenderá hasta el 30 de abril y con prórrogas sucesivas si continúa el confinamiento, no se sabe cómo concluirá. Informada de todas las medidas que ha ido adaptando el gobierno, la trabajadora está estudiando la posibilidad de acogerse a la prórroga hipotecaria o a los micropréstamos. No obstante, se lo toma con filosofía: "Hay millones de españoles así", recuerda. "Habrá que ir pagando las cositas poquito a poquito". No queda otra.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído