Una pareja en exclusión con dos niños será desalojada de un piso social por el Ayuntamiento de Jerez

Tania Ceballos y Francisco Jesús, junto a su perra Perla, en el piso que ocupan en el Pago San José desde 2014. FOTO: MANU GARCÍA.
Tania Ceballos y Francisco Jesús, junto a su perra Perla, en el piso que ocupan en el Pago San José desde 2014. FOTO: MANU GARCÍA.

En 2014, cuando Tania Ceballos (Jerez, 1995) y Francisco Jesús (Jerez, 1994) tenían 19 y 20 años, estuvieron durmiendo en un garaje durante una semana. Se duchaban con mangueras, comían bocadillos. Mientras, su hija Ana, con tan solo un año de edad, pasaba las noches en casa de su abuela paterna, Yolanda Bazán. "Vivíamos en casa de mi madre, pero el piso era muy chico y teníamos problemas familiares... Así que tuvimos que irnos", cuenta Francisco.

Ante tal situación, estuvieron viviendo en la calle cerca de una semana. Hasta que una asistente de los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Jerez les mostró que una de las viviendas de protección oficial (VPO) de Emuvijesa en la barriada del Pago San José, estaba vacía. Fue entonces cuando decidieron okuparla, en julio de 2014, y formar una familia. Hoy, hace apenas tres días, detuvieron a Tania a las puertas del Colegio La Paz, donde está escolarizado su hijo pequeño, de 3 años, para entregarle la carta que le anuncia que será desalojada el próximo 25 de febrero. 

Tania Ceballos durante la entrevista. FOTO: MANU GARCÍA.

"Yo todavía no me lo creo. Hasta que no venga la Policia a echarme del piso...", expresa Francisco a lavozdelsur.es. "Yo tampoco me lo termino de creer", continúa Tania. Al principio, cuando ocuparon el piso, tuvieron problemas con los vecinos. Pero a día de hoy, todo el vecindario lamenta que el Ayuntamiento de Jerez les eche de la que ha sido su vivienda desde los últimos cinco años. Esta pareja jerezana se encuentra en situación de exclusión social. Solo ganan entre 200 y 300 euros al mes, de puestos de trabajos eventuales en hostelería que consigue encontrar Francisco. Además, reciben una ayuda de los Servicios Sociales de 120 euros durante seis meses al año, y sobreviven gracias a un colchón social y económico llamado Yolanda Bazán, quien se hizo con la tutela de Tania desde que esta tenía 14 años de edad. "Si no fuera por ella...", incide la joven jerezana.

Desde que se marcharon de su casa, no son capaces de levantar cabeza. Cuentan que, en sus dos primero años, estuvieron acudiendo a la Iglesia para coger alimentos básicos: arroz, pasta, legumbres... Y confiesan que, al vivir en situación de pobreza, se han visto obligados a robar ropa o cartones de leche en algún que otro supermercado. "Lo hemos pasado muy mal".

Le temen a los primeros meses del año, porque, según dicen, es cuando empiezan los procedimientos burocráticos para echar a la gente a la calle. Se han celebrado seis juicios por su caso, pero se han ido aplazando todos hasta que el pasado mayo de 2018 se encontraron en la misma situación que ahora. No obstante, Tania y Francisco intervinieron en dos Plenos del Ayuntamiento de Jerez y lograron paralizar la orden de desalojo. "Mi gobierno no echa gente a la calle", vociferaba entonces, una y otra vez, la teniente de alcaldesa de Asuntos Sociales, Carmen Collado. Ahora, en declaraciones a lavozdelsur.es destaca que "nunca vamos a amparar las okupaciones ilegales".

Tania y Francisco en el salón de la VPO que ocupan en el Pago de San José. FOTO: MANU GARCÍA.

"Estamos al tanto del tema y estamos trabajándolo. Pero a casi todo lo que decimos, no están por colaborar...", manifiesta Collado, quien aclara que esta familia "todavía no está desalojada, tienen un señalamiento para el 25 de febrero". No obstante, la empresa municipal Emuvijesa, perteneciente al Ayuntamiento de Jerez, fue quien denunció a la pareja para que el juzgado tramitase la orden de desalojo. "No sé quien ha denunciado. Pero si no lo hacemos, estamos prevaricando", asegura la teniente de alcaldesa.

"Estos pisos son para personas necesitadas, pero si no tienes nómina, no te dan el piso. Si soy una persona necesitada, ¿cómo voy a tener una nómina?", se pregunta Francisco. "A nosotros nos ha costado mucho esto, hemos ido recogiendo muebles de la basura, poquito a poco, y de lo que me ha podido mandar mi suegra...", comparte Tania. "Mis niños se han criado aquí", añade. Ambos también destacan que los Servicios Sociales les han dejado caer que les están llevando a cabo un seguimiento para tener conocimiento de la situación de los niños. "Estamos más tranquilos porque hay una abuela de por medio, nos dicen". Francisco Jesús durante la entrevista con lavozdelsur.es. FOTO: MANU GARCÍA.

"Nosotros queremos un alquiler digno, unos 200 euros como máximo. Pero no llegan ni a negociar un alquiler social. Su solución es que nos vayamos del piso y que nos busquemos un alquiler privado", apunta Tania. Pero hasta la fecha no han encontrado nada, porque tampoco tienen una nómina. Además, la pareja sostiene que los Servicios Sociales del Ayuntamiento solo les pagarían el mes de fondo y un mes de alquiler, a lo que Carmen Collado indica que "lo que no podemos es pagarle el alquiler a todo el mundo indefinidamente". 

La pareja se siente totalmente desamparada ante las instituciones sociales. "Hay que tener poco corazón para quitarnos de en medio...", termina Francisco. "La alcaldesa dijo en el pleno que me iban a dar una vivienda", pero lo más próximo que tienen es la orden de desalojo.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído