Un supuesto okupa hace un butrón, roba a su vecina y luego le abre con llaves a la Policía

Lugar del suceso en Federico Mayo. Foto: Google Maps.
Lugar del suceso en Federico Mayo. Foto: Google Maps.

"Los vecinos estaban viendo que yo iba metiendo cosas", asegura Pepi Rubio, que cuenta que le han robado todo lo que tenía en un piso familiar en El Pandero, en la barriada jerezana de Federico Mayo, conocida popularmente como el Chicle. A la casa, situada en la calle Conde de Mirasol, pretendía irse a vivir su cuñado y habitaba anteriormente su madre, y en ella guardaba numerosos objetos personales.

"Hace tres días me entraron pero yo no me había dado cuenta porque lo primero que miraba es si me habían forzado la puerta o la ventana", comenta Pepi, que al volver a la casa para dejar otros enseres se dio cuenta de que ya no estaban ni los grifos, ni el termo. "¿Qué pasa aquí?", se preguntó. Fue su novio quien se dio cuenta de que en el dormitorio hay una bolsa puesta sobre un agüjero en la pared. "Quita la bolsa y resulta que habían hecho un boquete", declara a lavozdelsur.es. Por ese agujero el supuesto ladrón se llevó numerosos objetos personales de la familia, desde figuras hasta muñecas de porcelana y seis bolsas llenas de ropa de su difunta abuela, que para la familia tienen un gran valor personal.

El butrón en el piso de Pepi.

"Yo no sabía quién vivía ahí aunque me lo imaginaba. Llamé a la Policía, vinieron ocho policías y el mismo que está de ocupa en el piso de arriba les abrió la puerta a la Policía", explica indignada. La sorpresa fue lo que vio dentro. "Toda la ropa de mi abuela por el suelo pisoteada... ¿cómo se puede comer eso? Es de chiste, entrar por un boquete y encima vas y le abres a la Policía", comenta Pepi, preguntándose si se trataba de una broma o "una cámara oculta".

Según la afectada, el bloque de al lado está ocupado por este hombre, al que responsabiliza del robo, y por dos miembros de su familia. Al ser preguntados por la Policía, este supuesto ocupa respondió: "Yo tengo la llave de abajo pero hay dos personas que también tienen la llave", cuenta Pepi, que no daba crédito a lo que veía con los agentes. El acusado se excusó en que también le habían robado ventanas de aluminio y la afectada cuenta que la Policía le replicó no haber puesto ninguna denuncia a este individuo, sobre el que asegura que van a investigar si ha vendido objetos a la chatarrería. "Usted ha entrado con la llave", le comentaron. "Luego va y piden que analicen las huellas. ¿Qué huellas? Si has entrado con las llaves en el piso y tienes un boquete en la pared", comenta.

Un episodio esperpéntico que finaliza con una escena que Pepi califica "de película". "Encima se ríe y se pone a pelar los cables que nos han robado en la puerta del bloque. Yo lo he denunciado, quiero que la Policía lo detenga y que a este se le caiga la cara de vergüenza por haber robado la ropa de una difunta, que es lo que más valor sentimental tiene", dice, restando importancia al resto de objetos robados e insistiendo que no es la primera vez que sucede. "La moto del difunto del padre de mi hermano la desmontó, mi hermano se fue llorando del piso", recuerda. "Deberían habérselo llevado detenido", concluye, a la espera de que la Policía haga su trabajo.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído