Regalan flores a comisarías, centros de salud y farmacias en Chipiona para levantar el ánimo

Floricultores de la localidad reparten la cosecha, que no pueden vender por la falta de demanda, a profesionales policiales y sanitarios que están trabajando durante el estado de alarma

Floricultores de Chipiona, regalando flores a comisarías.
Floricultores de Chipiona, regalando flores a comisarías.

"En nombre de los agricultores, comercializadoras y todas las familias que viven del sector de la flor cortada, le damos las gracias a las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado por su labor en estos tiempos tan difíciles". Los floricultores, en una publicación en redes sociales en la que aparecen entregando flores a agentes, agradecen así su esfuerzo durante el estado de alarma por el coronavirus. Aunque también han donado flores a centros de salud o farmacias.

El sector de la flor cortada está al límite, pero eso no le impide tener estos gestos. “La flor cortada es cara de sembrar y de mantener, la mayoría los agricultores pedimos pólizas de crédito para costear las plantaciones y vamos pagando según recolectamos. El margen es muy estrecho, en el momento en que parte de la cosecha no se vende ya no podemos pagar y no podemos sembrar. Las pérdidas son totales”, expresaba el floricultor José Santamaría en lavozdelsur.es días atrás.

Un floricultor, dejando flores en un centro de salud.

Este sector da de comer a unos 2.000 trabajadores de la Costa Noroeste de Cádiz. “Para todos los sectores está siendo un varapalo, pero nosotros no solo dejamos de ganar dinero, sino que vamos a perder”, agrega Santamaría. La suspensión de fiestas como las Fallas de Valencia, la Semana Santa, las bodas o comuniones han supuesto para la flor cortada un duro golpe que “ha herido de muerte a un sector que ya estaba en la cuerda floja y que en estas fechas, precisamente, se encontraba en una fase crítica con la mayor producción”, expresa la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) de Andalucía en un comunicado, en el que pide ayudas urgentes para los floricultores andaluces, principalmente localizados en la Costa Noroeste de Cádiz y en Sevilla.

“Vamos a desaparecer, porque en este sector llevamos muchos años al límite de nuestras fuerzas, por eso nos tenemos que endeudar para poder afrontar las campañas. Por ello, la suspensión de la Semana Santa y de todas las festividades de primavera en Europa, porque para nosotros es fundamental la exportación, hiere de muerte al sector”, señala Luis Manuel Rivera, responsable de flor cortada de COAG Andalucía.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído