'Pasaporte' al desconcierto: "Nadie nos va a pagar un vigilante"

Los hosteleros de la ciudad coinciden en recalcar la falta de información recibida y la dificultad que conlleva regular una medida así

El pasaporte covid seguirá siendo obligatorio para acceder a restaurantes, hospitales y ocio nocturno.
El pasaporte covid seguirá siendo obligatorio para acceder a restaurantes, hospitales y ocio nocturno. MANU GARCÍA

Hoy ha entrado en vigor la nueva medida impuesta por la Junta de Andalucía, por la que se hace necesario disponer del certificado o pasaporte Covid para poder acceder a los bares y restaurantes. También hoy mismo, el consejero de Salud, Jesús Aguirre, aconsejaba a los hosteleros aumentar este control a la zona exterior de las terrazas. Ante esta noticia, la opinión de la hostelería es prácticamente unánime: “Con tanta gente es imposible e incontrolable llevar la cuenta”, explica un camarero de un conocido bar de la calle Larga. 

Ante esta situación, entre los encargados y camareros de los bares del centro de Jerez, la sensación predominante era la de desconcierto, incertidumbre y descontento con la medida, en especial en aquellos bares de tapas, cervezas y desayunos en los que la mayor parte de la clientela se concentra en la terraza y en el que el ritmo es frenético, sobre todo en estas fechas: “Yo puedo entender la medida para salones interiores de restaurantes, pero para las terrazas no”, prosigue.

BAR PASAPORTE COVID 3
Un hostelero sirve una copa el primer día del pasaporte Covid en Jerez.   MANU GARCÍA

“¿La Junta nos va a pagar a un vigilante para que lo tengamos aquí trabajando en el control de acceso? Demasiado tenemos ya con nuestro trabajo como para tener que estar pendiente de esto”, declara otro compañero de oficio de la misma calle. 

"Es tanta la rotación de clientela que tenemos aquí, que es muy complicado llevar la cuenta"

En el eje del Consistorio, la sensación es parecida. “Está bloqueada la página. Llevo toda la mañana intentando acceder a la aplicación pero no se puede, así que de momento no hemos podido hacer la prueba. De todas formas, es tal la rotación de clientela que tenemos aquí, que es muy complicado llevar la cuenta”, nos cuentan desde la calle Algarve. En la Plaza de la Yerba, los camareros están tan ocupados poniendo en pie el lunes (un lunes entre Zambombas y Nochebuena que se presenta como uno de los más complicados del año), que parece que la última preocupación que tienen en mente es la de normalizar esta medida.  

"Ya tengo bastante tengo con lo mío, que es ser camarero"

De otro reconocido establecimiento llegan las mismas sensaciones: “Ya tengo bastante tengo con lo mío, que es ser camarero. Además, ¿cómo voy a empezar a pedir el DNI a la gente?”. Temen, incluso, que algunos clientes se pongan a la defensiva. Por este motivo, el bar 'La Librería' ha compartido en sus redes el siguiente mensaje: “Os pedimos encarecidamente que no discutais y que le facilitéis las cosas al portero sin comerle la cabeza, que esto no es decisión nuestra”. ​​

En otro bar recalcan que la "medida de las terrazas" de momento es solo un consejo, no está publicado en el BOJA. Así que, ante esta situación, seguirán manteniendo sus rutinas habituales.

En el entorno de la plaza Plateros la sensación se repite: "Nadie sabe nada. Además, es imposible controlar a tante gente, más con el alcohol de por medio. Necesitaríamos a una persona solo para controlar. La aplicación es lenta y hay que contrastar la información y pedir el DNI. Si a veces gestionar el turno de mesas es ya agotador, ¿cómo vamos a controlar a toda persona que entre?", declara un veterano camarero. 

En mitad de esta situación, llegan unos clientes habituales y preguntan: "Tenemos el certificado covid, ¿lo queréis?!". Por unos momentos parece que van en serio, per acto seguido estallan en risas y se piden una cerveza con mejillones. Las especulaciones sobre el pasaporte Covid continúan sin casi nadie entender, hasta el momento, cómo va a ser este "normalidad provisional". 

Sobre el autor:

Valeria Reyes Soto

Licenciada en Historia del Arte por la Universidad de Sevilla y máster en Gestión Cultural por la Universidad Carlos III de Madrid, he trabajado en la gestión y comunicación de proyectos como el Festival de Cine Africano de Tarifa-Tánger, la Feria del Libro de Sevilla, el Festival de Jerez o el Festival de Cine Europeo de Sevilla; en espacios como la librería Caótica y en proyectos como Luces de barrio. Tengo especial interés por los programas que unen diferentes puntos de la cultura a través del encuentro, la investigación y la mediación, así como plena vocación por el mundo editorial, librero y literario.

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído