Mata a un funcionario de los juzgados de Granada, un día después de ser pillado bebido al volante

Fernando Quirós Santiago se encuentra en prisión provisional por un delito de homicidio imprudente y un delito contra la seguridad vial

Guardia Civil regulando el tráfico.
Guardia Civil regulando el tráfico.

A Fernando Quirós Santiago la Guardia Civil de Tráfico de Granada le dio el alto sobre las 9.30 de la mañana. Los agentes se percataron de que el sospechoso tenía temblores, parecía adormilado, se encontraba pálido y con los ojos rojos. También desprendía olor a alcohol.

La conversación entre los agentes y el conductor, revelada por el periódico El Confidencial, rezaba así: 

¿Dónde va usted?

—Vengo de Atarfe y voy a mi casa en Pinos Puente.

(Los agentes notaron enseguida ese hablar pastoso y balbuceante de los borrachos)

—Pues de momento se va a quedar aquí con nosotros.

—¿Y eso?

Parece que ha bebido usted un poco, ¿no?

—Sí, pero solo dos copas de coñac.

Fernando se sometió de forma voluntaria a control de alcoholemia y en la primera dio 1,13 de miligramos de alcohol en litro de aire aspirado. La siguiente, diez minutos después, 1,05. Le intervenieron el cochey le citaron al día siguiente para un juicio rápido en los juzgados de Granada. El acusado, asegura El Confidencial, tenía tenía varios antecedentes por conducción bajo los efectos del alcohol y había tenido un par de suspensiones del carné, además de no realizar los cursos de sensibilización pertinentes.

Al día siguiente, a la misma hora y con el coche ya recuperado del depósito, fue al juicio rápido en Granada. Conduciendo por la GR-30, a la altura del centro comercial Nevada Shopping, Fernando Quirós golpeó a una moto por detrás. "Nosotros le vimos e iba dando bandazos", afirma a El Confidencial, el conductor de un coche que iba detrás.

Según el informe de Tráfico, Quirós, con el motorista ya en la calzada, siguió durante al menos 75 metros con él y la moto enganchados. El testigo y su mujer llamaron al 112. El hombre pudo comprobar cómo el motorista habí perdido el casco, fruto de la caída y el arrastre. Su cuerpo se encontraba bajo la moto cuando el conductor, Fernando Quirós, se bajó del coche para ver qué pasaba, pero iba tan borrcho, asegura el periódico, que era incapaz de mantener de pie con normalidad.

"El hombre todavía respiraba, aunque estaba malherido", reconoce el testigo a El Confidencial. "Entonces, me acerqué al conductor del Dacia y le pedí que quitase el coche porque estaba ocupando dos carriles y podía producirse otra colisión. Seguidamente llegó la ambulancia. Intubaron al herido, pero falleció minutos después por un traumatismo encefálico severo.

"Antes de que llegara la patrulla de la Guardia Civil, el del Dacia volvió a arrancar el coche y suavemente empezó a alejarse del lugar. Me di media vuelta y le grité que a dónde iba. Me metí por la ventana y le obligué a parar el vehículo. Justo entonces llegó la patrulla", revela el testigo al mismo periódico.

Dio 1,04 mgr/l en la primera prueba de alcoholemia y 10 minutos después, ascendió a 1,13 mgr/l. Se negó a declarar y el juez instructor lo mandó a prisión provisional, donde permanece, informa El Confidencial. Por ahora, está acusado de un delito de homicidio imprudente y un delito contra la seguridad vial.

El Confidencial concluye que "Francisco, la víctima, estaba casado con Yolanda y tenía dos hijos que le adoraban, Alejandro y Patricia. Se da la casualidad de que Francisco trabaja en los juzgados a los que se dirigía en teoría Fernando Quirós para un juicio rápido. Sus compañeros están indignados y, como muchos otros, creen que la legislación es muy laxa para los borrachos/drogados que matan en la carretera y que sale muy barato matar".

 

Sobre el autor:

logo lavozdelsur

lavozdelsur.es

… saber más sobre el autor

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído