La 'trampa' de Konecta: cierra El Puerto y amplía Sevilla para intercambiar indefinidos por temporales

La multinacional que opera para Vodafone dejó esta pasada semana a 200 empleados en la calle con 25 días por año trabajado, la mayoría indefinidos: "Nos pidieron unas condiciones inviables y ahora ofrecen esos 200 puestos en Bollullos a 15 horas y con carácter temporal"

Un momento de la concentración de los trabajadores de Konecta el pasado mes de febrero. FOTO: MANU GARCÍA.
Un momento de la concentración de los trabajadores de Konecta el pasado mes de febrero. FOTO: MANU GARCÍA.

No son cromos, son trabajadores, pero para algunas grandes empresas bien podrían serlo. Como números fácilmente trasladables de un lugar a otro, sin ningún tipo de pudor, trató la multinacional Konecta BTO a sus trabajadores de la central telefónica de El Puerto de Santa María. Este call center que ofrecía servicios de telemarketing y atención al cliente de la compañía Vodafone, daba trabajo a 197 personas hasta este mes de marzo. Por cuestiones de "movilidad geográfica" Konecta dio un ultimátum a su plantilla: o 50 euros más por traslado a Bollullos o Valladolid, o despido con 20 días por año trabajado. Sólo seis trabajadores, entre los que se encuentra uno dado de baja y con posibilidad de pedir la invalidez, y dos jefes de servicio, han elegido el traslado.

"Estas son las consecuencias de la reforma laboral", espetó la presidenta del comité de empresa de Konecta a los medios de comunicación una vez anunciada la decisión de la empresa, hecha efectiva la semana pasada. "Son despidos encubiertos", añadió. En la vista celebrada en el juzgado de lo Social número 1 de Jerez el juez medió y se acordó una indemnización de 25 días por año trabajado, algo superior a la inicialmente ofrecida por la empresa. Casi 200 trabajadores, entre los que se encuentran historias como las de Cecilia y Victoria, que lavozdelsur.es narró en primera persona durante las movilizaciones del comité, están en la calle. Un tercio de ellos residen en Jerez.

Una de las concentraciones de los trabajadores de Konecta tras la decisión de la empresa. FOTO: MANU GARCÍA.

El comité de empresa, en el que estaba este trabajador por CCOO, de hecho solicitó que se calificara la operación como despido improcedente y no como movillidad geográfica. Los trabajadores reclamaban que la empresa les pedía algo prácticamente imposible, ya que asumían más de un 25% de su sueldo en gastos de transporte, imposibilitados muchos de ellos para desarrollar una vida fuera de la Bahía por el hecho de asumir hipotecas, compromisos personales y familiares, y los tiempos en los traslados.

Sin embargo, la decisión de la empresa esconde para trabajadores como Juan Andrés Huertas algo más. Una oferta en varios portales de empleo, efectiva desde esta semana, revela el interés de contratar a 200 teleoperadores por parte de Konecta BTO para su central sevillana de Bollullos de la Mitación. "Nos pidieron unas condiciones inviables y ahora ofrecen esos 200 puestos en Bollullos, a 15 horas y con carácter temporal", declara indignado a este medio. La explicación puede ser precisamente esa: la mayoría de los trabajadores de Konecta BTO de El Puerto eran indefinidos y con contratos en mejores condiciones de los que ahora ofrecerá la multinacional en Sevilla. Una maniobra habitual, por otra parte, en el mercado laboral actual.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído