Fiscalía alerta de "incapacidad material" en los Juzgados andaluces para afrontar macrocausas contra los narcos

Advierte del "imparable" negocio de la marihuana, habiéndose convertido la comunidad en "lugar de producción". Solo en la provincia de Cádiz, sin contar con el Campo de Gibraltar, se han intervenido 265.000 kilos de esta droga en el último años

La Guardia Civil, en una macrorredada en Jerez, en una imagen de archivo.
La Guardia Civil, en una macrorredada en Jerez, en una imagen de archivo. JUAN CARLOS TORO

La Fiscalía Superior de Andalucía, que ha vuelto a dejar claro que no hay capacidad material para afrontar las macrocausas judiciales pendientes derivadas de los grandes golpes al narcotráfico en Andalucía, especialmente en la provincia de Cádiz, ha constatado que toda la comunidad andaluza "se ha convertido en un lugar de producción de marihuana", siendo una de las actividades delictivas principales en este territorio, donde "sigue imparable", en un contexto en el que coexiste con el tráfico de hachís a gran escala introducido por toda la costa andaluza por vía marítima.

Andalucía es la comunidad autónoma con más fiscales delegados antidroga, un total de ocho, lo que da cuenta de la magnitud de este tipo de delincuencia en esta zona. De hecho, se ha creado recientemente esta figura también en la provincia de Granada y en el área de Jerez de la Frontera "debido al incremento incesante de la criminalidad organizada relacionada con los delitos de tráfico de drogas y blanqueo de capitales", según expone la fiscal superior de Andalucía, Ana Tárrago, en la memoria anual de su departamento.

Así, el tráfico de marihuana es "una de las actividades que sigue imparable" y en 2020, año al que se refiere la memoria, han aumentado las aprehensiones y los procedimientos incoados por este tipo de delito. Solo en la provincia de Cádiz, sin contar con el Campo de Gibraltar, se han intervenido 265.000 kilogramos de esta droga. En Granada 17.800; en Huelva más de 2.000, lo que supone seis veces más que el año anterior, en Almería 6.000 y en Sevilla 6.800, incrementándose considerablemente el número de plantaciones.

El fiscal antidroga en Granada alerta en este sentido "de la extraordinaria importancia" que el cultivo y tráfico de marihuana ha adquirido en los últimos años en esa zona. Las organizaciones responden en la gran mayoría de los casos a pequeños grupos que se confunden con clanes familiares, sin que, por el momento, se observen alianzas entre ellos. Esto sucede en el resto de los territorios —Almería, Cádiz, Sevilla, Málaga, especialmente— en los que aparentemente los cultivadores son independientes y cada grupo actúa en el marco de una o dos viviendas.

No obstante, se han llevado a cabo investigaciones en las que se ha podido descubrir que subyacen bajo esta apariencia "verdaderas organizaciones criminales que, tanto desde antes del comienzo de la plantación como después, son quienes facilitan las actividades en toda su extensión". En Granada se siguieron investigaciones contra los grupos encargados de la adquisición a esos productores y su envío a países europeos, en los que el precio de la droga llega a quintuplicar el precio. También se vienen detectando grupos de ciudadanos chinos, afincados en territorio andaluz, que participan en este tipo de delitos.

Hachís por vía marítima

Por su parte, el tráfico de hachís por vía marítima es una de las actividades delictivas que comparten todas las provincias con territorio costero, además de Sevilla por la entrada de las embarcaciones por el río Guadalquivir. Todos los fiscales delegados antidroga de esos territorios coinciden en que este es uno de los fenómenos delincuenciales más extendido.

Los investigadores han constatado la "gran capacidad económica" que poseen las organizaciones radicadas en la costa andaluza, lo que les permite afrontar grandes pérdidas de droga sin quedar mermadas.

Como consecuencia de la presión ejercida en la zona del Campo de Gibraltar, esos grupos han ido modificando su forma de actuar, alternando las zonas de las descargas del hachís hacía poblaciones costeras, de distintos puntos de Andalucía e incluso del Levante español. No obstante, se constata que las organizaciones más potentes siguen teniendo su centro neurálgico en Algeciras, La Línea y San Roque, territorios en los que se han hecho fuertes debido al volumen del dinero con el que cuentan y al respaldo social del entorno en el que se mueven, donde —según expone la Fiscalía— "cuentan con un ejército de subalternos que vigilan los movimientos de cualquier persona extraña al lugar".

El uso de embarcaciones de alta velocidad, de 12 a 14 metros de eslora y 3 o 4 motores fuera borda de elevada potencia sigue siendo uno de los principales medios del transporte de la droga; embarcaciones cuyo precio ronda los 200.000 euros, capaces de llevar a cabo la travesía hasta el vecino país de Marruecos y regresar a España con cantidades de hachís que rondan los 3.000 kilogramos por viaje.

En cuanto a la cocaína, perdura el tráfico al por mayor, especialmente en el muelle de contenedores de Algeciras, también en Cádiz, pero también se han detectado grandes alijos en poblaciones como Huelva y en varias embarcaciones de alta velocidad en esa zona o en Málaga que hacen a los investigadores sospechar de la apertura de una nueva vía, procedente de Marruecos y Mauritania.

Desde 2018 se han llevado a cabo más de 667 operaciones antidroga en Andalucía de las que el 83 por ciento están judicializadas, pero la Fiscalía advierte en su memoria anual de la "incapacidad material de los Juzgados para asumir causas de esta envergadura" y, de hecho, todos los fiscales delegados reclaman un refuerzo en sus respectivos territorios ante el "imparable incremento de las investigaciones contra la criminalidad organizada y el blanqueo de capitales".

Sobre el autor:

lavozdelsur.es

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído