anuncio-caravana-mujeres
anuncio-caravana-mujeres

La localidad serrana acoge el 27 de mayo una caravana de mujeres, una iniciativa que pretende lograr la repoblación de pequeños núcleos de población.

Una noche, en un bar de Plan (Huesca), un pequeño pueblo de apenas 150 habitantes —300 en la actualidad—, un grupo de solteros estaba viendo la película Caravana de mujeres. Corría el año 1985 y, tras visionar este western estadounidense de 1951, que cuenta la historia del propietario de un rancho de California que viaja a Chicago para “reclutar” mujeres que acompañen a los solteros solitarios de un valle, se les encendió la bombilla. Los vecinos de Plan publicaron entonces un anuncio en El Heraldo de Aragón: “Se necesitan mujeres entre 20 y 40 años con fines matrimoniales para pueblo del pirineo aragonés”. Ahí empezó todo.

De ese encuentro se calcula que salieron unas 40 parejas de toda la comarca, una iniciativa que se repitió hasta en cinco ocasiones en este pequeño pueblo del valle de Gistain, al que acudieron decenas de periodistas para recoger los testimonios de los primeros participantes en aquellas caravanas de mujeres. "La gente colaboró mucho y se acogieron a las chicas en las casas", asegura José María Fantova en El Heraldo de Aragón, alcalde de Plan cuando se cumplieron 30 años de aquella idea. Él recuerda que "en la primera caravana cantó desinteresadamente Labordeta”. Unos años después, la Asociación Caravana de Mujeres (Asocamu) empezó a recorrer pequeños municipios de España para conseguir, según reza en su página web, la repoblación rural de estos núcleos.

Uno de los siguientes destinos de la caravana es Villaluenga del Rosario. El próximo sábado 27 de mayo, un autobús con 55 mujeres procedentes de diferentes barrios de Madrid, de edades comprendidas entre la treintena y los 60 años, desembarcarán en el pequeño municipio serrano para conocer a hombres solteros con los que entablar amistad y, en el mejor de los casos, una relación amorosa. Ellas pagan unos 20 euros por viajar al municipio y ellos, 50 euros, con los que costean el almuerzo, la cena y un baile que se prolonga hasta altas horas de la madrugada.

La programación calcula la llegada de las mujeres a Villaluenga a las tres de la tarde, tras lo que tendrá lugar un almuerzo entre solteros. Por la tarde habrá una visita al municipio y a las ocho empieza el primer baile, que se interrumpe para proceder a la cena, tras la que hay un nuevo baile que dura hasta las cuatro y media de la madrugada. Las mujeres hacen noche en el municipio y a mediodía del domingo desayunan y emprenden el camino de vuelta a Madrid. Esta caravana de mujeres es la primera que se realiza en esta zona de Andalucía, ya que solo se han desarrollado varias en la provincia de Jaén, por lo que los organizadores esperan que haya bastante participación. “Nuestro lema e ilusión es hacer las caravanas de mujeres con ayuntamientos de pueblos rurales por el amor por la repoblación, esperemos que Andalucía no pierda esta ocasión”, señalan.

Venecia y Manolo son los impulsores de esta iniciativa y se conocieron, precisamente, en una caravana. Ella, dominicana; él, nacido en Fuentesaúco de Fuentidueña (Segovia), un municipio con unos 200 habitantes; llevan desde 1996 llevando las caravanas de mujeres por pueblos como Villaseco del Pan (Zamora), Cobos de Fuentidueña (Segovia), Peñafiel (Valladolid), Vegas de Coria (Cáceres), Los Cárceles (Jaén), Gargoles de Arriba (Guadalajara), Piedrabuena (Ciudad Real) o San Bartolomé de Pinares (Ávila), por mencionar algunos. En este tiempo aseguran que han viajado unas 3.000 chicas —se han realizado más de 350 viajes— y se han formado 120 parejas. “Muchas se han separado ya, pero según nuestra base de datos, hay 60 en vigor. Dos me invitaron a la boda”, cuenta Gozalo en el diario El País.

“La preocupación de Asocamu es el alto índice de solteros, por eso organiza estas excursiones de mujeres a los pequeños pueblos, para un encuentro con los solteros e intentar que se formen nuevas familias, aunque estas excursiones tenían que ser más a menudo, y demandadas por Ayuntamientos o grupos de solteros de los pueblos, y apoyadas monetariamente por las comunidades autonómicas”, señala la Asociación de Caravanas de Mujeres, que asegura que su lema es “amor por la repoblación rural”, y su filosofía económica, añade, “es la dispersión de las masas humanas”.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído