Concentración feminista en el centro de Barcelona contra las políticas del “tripartito andaluz de derechas”

Manifestación4

Andalucía y Cataluña son vasos comunicantes a nivel político de un tiempo a esta parte. A lo acontecido a una punta de la península, sucede una reacción en la otra. Si en Cataluña hay un intento de referéndum, en Andalucía surge un “a por ellos”, si Pedro Sánchez planea un acercamiento a Cataluña, Susana Díaz ejerce de contrapeso. Y viceversa. Si cambia el gobierno en Andalucía con un pacto entre las derechas, Cataluña reacciona en solidaridad con los derechos de las mujeres andaluzas y proponiendo un frente común contra la posible pérdida de derechos de las minorías (LGTBI, escuela pública, sanidad, etcétera). Convocadas por numerosos colectivos feministas, cientos de mujeres acudieron esta tarde a la plaza Sant Jaume a expresar su rechazo al gobierno andaluz de Moreno Bonilla.

En practicamente todas las comunidades ha habido concentraciones reseñables, pero en Barcelona se expresa con una intensidad diferente, como una apelación a la totalidad. Es una reivindicación transversal, que congrega a diferentes colectivos. Frente al ayuntamiento Barcelonés, estaban los carteles anti patriarcado, las banderas arcoíris, banderas comunistas, sindicalistas, esteladas y cartelería espontánea de la causa feminista.

Tiene la izquierda social el mismo problema que los medios de comunicación, el mismo problema que la clase política, el mismo problema que los que aún creen en esta democracia herida: no saben qué hacer con Vox. Unas lanzaban improperios a viva voz, otras pedían no nombrarles. Unas hacían juegos de palabras en la cartelería, “vox-mitaban con Vox”, otras apelaban a un sistema patriarcal que tiene diferentes tonalidades, sin nombrar a los que no pueden ser nombrados. Vox, pese a su color verde esperanza, estaría en la gama más siniestra y oscura que ha dado nunca la democracia española. Su irrupción ha sido un Knockout para muchos believers del cambio social. Y todavía queda por articular una respuesta.

Tampoco Vox sabe muy bien como quitarle aliento al movimiento feminista. Pese a toda su empuje y virulencia, el próximo 8 de marzo promete ser otra jornada histórica para este país. El feminismo gana fuerza como verdadero motor de progreso para los derechos y libertades de la ciudadanía.

El "Comando Señoras" reivindicando sus derechos en plena plaza Sant Jaume.

El discurso, en catalán y en castellano, de una feminista andaluza tenía un alto poder simbólico. No será sino tendiendo puentes como se pueda ejercer una apelación a la tendencia regresiva que vive el mundo, con Trump, Bolsonaro y Le Pen a la cabeza. Confluencia, pero donde mande lo social y no lo partidista. El colectivo feminista contestó a la más que posible investidura del presidente andaluz enunciando algunos de sus lemas recientes: "No es no", "Vox escucha, mujeres en lucha", "La nit es nostra, cap agressió sense resposta", "Visca, visca, la lucha feminista", "Ni víctimes ni passives, dones combatives".

El gesto vivido en Cataluña podría ser un punto de partida. La resistencia trascendía hoy las siglas políticas, y se situaba del lado de quienes quieren que todas las personas sean cada vez más libres, y no al revés. Veremos, si con el tiempo, esta reacción es significativa o solo un espejismo pasajero.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído