Cárcel para una abuela que luchó por la custodia de su nieto en Cádiz

Ana Jiménez, la abuela de Cádiz condenada a dos años de prisión, en una captura de un vídeo de Youtube.
Ana Jiménez, la abuela de Cádiz condenada a dos años de prisión, en una captura de un vídeo de Youtube.

El Juzgado de lo Penal número 4 de Cádiz ha condenado a dos años de prisión a Ana Jiménez, una vecina de Cádiz que se negó a entregar a su nieto a la Junta de Andalucía cuando la administración decidió que ella no era la persona idónea para criarlo según publica Diario de Cádiz. Cabe recordar que esta abuela contaba con la acogida provisional del menor, prácticamente desde que nació, debido a que sus progenitores eran toxicómanos.

La sentencia, además de una pena de cárcel, inhabilita a Ana Jiménez para el ejercicio de la patria potestad por un periodo de cuatro años. No obstante, la sentencia no es firme y ya está recurrida ante la Audiencia Provincial de Cádiz.

Ana estaba acusada, tanto por la Fiscalía como por la Junta de Andalucía, de un delito de sustracción de menores. Un juicio que se celebró hace ahora cinco meses y donde se pedía una pena de entre dos años y medio y tres años de prisión. Los hechos ocurrieron el 28 de julio de 2017, una vez  que la administración acordó realojar al pequeño con otra familia

En la sentencia, el juez dictamina que Ana “ha mantenido una actitud obstativa” en todo este procedimiento, pues además de no entregar a su nieto a la Junta, en tres visitas realizadas por asesores del Servicio de Protección de Menores a su domicilio y al de sus padres (los bisabuelos del menor), no lograron localizar a Ana ni tener noticias de ella. Por ello, el magistrado considera que Ana “abandonó” su vivienda habitual para impedir “por la fuerza” que se ejecutara la resolución de cese de acogimiento.

Se da la circusntancia de que Ana, el mismo 28 de julio de 2017, presentó una demanda ante los tribunales en la que hacía constar formalmente su oposición a la decisión de la Junta de retirarle al niño, una demanda que prosperó y que ganó. El 9 de mayo de 2018, el Juzgado de Primera Instancia número 2 de Cádiz le dio la razón y acordó que Ana debía mantener la acogida de su nieto.

Entonces, la juez no se mostró de acuerdo con la posición de la abuela de incumplir la resolución de la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, pero entendió que lo hizo por “el fuerte vínculo afectivo” que la unía a su nieto y porque consideraba que era lo mejor para el pequeño. La magistrada resaltó que la abuela “se movió por el interés del menor, asumiendo incluso el riesgo de someterse ella misma a un proceso penal”.

Sin embargo, a criterio del titular del Juzgado de lo Penal número 4 de Cádiz, “no sirve de excusa que una ulterior resolución judicial concluyera la idoneidad de la acusada para mantener el acogimiento”, por cuanto “existió una clara intención de la procesada de no restituir al menor cuando existía una resolución administrativa al respecto”. “Por ello –concluye el juez– debe ser condenada” según la sentencia recogida por Diario de Cádiz.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído