El grito de "libertad, Pablo Hasél" retumba en Andalucía con altercados y Madrid enfurece con agresiones y cargas policiales

Varios contenedores arden en Granada con "pequeños cortes de tráfico" mientras que distintos colectivos se concentran frente a la Audiencia de Sevilla. Los disturbios se desatan en la Puerta del Sol con lanzamiento de objetos y duros enfrentamientos contra los agentes

Concentración por la libertad de Pablo Hasél en la Puerta del Sol de Madrid.
Concentración por la libertad de Pablo Hasél en la Puerta del Sol de Madrid.

Al caer la tarde, ciudadanos de varios puntos de España se han lanzado a la calle para demantar la "libertad" del apero Pablo Rivadulla Duro, conocido musicalmente como Pablo Hasél y encarcelado tras ser condenado a nueve meses y un día de prisión por delitos de enaltecimiento del terrorismo e injurias contra la Corona y las instituciones del Estado. Las protestas han tenido lugar en capitales andaluzas como Granada y Sevilla

En el caso de Granada, se han registrado "pequeños cortes de tráfico" y quema de contenedores. Fuentes policiales han informado a Europa Press de que en la manifestación, iniciada a las 19:00 horas en la Subdelegación del Gobierno y continuada por Gran Vía en dirección al Realejo, se ha procedido a la quema de un primer contenedor en la calle Pavaneras.

A continuación, los integrantes de la marcha se han dispersado y conformado distintos grupos por la zona, procediendo a la acumulación de contenedores para interrumpir el tráfico a pesar de que las propias fuerzas y cuerpos de seguridad estaban ya en labores de control del tránsito rodado.

La idea de los manifestantes, según han indicado las mencionadas fuentes, es la de llevar a cabo "pequeños cortes de tráfico". Ha sido en ese momento cuando se ha procedido a la quema de un segundo contenedor en la Plaza Bib Rambla, esquina con la calle Príncipe.

En el caso de Sevilla, la convocatoria, delante de la Audiencia de Sevilla y el edificio de los juzgados de Instrucción, ha estado promovida por entidades como el Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), el PCE, IU, la asociación Izquierda Revolucionaria o la plataforma de colectivos vecinales Barrios Hartos, entre otros, para reclamar "libertad" para el citado rapero, encarcelado en el centro penitenciario de Ponent, en Lleida, tras su arresto en el Rectorado de la Universitat de Lleida, donde se había encerrado ante la orden de ingreso en prisión.

Los disturbios se han dejado notar en Madrid, donde la concentración ha derivado en cargas policiales contra los congregados y altercados tras el lanzamiento de piedras y distintos objetos contra los efectivos de la Policía Nacional desplegados en la zona.

El acto ha arrancado a las 19.00 horas en la Puerta del Sol con centenares de participantes que reclamaban la puesta en libertad del rapero. El arranque festivo de la concentración ha dado paso sobre las ocho de la tarde en cargas de los agentes de las Unidades de Intervención Policía (UIP) de la Policía Nacional cuando los congregados han lanzado piedras y objetos contundentes contra los efectivos y han provocado diferentes daños en el mobiliario urbano.

Con motivo de este acto, la Puerta del Sol estaba fuertemente custodiada por furgones de la Policía Nacional para evitar incidentes como los vividos en las convocatorias de este martes en varios puntos de Cataluña como Barcelona, Lleida, Girona, Vic (Barcelona) y Reus (Tarragona), así como en la ciudad de Valencia.

Un grupo de participantes en esta concentración, que no cuenta con autorización de la Delegación del Gobierno, se ha enfrentado a la Policía cuando pretendían marchar por la calle Carretas en dirección al Congreso de los Diputados. En ese acceso a la Puerta del Sol se ha situado una doble línea policial para impedir el acceso de los congregados, que han lanzado objetos contra los agentes.

Así, los esfuerzos de la Policía se han centrado en impedir que los congregados abandonaran la zona por calles adyacentes y permanecieran así controlados en todo momento en esta céntrica plaza. Esto ha provocado momentos de enfrentamientos y cargas policiales, con lanzamiento de objetos a los agentes, quema de contenedores y daños en mobiliario urbano.

Los manifestantes han formado barricadas con contenedores ardiendo para impedir el avance de los agentes y se han desplazado a calles aledañas como la calle Mayor o Preciados. Además, los congregados han proferido diferentes cánticos contra los agentes como "Ser policía, vergüenza me daría", "fuera policías de nuestras calles" o "Nazi de día, de noche Policía".

Con pancartas en las que se podía leer el lema "Secuestrado por el Estado ¡Todos a la calle! ¡Conquistemos su libertad!'" o "Pablo Hasél, Libertad. Fuera la Justicia Franquista", la concentración ha comenzado con cánticos para reclamar la salida de prisión del rapero catalán.

"Libertad, Pablo Hasél", han coreado insistentemente los congregados frente a la sede del Gobierno de la Comunidad de Madrid, la mayoría de ellos ataviados con mascarillas por la Covid-19 pero no siempre guardando la distancia de seguridad recomendada por las autoridades sanitarias.

"¡Aquí están los antifascistas", "Madrid será la tumba del fascismo" o "La lucha sigue, cueste lo que cueste", han sido otros de los cánticos que más se han repetido, a los que se han sumado otros gritos como "Los borbones son unos ladrones", "Yo también me cago en el Rey" o "Que saquen a Pablo y metan a Juan Carlos". Asimismo, se han visto pancartas como "Rey prisión, Rap libertad", "Basta ya de censura" o "No a la ley mordaza", "Censura=Tiranía" y dibujos de caras con la boca tapada con un aspa han inundado una Puerta de Sol rodeada por furgones de la Policía Nacional.

La condena de Pablo Hasél

Su condena judicial deriva del contenido de más de 60 mensajes y vídeos difundidos por este rapero entre 2014 y 2016, en los que entre otros aspectos ensalzó, según la sentencia condenatoria, la figura de miembros de ETA o del Grupo de Resistencia Antifascista Primero de Octubre (Grapo), usando por ejemplo la imagen de una miembro de dicha banda para difundir el mensaje de que las manifestaciones "no son suficiente" y abogando por "apoyar a quienes han ido más allá".

Del mismo modo, entre los mensajes mediarían diversos que atribuían al rey emérito Juan Carlos I múltiples delitos, incluso de homicidio y malversación, en los que se definía al monarca como "capo mafioso saqueando el Estado español", "borracho tirano" o "basura mafiosa".

Además, entre tales contenidos difundidos por el rapero en las redes sociales mediarían menciones a los agentes de la Policía Nacional como "asesinos" y "mercenarios de mierda" o acusaciones a la Guardia Civil de torturas y de asesinar a 15 inmigrantes en El Tarajal (Ceuta).

Para el Tribunal Supremo, el mencionado rapero no puede ampararse meramente en la libertad de expresión, considerando que los mensajes enjuiciados implican "un indudable carácter laudatorio de organizaciones terroristas" o "frases injuriosas y calumniosas" respecto a la Corona o las fuerzas policiales.

 

 

 

 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído